Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/11/24 00:00

Controversia política por la figura del asilo

Los sectores políticos no fueron indiferentes al comunicado del expresidente Álvaro Uribe, quien defendió esta figura en los casos en que, según él, la integridad personal está en juego.

Representante a la Cámara Germán Varón Cotrino, copresidente de Cambio Radical.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez volvió a encender la controversia política al advertir que algunos de sus exfuncionarios no tienen garantías judiciales en Colombia. La afirmación fue hecha por el exmandatario en un comunicado en el que también defendió las recientes peticiones de asilo. Los partidos políticos dividieron sus opiniones en torno a esta polémica declaración.
 
El representante a la Cámara Germán Varón Cotrino, copresidente de Cambio Radical, dijo que tiene respeto por el expresidente Uribe Vélez y reconoce sus logros en algunas materias, pero consideró que “en este caso yerra porque no se puede descalificar a la Justicia aduciendo que no hay garantías”.
 
“Uno puede intervenir en la justicia y calificarla de parcializada. Cuando se dice que no hay pruebas de chuzadas, no hay sino que mirar los archivos de prensa y las pruebas”, agregó Varón.
 
El copresidente de Cambio Radical, además, advirtió que declaraciones como las de Uribe no solo generan “un mal ambiente sino que le impide obrar a la Justicia de manera objetiva”.
 
El representante argumentó que la Constitución colombiana es garantista y contempla mecanismos como la recusación, cuando un investigado considera que su juez no es imparcial; o como la declaración de impedimento en el caso de los magistrados que consideran que se pueden enfrentar a un conflicto de intereses.
 
Otra opinión expuso el vocero del partido del La U en el Senado, Roy Barreras, quien dijo que no se debe negar que hay intereses políticos que quieren influenciar decisiones jurídicas. "Lo que se debe hacer es responder en la justicia, pero se debe respetar la decisión de los países que otorgan asilo".
 
El congresista respaldó el asilo que Panamá le concedió a la exdirectora del DAS María del Pilar Hurtado, investigada por el escándalo de las 'chuzadas'.
 
Por el lado de la oposición, el Polo Democrático rechazó esta afirmación. El senador Jorge Robledo consideró que en el caso de las investigaciones sobre las chuzadas la figura del asilo se está utilizando de forma inadecuada.
 
"No comparto el comunicado del expresidente Uribe, porque con el asilo de Panamá se sugiere que el presidente Juan Manuel Santos está persiguiendo políticamente a Uribe".
 
Además, Robledo dijo que calificar a Hurtado como perseguida política es una afirmación que carece de sentido, “pues se ha comprobado que en el DAS se montó una empresa criminal".
 
José Darío Salazar, presidente del Partido Conservador, respaldó el asilo otorgado por Panamá a la exdirectora del DAS, pero indicó que hubiera sido preferible que respondiera ante la justicia colombiana. “Las personas tienen derechos cuando sienten que se les han vulnerado sus garantías a pedir asilo", precisó Salazar.
 
A su vez, el representante Telésforo Pedraza, vocero del Partido Conservador en la Cámara de Representantes, calificó como lamentable lo que está pasando.
 
“Esto que está pasando con personas que ocuparon los más altos cargos de la mayor respetabilidad como el del Ministerio del Interior y de la Justicia, y que durante el curso de las investigaciones no se quejaron, vienen ahora a decir que no tienen garantías (…) naturalmente, no puedo estar de acuerdo, porque esto lo que hace es enlodar el esfuerzo que se ha hecho con el fortalecimiento de la justicia”, aseguró.
 
Rafael Pardo, presidente del partido Liberal, consideró que Panamá debe revocar el asilo a Hurtado y, además, celebró que Costa Rica se lo haya negado al exministro Sabas Pretel de la Vega, investigado por el escándalo de la yidispolítica.
 
"Pero no a personas que están en un proceso judicial, si no, entonces, cualquier persona que esté en un proceso judicial pediría asilo como manera de refugiarse y esconderse de ese proceso judicial", explicó.
 
El vocero-presidente del Partido Verde, Luis Eduardo Garzón, indicó a Caracol Radio que la defensa de Uribe al asilo de exfuncionarios de su gobierno no era una “embestida contra la Corte Suprema, sino una diplomacia internacional en su contra”.
 
“Está utilizando partidos o gobiernos afines a su gobierno y eso va a tener repercusiones muy complejas en las relaciones internacionales”, agregó Garzón.
 
El exalcalde de Bogotá aseguró que las peticiones de asilo ponen en aprietos al presidente Juan Manuel Santos en su relación con otros países.
 
“Pareciera que ni el presidente de Panamá le dijo, ni el propio presidente Uribe le dijo. Eso lo pone en una situación muy compleja a un presidente que tiene que hacer valer el derecho de asilo”, dijo refiriéndose a que el asilo de María del Pilar Hurtado no fue notificado previamente al gobierno de Santos.
 
También adujo que la defensa de Uribe a las peticiones de asilo ayuda a promover la impunidad. “Este es un problema en Colombia. Este podía ser un Water Gate. En Estados Unidos la investigación llegó hasta el Presidente y sabemos lo que pasó (...) Aquí nunca pasa nada”, agregó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.