Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/29/2012 12:00:00 AM

"Convirtieron a Escobar, mi padre, en superhéroe; yo vendo reflexiones de paz"

Sebastián Marroquín, el hijo del capo, causó polémica en el país con el lanzamiento de una marca de ropa que incluye camisetas con frases de reconciliación, fotos antiguas y documentos originales de su papá. Semana.com habló con él.

Desde cuando su papá, Pablo Escobar Gaviria, el hombre más buscado del mundo, murió abatido en un tejado de Medellín en 1993, a Juan Pablo Escobar Henao, entonces un adolescente, lo ha perseguido la sombra de su apellido. Tuvo que cambiarse la identidad por la de Sebastián Marroquín, se fue a vivir a Argentina y allí, en el anonimato, estudió Arquitectura y Diseño Industrial.

Hace tres años volvió a salir a la luz pública y pidió perdón por los pecados de su padre en un documental. Ahora está incursionando el mundo de la moda. Con mensajes como “¿De qué te vale un nombre, si estás en la lista de los más buscados?” y fotos de documentos originales de Escobar como la cédula, el pase de conducir y la tarjeta de crédito, quiere persuadir a los jóvenes de no caer en el mundo del narcotráfico.

Las prendas de la marca Escobar Henao, los dos apellidos de Sebastián, son enteramente confeccionadas en Medellín y se venden en países como Estados Unidos, Canadá, México, Guatemala, Austria, España, Australia y Japón, donde se venden junto a marcas de diseñadores como John Galliano, Roberto Cavalli y Custo Barcelona.

La línea de ropa no se vende en Colombia, según Sebastián, por respeto a las víctimas de su padre. De hecho, en el país no todos han tomado bien la marca y algunos lo han señalado por lucrarse con la imagen de un narcotraficante y hacerle apología al capo con su ropa.

Sebastián se defiende diciendo que su línea de ropa no crea una especie de superhéroe con la imagen de su padre, como sí ocurre, dice, con las series de televisión sobre los narcotraficantes y los álbumes de láminas del capo que están de moda.

Semana.com: ¿Es posible explotar positivamente el legado de su padre?
Sebastián Marroquín:
Escobar Henao es el único producto en el planeta tierra sobre Pablo Escobar, mi padre, que no exalta su violencia ni incita a repetir su historia. El principal objetivo de la empresa es hacer reflexionar, no endiosar. Hay víctimas que hoy sacan provecho comercial de la imagen y el nombre de mi padre sin nuestra autorización, como es nuestro derecho. Y eso ocurre con total impunidad.

Semana.com: ¿Qué opina de los otros productos y contenidos que usan la imagen de Pablo Escobar?
S.M:
En Colombia hoy se explota en grande y a nivel mundial la historia de mi padre. La televisión se ha lucrado hasta la saciedad de él y no lo deja morir. Han creado un ícono, han forjado ¿sin proponérselo? a una especie de superhéroe de la droga. Incluso compañías multinacionales y hasta el propio Estado pautan en esos espacios.

Semana.com: ¿En qué se diferencia de ellos la marca Escobar Henao?
S.M:
No voy en el mismo tren de los que crearon al “scarface” del siglo 21. Voy en sentido contrario: desmitificando, concienciando de los problemas que van de la mano del narcotráfico. Yo me dedico a todo lo opuesto y prefiero vender reflexiones de paz en camisetas, que droga o mentiras, que es casi lo mismo. Unos venden las historias que creen saber sobre Pablo en papel y yo publico las que viví sobre lienzos.

Semana.com: Pero lo que usted está haciendo también se puede interpretar como la  explotación de la imagen de su padre...
S.M:
Es cierto que estoy explotando la imagen de él, pero es eso ¿acaso un derecho exclusivo de terceros? Yo lo estoy haciendo con responsabilidad y vocación de ayudar y transformar positivamente a la sociedad. Si se me niega a mi la posibilidad de ser autocrítico con mi propia historia, entonces ¿qué nos queda?

Semana.com: ¿Cómo no caer en la apología al crimen? El mensaje que envía puede prestarse a confusión...
S.M:
En Escobar Henao no hacemos apología del delito. En nuestra página web lo primero que lees en rojo es que rechazamos los actos violentos de Pablo Escobar. Entiendo que al principio esto se preste a confusión, pero si las personas se toman el tiempo de leer y escuchar a fondo esta propuesta, la entenderán.

Semana.com: ¿Cómo fue tomada su marca en México?
S.M:
Recibimos mensajes de madres mexicanas que tienen a sus hijos expuestos a la violencia y que ven en la marca Escobar Henao un llamado de atención y espacio de reflexión para las generaciones más jóvenes. Estas madres han entendido con claridad el propósito de EH. No hacemos, de manera alguna, apología del delito. No estoy orgulloso del daño que mi padre les causó a tantas familias en el mundo.

Semana.com: ¿Ha pensado en usar parte de las ganancias de la marca para ayudar a las víctimas de su padre?
S.M:
Mi padre con su legado de violencia amenaza hoy, casi 20 años después de su muerte, con alentar a muchos jóvenes a seguir sus pasos. Pero si chicos y grandes conocieran su verdadera historia, no osarían repetirla. Cada familia necesitada que la marca Escobar Henao ayuda es una menos que cae en el juego mortal del hambre y la violencia.

Semana.com: ¿Por qué fabricar las prendas en Colombia?
S.M:
Es más rentable hacerlas en China. Pero yo quiero dar todo mi apoyo a mi país, con una empresa que desea crecer mucho, para poder ayudar mucho. Eso es parte del compromiso social de Escobar Henao. Fabricamos, mas no vendemos nada allí.

Semana.com: ¿Por qué su línea de ropa no se vende en Colombia? ¿Cómo tomarían las víctimas de su padre una línea de ropa con el rostro de su verdugo?
S.M:
Por respeto al dolor que sufrieron muchas familias colombianas en las décadas de los 80 y 90. Reitero que el mensaje de Escobar Henao es el menos confuso y el más efectivo educador en el vasto mundo de los productos comerciales sobre Pablo Escobar.

Semana.com: Así como usted busca inspirar con frases a quienes usan su ropa, ¿hay alguna frase de su padre que lo marcó en la infancia?
S.M:
“Vuela, sé quien quieras ser, que yo te apoyo”, solía decir.

Semana.com: ¿Usted se considera el heredero de las culpas de su papá?
S.M:
No puedo cambiar el pasado, pero sí puedo modificar el presente y el futuro. Heredé del viejo problemas que ni conocía. Ningún hijo debe heredar los delitos del papá. Tengo el derecho de amar a mi padre. De papá lo único que recibí en la vida fue amor. No puedo odiarlo. Utilizo su imagen de la manera más respetuosa y reflexiva posible.

Semana.com: ¿Qué le gustaría que sucediera con la marca de ropa Escobar Henao? ¿Cómo la ve en un futuro?
S.M:
Creciendo y ayudando mucho. La veo adoptando identidad propia al margen del tema Pablo Escobar. El diseño de los jeans es un paso claro en ese sentido que ya se ha dado, ahí no aparece ni la imagen ni el nombre de mi padre. Es un producto de alta calidad.

Semana.com: ¿Cómo ha cambiado ese muchacho que el día en que murió Pablo Escobar dijo que vengaría su muerte y que mandaría a matar a todos los h.p. que lo habían cogido?
S.M:
Recuerdo que ese mismo día también me retracté y juré públicamente no vengarlo . La vida me cambió a los golpes. Yo no soy ningún iluminado. Simplemente quise adoptar una posición de aprendizaje positivo de todas las tragedias que me tocó vivir. Había dos caminos para mí ese día, y elegí desde hace 20 años ininterrumpidos el de la paz.
 
He dedicado la mitad de mi exilio a estudiar carreras relacionadas con la creatividad y la construcción de sueños. Destruir es muy fácil. Pero no le dejaré a mi hijo, que ya viene en camino, la misma historia de dolor que trazó en parte su abuelo.
 
A continuación el video del detrás de cámaras de la publicidad de la marca.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.