Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/1999 12:00:00 AM

CORONEL MATA GENERAL

Pronto se sabrá quién tiene la razón sobre la masacre de Mapiripán. Si el superior Uscátegui o <BR>su subalterno Orozco.

La expectativa crece ante la decisión que tomará el Consejo Superior de la Judicatura por
la investigación por la masacre de Mapiripán, ocurrida en julio de 1997, cuando paramilitares asesinaron a
siete personas y desaparecieron a 41. En ese asunto están enredados un general, un coronel y dos sargentos
del Ejército y por eso los magistrados del Consejo deberán resolver si el proceso continúa en poder de la
Fiscalía o si pasa al despacho de un juez penal militar.
El caso tiene dos aspectos fundamentales. Uno es el testimonio del coronel Hernán Orozco, entonces
comandante encargado del Batallón Joaquín París de San José del Guaviare. El otro tiene que ver con dos
informes _uno de ellos falso_ del mismo coronel a su superior, el general Jaime Uscátegui, por esos días
comandante de la Séptima Brigada en Villavicencio.
Orozco, localizado por SEMANA en el Batallón Bolívar de Tunja, dijo que cuando se enteró de lo que iba a
pasar en Mapiripán, se comunicó telefónicamente con el general Uscátegui. "El no me dio ninguna instrucción.
En el artículo que ustedes publicaron dice que me dio instrucciones, y le está mintiendo al país". Orozco
asegura, además, que al otro día, el 16 de julio del 97, le envió al general un informe de 10 puntos con los
detalles de la operación paramilitar, pero que no obtuvo respuesta. Las autoridades, además, encontraron
otro oficio, fechado el mismo día y con la misma numeración, 2919, pero menos preciso. Este sólo contenía
cuatro puntos. Según Orozco "el autor material e intelectual del primer informe soy yo y el autor del segundo
es mi general Uscátegui". El coronel agregó que cambió el oficio por presión de su superior: "Me empezó a
llamar a diario al batallón y me decía que era un documento muy comprometedor que no convenía que
existiese".
Era tanta la insistencia, cuenta Orozco, que el general le envió un fax de su puño y letra con unas
recomendaciones: "Que suprimiera algunos puntos y terminaba diciendo que destruyera ese documento cosa
que hice." El oficial asegura que hizo todo lo que le ordenó y que sólo tiene una disculpa: "Estamos
formados para obedecer ciegamente". Dice, también, que lo hizo por "guardarle la espalda al general".
Ante las versiones de que su confesión obedeció a un canje por beneficios, el coronel fue enfático. "Dije la
verdad. Los procedimientos de la Fiscalía y la Procuraduría han sido serios y correctos. En ningún momento
con el ánimo de que delatara a alguien."
En este momento la Fiscalía tiene con medida de aseguramiento al general Uscátegui, por haber
ejecutado actos tendientes a asegurar un resultado, es decir, la masacre. Y se abstuvo de detener al
coronel Orozco, pero sigue vinculado a la investigación. Por su parte, la Procuraduría le abrió pliego de
cargos a los dos oficiales. Para el caso del general Uscátegui, los agentes dicen que el militar aceptó haber
sido informado por Orozco y, a través de él, por un juez, y que le correspondía tomar decisiones y nunca las
tomó. El Ministerio Público no acoge la versión del general cuando dice que esas informaciones no eran
creíbles.y afirma que no es posible que el oficial disponga un operativo ocho días después de haber sido
notificado de la llegada de los paramilitares, cuando un periodista lo llamó a darle la noticia de la masacre.
Orozco admitió que le correspondía operar sobre Mapiripán, pero que en el momento que obtuvo la
información sobre la presencia de los paramilitares no tenía recursos. "Mis tropas estaban en Puerto
Concordia y Calamar". El coronel explicó que para el 15 de julio, "por informaciones falsas de inteligencia y de
un informante, buscaron que moviera la única compañía que tenía disponible a Calamar". Según Orozco,
los datos que le entregaron indicaban que las Farc iban a dar un golpe como el de Las Delicias. Pero según
él, todo resultó ser mentira. Asegura que lo que pretendían era dejarlo sin tropa: "Cuando mis hombres llegaron
a la operación no se encontraron con nadie y no hubo un solo tiro".
Otro asunto sospechoso, dice Orozco, fue que no era política de su jefe, el coronel Eduardo Avila, a quien
reemplazó por los días de la masacre, realizar operativos que desplazaran a su personal y que, estando de
vacaciones, lo llamó para advertirle sobre el supuesto ataque guerrillero. "Fue la primera vez. En todo el año
sólo hubo retenes, puestos en carretera, decomiso de insumos. Mi coronel Avila se fue y el enemigo
resurgió".
Orozco le dijo a SEMANA que mantendrá su versión para sentar un precedente: "No se puede abusar de los
subalternos. Los superiores están obligados a dar órdenes lógicas". También confesó sentirse abatido porque
algunos de sus compañeros lo ven como traidor. Finalmente dijo preferir que lo juzgue la justicia ordinaria y
no la penal militar: "La ordinaria me ve como un ciudadano y la militar como un subalterno".

Documento de 10 puntos
El coronel Orozco informa a su superior sus temores sobre una masacre."
1. El juicio popular fue hecho para evaluar el comportamiento de las autoridades civiles. El juez fue
absuelto."
2. Cada vez que la insurgencia se presenta en el municipio ni el alcalde ni el personero están. "
3. Entraron a la casa del juez y le ordenaron no ir a trabajar."
4. Según el juez, hay 60 hombres armados _fusiles AK-47 y FAL_ con acentos costeño y paisa. El juez
cree que Castaño está en la zona. "
5. Duermen afuera de las casas. Llegó una avioneta con cinco ocupantes. Según informaciones, tres fueron
asesinados. Pero el juez confirmó que no había sucedido nada."
6. Los paramilitares llevan una semana en el sector. Vistos en Charras, Guaviare, a 20 minutos en
lancha. Suspendieron el tráfico fluvial. La población incomunicada."
7. EL juez dijo que la posición de las Farc es no matar. La población es su base para abastecimiento."
8. Los paramilitares tienen a un señor apodado 'Catumare', dueño del billar. Lo acusan de auxiliador de la
guerrilla. El juez intercede para que no lo maten. Considero que si los paras han venido no es para ver el
paisaje. Pronostico matanzas y asesinatos. Alguna razón los condujo a la jurisdicción de la VII Brigada.
Hace cuatro meses me abordaron y me dijeron que iban a hacer una limpieza en Tomanchipán, que si
los apoyaba para legalizar los muertos. Les manifesté que no contaran conmigo."
9. Recomiendo que con los medios de la Brigada Móvil 2 (tres batallones y tres helicópteros) se adelante una
operación."
10. El juez no cree oportuno la operación por las represalias una vez las tropas desalojen el sector."

Documento de 4 puntos
Según Orozco, este informe fue escrito por presión de Uscátegui en reemplazo del anterior."
1. El juez Leonardo Iván Cortés Novoa me informó que las Farc le hicieron un juicio popular y lo absolvieron."
2. El juez dijo que había presencia de gente armada, paramilitares. Ordené buscar antecedentes."
3. No hubo comunicación ni con el alcalde ni con el personero. Están ausentes. El juez sabe que esta unidad
táctica tiene asignada Mapiripán."
4. Mis tropas están en Calamar y se reforzaron, debido a la información de un ataque de las Farc."
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.