Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/01/20 10:20

Corte Constitucional empezará a definir futuro del plebiscito por la paz

Este jueves se conocerá el nombre del magistrado encargado de elaborar la ponencia de la que depende, en gran parte, la continuidad del proceso de paz.

Corte Constitucional empezará a definir futuro del plebiscito por la paz Foto: SEMANA

Una parte importante de la suerte del proceso de paz se empezará a definir este jueves en la primera sesión de Sala Plena de la Corte Constitucional en el 2016. La expectativa no es para menos, pues se conocerá el nombre del magistrado encargado de elaborar la ponencia en la que se defina el mecanismo de refrendación de los acuerdos de La Habana.
 
El alto tribunal incluyó en el orden del día el reparto del expediente que contiene la ley estatutaria por medio de la cual el Legislativo pretende convocar a los colombianos a un referendo que busca establecer si la ciudadanía está de acuerdo o no con la celebración de un acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC.
 
Una vez elegido el ponente del caso, se abre paso a la participación de los interesados y a la Procuraduría para que presente el concepto que, por ley, le corresponde elaborar frente a todos los expedientes en los cuales la Corte estudia la constitucionalidad de la actividad legislativa.
 
A pesar de que las más recientes decisiones de la corporación han sido claramente favorables a las pretensiones del Gobierno, muchos creen que la pelea todavía no está ganada. Es cierto que la mayoría de los integrantes de la Corte han apoyado determinaciones que buscaban facilitar los acuerdos de paz, lo que no significa que, de haber alguna inconsistencia jurídica, el tribunal guarde silencio.
 
Ese respaldo quedó evidenciado en actuaciones legislativas como el marco jurídico para la paz y el referendo por la paz. Aun cuando esos instrumentos terminaron siendo vanos a la hora de institucionalizar lo acordado entre el Gobierno y las FARC, el respaldo es evidente.
 
Esta vez, las dudas sobre la constitucionalidad de esta propuesta de refrendación de las negociaciones son crecientes, como fueron las iniciativas anteriores. Para algunos, fue arbitrario que se incluyera una modificación del umbral, pues permite que, con solo 4 millones de votos por el sí, el Gobierno pueda seguir adelante en la reglamentación de los acuerdos.
 
Además, no son pocos los que opinan que este mecanismo de consulta, de resultar exitosa, implicaría carta blanca para que el presidente Juan Manuel Santos altere todo el diseño institucional del Estado, por el mero propósito de cumplir los compromisos asumidos con la guerrilla.
 
Pese a lo que digan los críticos del proceso de paz, la verdad es que el plebiscito y la eventual victoria del Gobierno en las urnas no es el único escollo que deben superar quienes apoyan este proceso de paz. De ahí en adelante, deben tramitarse nuevas reformas constitucionales y leyes de distinto nivel jerárquico para introducir al ordenamiento jurídico el contenido de lo pactado.
 
Así las cosas, la tarea de la Corte será intensa, como la del Gobierno y los legisladores, en la implementación de los acuerdos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.