Lunes, 16 de enero de 2017

| 2002/09/02 00:00

Corte de cuentas

Diez años después del descubrimiento del yacimiento de Cusiana el Casanare ha arecibido la monumental cifra de 800 millones de dólares por concepto de regalías. ¿Pasó lo mismo que con Arauca?

Central de procesamiento de Cusiana. Tauramena, Casanare

Por estos dias se cumplen 10 años del comienzo de lo que representó una verdadera revolución para el departamento de Casanare y el país: el campo petrolero de Cusiana. Aunque el campo fue descubierto en 1991 por la multinacional British Petroleum (BP) sólo fue hasta un año después, en 1992, cuando se oficializó la explotación comercial de Cusiana.

El descubrimiento de la BP y su desarrollo por parte de la petrolera británica transformó al Casanare en el mayor productor de petróleo del país y, obviamente, en el mayor receptor de regalías. Las cifras son asombrosas. Entre 1993 y abril de 2002 la BP y sus socios han pagado más de 1.200 millones de dólares en regalías al país, 800 millones de los cuales se han cancelado al Casanare. En la última década esa impresionante cifra le cambió por completo la cara al departamento. Después de lo que sucedió con Arauca, donde gran parte de la plata por concepto de regalías se fue al hueco negro de la corrupción y el malgasto, mucha gente se pregunta si sucedió lo mismo con el Casanare. ¿Qué pasó?

Lo bueno

De acuerdo con la última investigación realizada por Fedesarrollo, publicada en marzo de este año bajo el título 'Petróleo y región: el caso de Casanare', gracias a los más de 800 millones de dólares de las regalías la inversión pública de Casanare es mucho más alta que la de un departamento con una población nueve veces mayor, como Cundinamarca. Esto ha permitido que en la actualidad la cobertura de servicios públicos y las tasas de escolaridad de las ciudades de Casanare estudiadas registren niveles elevados (96 y 93 por ciento respectivamente), no muy diferentes a las observadas en las principales ciudades del país. Hace 10 años se ubicaban en niveles similares a los de Chocó y Vichada. En salud las cifras de cobertura también han alcanzado cifras alentadoras. En la última década alcanzó una cobertura igual a la del promedio nacional y superó la de departamentos de similares características como Sucre.

Aunque la bonanza petrolera producida provocó que en un período demasiado corto, entre 1994 y 2001, la población total de Casanare pasara de 150.000 habitantes a cerca de 300.000, la tasa de desempleo en el departamento hoy sólo es del 11 por ciento contra el 18 por ciento que se registra en las cuatro principales ciudades del país.

Según la investigación de Fedesarrollo es claro que gracias a las regalías en la última década el Casanare experimentó cambios económicos y sociales de gran magnitud. Por ejemplo, la participación del departamento en el PIB a nivel nacional creció hasta alcanzar un asombroso 2 por ciento en 1998, mucho más de la participación sumada de los ocho nuevos departamentos que, junto con Casanare, fueron creados en la Constitución de 1991.

El alto monto de las regalías también les permite a los municipios casanareños mantener un elevado ritmo de inversión. El gasto en inversión per cápita es varias veces mayor en los municipios de Casanare que en otros de similar tamaño en otras regiones del país. El gasto per cápita en Tauramena, municipio en donde se encuentra Cusiana, llega a ser más de 10 veces superior al del promedio nacional. La inversión general de Casanare es cinco veces más que el promedio nacional y 30 veces superior a la de Chocó o Vichada (ver recuadro).

Las dudas

Pero no todo ha sido positivo. Aunque para algunos es evidente que los más de 800 millones de dólares han llevado progreso y desarrollo no pocos afirman que la cifra es lo suficientemente grande como para que las cosas estuvieran mucho mejor de lo que están. Así queda en evidencia en otra extensa investigación de Fedesarrollo sobre el "impacto de las regalías en la inversión de las entidades territoriales", el cual plantea algunas dudas sobre la forma como los gobierno departamentales y municipales han manejado el tema de las regalías.

Para quienes participaron en ese estudio es evidente que, aunque la actividad petrolera mejoró ostensiblemente las finanzas públicas de los gobiernos locales y la calidad de vida de los habitantes de Casanare, esto no quiere decir que se haya efectuado una eficiente gestión por parte de los diferentes gobiernos con los multimillonarios recursos de las regalías.

Prueba de ello es que buena parte del dinero de las regalías se ha orientado en el departamento de Casanare y los municipios de Aguazul y Tauramena a obras sobredimensionadas, algunas de las cuales no han sido terminadas o están paralizadas. Los investigadores encontraron, por ejemplo, que en Tauramena con recursos de las regalías fueron construidos el matadero municipal, el coliseo de deportes, la casa fiscal y la terminal de transportes, todas ellas con una capacidad que desborda por mucho las necesidades de la población. La capacidad de sacrificio del matadero es de 90 reses diarias cuando la demanda del municipio no supera las 10 reses.

En ese mismo municipio se construyó la carretera Tauramena-Monterrey a pesar de que estas dos poblaciones también tenían comunicación por medio de la Carretera Marginal de la Selva. Menos de tres años después de haber sido inaugurada la nueva vía perdió la capa asfáltica y algunos tramos de la bancada se derrumbaron. "El lucro cesante, el costo de oportunidad de los recursos comprometidos, y los gastos en personal y mantenimiento constituyen una pesada carga para el erario municipal", afirma uno de los apartes del documento de Fedesarrollo

El departamento de Casanare ha tenido seis gobernadores en los últimos ocho años, algunos de los cuales han sido sancionados por mal manejo de los recursos públicos. "Hay un estigma de corrupciòn. Ninguno de los gobernadores ha estado preso. Los recursos de las regalías se han invertido bien", dijo a SEMANA el actual gobernador del departamento, William Pérez. "Esa inestabilidad política también ha afectado la ejecución de los planes de desarrollo y planeación ya que el uso de las regalías en algunos proyectos responden exclusivamente a intereses de corto plazo, generalmente lo que duran los períodos de los alcaldes y gobernadores", afirma la investigación de Fedesarrollo.

La presencia de grupos al margen de la ley también ha influido de alguna manera en la inversión. En la región para nadie es un secreto que tanto los paramilitares como la guerrilla ejercen presión sobre algunos gobernantes y contratistas, lo que se ha constituido en otro factor que termina afectando la destinación de los recursos generados por las regalías.

Casanare continuará siendo un territorio petrolero en la medida en que actualmente hay más de 10 empresas multinacionales, además de la BP y Ecopetrol, que están explorando en la región. Aunque el balance del manejo de los millonarios recursos de las regalías es mucho mejor que en el caso de Arauca, sí quedan varios interrogantes sobre la eficiencia de la gestión pública local cuando, de la noche a la mañana, llegan a regiones muy pobres millonarios chorros de recursos. En su momento se habló de 'Arauca Saudita' y hoy el departamento está sumido en la miseria y la violencia luego de haber recibido miles de millones de dólares. "Arauca nos sirvió de espejo. Ellos tuvieron una verdadera bonanza y hoy es un departamento pobre. Aprendimos de sus errores, aunque es inevitable que cometamos equivocaciones, afirma el gobernador Pérez.

Aunque es claro que no se puede hablar de un 'Casanare Saudito' es evidente que es necesario realizar ajustes profundos para evitar que eso ocurra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.