Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/03/07 22:02

Fórmula de la Corte Suprema para salir del limbo electoral

En las salas Civil y Laboral ya se establecieron acuerdos para llenar sus vacantes. Falta que la Sala Penal siga el mismo procedimiento.

Es el alto tribunal el encargado de elegir al nuevo fiscal. Foto: Archivo SEMANA

El Gobierno sigue muy preocupado con los problemas que tiene la Corte Suprema para elegir a sus propios magistrados, pues cree que esa problemática puede generar una interinidad indefinida en la Fiscalía, donde el período del jefe de la entidad, Eduardo Montealegre, está a punto de terminar. Ello, dado que es el alto tribunal el encargado de elegir al nuevo jefe del organismo investigador.

Desde el año pasado la Corte Suprema de Justicia ha venido evidenciando hondas dificultades para ponerse de acuerdo a la hora de elegir a sus integrantes. Esa situación tiene amenazada la capacidad de decisión de ese tribunal, que necesita de al menos 16 votos para tomar determinaciones y en la actualidad sólo cuenta con 17.

Es decir, hoy por hoy, basta que dos magistrados se pongan de acuerdo para no elegir y logran torpedear el respectivo acto electoral. La situación se puede tornar mucho peor, pues el 31 de marzo próximo termina el período del magistrado Leonidas Bustos. Su salida podría dejar la Corte con un mínimo histórico de 16 integrantes.

El escenario para el Gobierno no podría ser peor. De producirse la salida de Bustos sin que se elija una sola de esas seis vacantes, la elección de nuevo fiscal sólo será posible si hay apoyo unánime a uno de los candidatos. Ese temor es el que ha retrasado la integración de la terna por parte del presidente Juan Manuel Santos.

Sin embargo, esta semana el Ejecutivo recibió una noticia que puede despejar ese proceso. En su última sesión plenaria, los magistrados de las salas Civil y Laboral acordaron apoyar los nombres de un grupo de candidatos, lo que permitiría elegir sus vacantes y tener un quórum mucho más alto en la corporación para las futuras contiendas, como la destinada a elegir fiscal.

Si son fructíferos esos pactos, desde el próximo miércoles la Corte Suprema ampliará de 17 a 23 el número de sus integrantes. De lograr el objetivo, a partir de esta semana la Sala Plena podrá contar con los sustitutos de Gustavo Hernando López, Carlos Ernesto Molina y Elsy del Pilar Cuello (en la Sala Laboral) y los de Ruth Marina Díaz y Jesús Vall de Rutén (en la Sala Civil).

Se espera que la Sala Penal también siga ese ejemplo y que sus magistrados se pongan de acuerdo para definir los reemplazos de María del Rosario González y Leonidas Bustos.

Sin embargo, y por si hay dudas, el Gobierno debe ir preparándose para la interinidad de varios meses en la Fiscalía General de la Nación, pues al jefe de la entidad le quedan 20 días en el cargo y a la Corte le falta aún mucho camino para superar del todo esa crisis electoral.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.