Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/10/12 22:22

La Corte le dijo no a Meneses

Quien ha sido el principal señalador de la familia Uribe, pidió el traslado de su proceso a Bogotá por presuntas amenazas. La Corte lo negó mientras no demuestre el riesgo ante el juez antioqueño que lleva su caso.

Juan Carlos Meneses Foto: SEMANA

Hace pocas semanas el mayor (r) Juan Carlos Meneses, el mismo que vinculó a los hermanos Álvaro y Santiago Uribe con los paramilitares de Antioquia y que los tiene contra las cuerdas en esa investigación, ha dicho que está exponiendo su vida por haberse atrevido a denunciar a los miembros de esa familia.

Por esa razón, el oficial (r) presentó a la Corte Suprema una solicitud de cambio de radicación del proceso que enfrenta por homicidio agravado en el Juzgado Segundo Penal Especializado de Antioquia. Su propósito es que las diligencias que se adelantan en el marco de su juicio por ese crimen –ocurrido hace 21 años– se adelanten en Bogotá y no en Medellín.

Según el recurso que Meneses radicó ante la Corte, desde cuando declaró que fue Santiago Uribe quien ordenó ese asesinato, ha sido latente la posibilidad de que se atente contra su vida. Mucho más si se tiene en cuenta que la muerte de Camilo Barrientos, ocurrida en Yarumal (Antioquia) en febrero de 1994, es sólo una de las muchas que se le adjudican al llamado grupo de ‘Los 12 Apóstoles’, una estructura criminal supuestamente liderada por el hermano del expresidente Uribe, dedicada a ‘ajusticiar’ colaboradores de la guerrilla. Santiago ha negado una y otra vez haber hecho parte de ese colectivo.

El oficial (r) no culpa a la familia Uribe Vélez de las intimidaciones a las que dice estar expuesto, pero señaló que muchos grupos hostiles que simpatizan con el exmandatario podrían atentar contra su integridad. Indicó que su seguridad se ha visto tan comprometida en los últimos meses, que no actuó en vano cuando solicitó medidas cautelares de protección ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
Además, agregó que las amenazas que recibió su abogado, Carlos Arturo López Toro, son una muestra del riesgo al que se expuso con sus denuncias.

Quién sabe si por pura paranoia o amparado en hechos verificables, también denunció que el fiscal y el procurador delegados en el proceso que enfrenta actualmente, han demostrado estar parcializados en favor de Santiago Uribe puesto que no se esfuerzan en ocultar su favoritismo hacia él. Para Meneses, así lo evidencia el que hayan intentado descalificar las declaraciones en las que él se ha referido a la supuesta pertenencia del hermano del hoy senador a Los 12 apóstoles.

Sin embargo, en auto radicado con el número 46874, el alto tribunal le respondió que debía abstenerse de resolver la solicitud, al advertir que es el juez segundo especializado de Antioquia el que debe ocuparse primero de los problemas de seguridad que dice enfrentar.
 
En criterio de la Corte, primero se debe verificar la disponibilidad de medidas especiales de protección y otras intervenciones que reduzcan ese riesgo. Es decir, lo primero es verificar si la amenaza se puede conjurar y seguir desarrollando el juicio en territorio paisa, para no entorpecer su normal desarrollo y evitar dilaciones injustificadas.

Así, sólo en caso de que las soluciones resulten infructuosas, será deber de la Corte analizar la conveniencia del traslado del juicio a Bogotá.

De esta manera, el alto tribunal cierra la puerta, por ahora, para que el caso de Meneses por el homicidio de un campesino sea trasladado a Bogotá. Y mientras tanto, la familia Uribe sigue a la espera de que la Fiscalía decida en torno al proceso de Santiago por el tema de ‘Los 12 apóstoles’ y la Corte comience la indagación que hace poco trasladó el ente acusador allí en lo que tiene que ver con el senador Uribe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.