Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/02/25 08:13

Otro reversazo del CSJ para que se levante el paro

La Sala Administrativa suspendió por dos meses los acuerdos que ponían en marcha el nuevo modelo de atención en juzgados civiles y de familia, los mismos que dieron origen a la protesta.

Otro reversazo del CSJ para que se levante el paro Foto: Cosejo Superior de la Judicatura

El Consejo Superior de la Judicatura (CSJ) cedió nuevamente en el conflicto laboral que persisten en protagonizar algunos integrantes de juzgados civiles y de familia de Bogotá.

La Sala Administrativa de esa corporación suspendió durante dos meses los acuerdos en los que se ordenó implantar un nuevo modelo de atención en esos despachos judiciales, que concentraría todas las labores administrativas en centros de servicios judiciales.

En enero entró en vigencia un nuevo esquema para atender a los usuarios de juzgados civiles y de familia. La nueva estructura planteaba, fundamentalmente, que las tareas que cumplen escribientes, notificadotes, sustanciadores y demás administrativos en cada despacho se concentrarían en los mencionados centros de servicios.

Como la nueva forma de funcionar de esos operadores no llenaba las expectativas de los jueces y de los servidores, estos se declararon en asamblea permanente y entraron en cese de actividades.

Bastó una semana para que el CSJ y dos grupos de Asonal Judicial y Asojudiciales acordaran volver a los puestos de trabajo, a cambio del aplazamiento de la entrada en vigencia de los acuerdos que ordenaban el cambio de modelo.

Los servidores de los juzgados civiles y de familia de Bogotá no estuvieron de acuerdo con el pacto. Lo desconocieron y, liderados por el presidente del sindicato El Vocero Judicial, Orlando Chinchilla, decidieron continuar la para en el ejercicio de sus funciones.

Hasta hoy, ni siquiera una acción de tutela del Tribunal Administrativo de Cundinamarca fue capaz de convencer a los huelguistas de la justicia sobre la necesidad de volver a sus puestos de trabajo, pues estos últimos han señalado que no estarán dispuestos a hacerlo mientras no se deroguen los acuerdos.

Así las cosas, en un intento por disuadirlos para cambiar de opinión, la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura decidió suspender durante dos meses esos actos administrativos, con los que se pretendió modificar el modelo de atención en esa jurisdicción.

Veremos si Chinchilla y los centenares de servidores judiciales que lo apoyan en la protesta dan su brazo a torcer o siguen firmes en su voluntad de no restablecer el servicio si no se revocan los acuerdos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.