Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/03/17 14:43

Procuraduría prepara investigaciones por crisis energética

La delegada de Vigilancia Preventiva, Fanny González, estableció que ya es hora de que la Sala Disciplinaria se ocupe del caso, para establecer si hay lugar a juzgar a los responsables.

Racionamiento de luz. Foto: SEMANA

La crisis energética que vive el país dejó a los funcionarios responsables de la vigilancia y administración del sistema a un paso de ser juzgados disciplinariamente. La Procuraduría remitió el caso a su delegada de asuntos disciplinarios, lo que significa que en los próximos días el organismo de control deberá determinar quiénes han sido los responsables de la ausencia de gestión y determinar si incurrieron en faltas que amerite su juzgamiento.

La crisis energética que se generó con la llegada del fenómeno del niño obligó al Gobierno a autorizar un recargo adicional al cargo por confiabilidad que ya pagaban los usuarios.

La decisión dejó descontentos a los colombianos, que no entendían por qué el dinero extra que pagaron en sus facturas para que las empresas generadoras pudieran atender momentos críticos como este, no alcanzan para cubrir el mayor valor en los costos de producción de la electricidad.

Un informe de la procuradora delegada para la Vigilancia Preventiva, Fanny González, demuestra que la amenaza de apagón que hoy vive el país es la crónica de un cataclisma anunciado.

Aparentemente, la falta de disponibilidad de gas, necesario para operar plantas de energía térmicas, no es sólo una consecuencia imprevisible del fenómeno del Niño. El Ministerio Público trajo a colación las conclusiones de un estudio de la Unidad de Planeación Minero-Energética que la situación crítica era previsible desde hace años y que existía todos los elementos para corregirla.

Según el documento, Termocandelaria advirtió desde el 2006, que la manera de calcular el valor de escasez del gas estaba generando que el precio se pusiera por debajo de los costos de generación de energía. Las advertencias apuntarían a que las generadoras padecerían de una crisis financiera que les impediría cumplir compromisos energéticos.

Además, dado que el mercado del gas en Colombia es pequeño y su disponibilidad depende de condiciones hidrológicas que se afectan notablemente con la presencia del Niño y otros fenómenos naturales, era previsible que ante la ocurrencia de cualquiera de ellos se produjera una baja tan sensible como la que ahora se evidencia.

La Procuraduría dice que así lo previó Fedesarrollo desde el 2011. Por eso, advierte, la situación de hoy no se puede atribuir a fenómenos naturales intempestivos, sino a problemas propios del mercado que no fueron corregidos a tiempo.

Para el Ministerio Público, son concluyentes los estudios que demostraban que las empresas generadoras no podrían atender a sus compromisos en momentos de crisis hidrológica como los actuales y no se tomaron las medidas preventivas a las que había lugar.

Con semejante diagnóstico, Fanny González considera que el papel de vigilancia preventiva ya no tiene cabida y que es hora de que la Sala Disciplinaria de la Procuraduría verifique si hay necesidad de iniciar actuaciones contra los funcionarios responsables.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.