Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/04/11 18:37

Por ahora, no hay crisis ministerial

Sigue la expectativa por los posibles relevos en el equipo de Gobierno. En el consejo de ministros de este lunes no hubo renuncias protocolarias.

Según las encuestas y la opinión de los expertos, hay cuatro ministros que sobresalen en el gabinete. Foto: Cortesía SIG

Era grande la expectativa que había rodeado el Consejo de Ministros de este lunes. La semana pasada  fuentes, incluso de la Casa de Nariño, habían advertido que en esta sesión de trabajo del presidente Juan Manuel Santos con los miembros de su gabinete, les pediría la renuncia protocolaria a sus 16 ministros. No hubo tal petición, incluso, según voceros oficiales, el tema ni siquiera se trató en la reunión. Sin embargo, esto no despeja la expectativa por los relevos en los ministros, y por el contrario crece con el paso de las horas.

El asunto principal del Consejo de Ministros se concentró en la seguridad y el orden público. Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa, se encargó de presentarle a sus compañeros de gabinete un balance sobre los operativos contra las bandas criminales y en particular el Clan Úsuga, prácticamente trasladó las conclusiones del consejo de seguridad que Santos había presidido horas antes con los comandantes de las Fuerzas Armadas y el director de la Policía. También se pasó revista a la crisis energética y se aprobó un documento Conpes para Planeación Nacional. Pero de las renuncias protocolarias, nada de nada.

Aunque el gobierno de Juan Manuel Santos atraviesa por los días más críticos, el respaldo popular al Gobierno se reduce. Las encuestas marcan el peor índice de favorabilidad del presidente desde que llegó a la Casa de Nariño, al igual que la desaprobación a la gestión del Gobierno.

Aunque no corren vientos de crisis ministerial, no solo los sectores políticos de oposición, también algunas voces que apoyan al Gobierno, consideran como urgente un relevo en el gabinete ministerial.

Santos ha sido poco amigo de generar crisis ministeriales, aunque en el año 2012, cuando cumplía la mitad de su primer gobierno, pidió la renuncia protocolaria del que fue su primer gabinete. Fue la oportunidad para el relevo, y en ese entonces lo definió como un gabinete para la paz. Se cambiaron a nueve ministros.

Al presidente Santos le quedan dos años y tres meses de su segundo gobierno y podría parecer prematuro para un cambio de ministros. Pero también podría ser una oportunidad para darle un aire a sus equipo de gobierno.

En principio, hay dos circunstancias que motivan los cambios. El ministerio de Minas y Energía ya está próximo a completar dos meses en interinidad, después de la renuncia de Tomás González, quien tuvo que pagar los platos rotos de la crisis energética, la ministra de presidencia, María Lorena Gutiérrez ha asumido las funciones en calidad de encargo. Falta aún que el presidente defina el titular de la cartera.

Yesid Reyes, ministro de Justicia, podrá ser el próximo a abandonar el Gobierno. Se inscribió para integrar la terna a fiscal general y se da por descontado que el presidente Juan Manuel Santos lo postulará para el cargo.

También hay críticas a algunos ministros con aspiraciones políticas futuras, como el de Hacienda, Mauricio Cárdenas, o el del Interior, Juan Fernando Cristo, a quienes muchos políticos señalan de adelantar agendas particulares.

En principio, los dos relevos que se advierten obligados, Minas y Justicia, podría modificar la representación de los partidos políticos en el gabinete, circunstancia que tendrá que manejar el propio presidente como equilibrista, para tratar de dejar contentos a todos sus socios políticos.

Según las encuestas y la opinión de los expertos, hay cuatro ministros que sobresalen en el gabinete. Luis Felipe Henao, de Vivienda; Cecilia Álvarez, Comercio Exterior; Gina Parody, Educación; y Mariana Garcés, Cultura, quien junto a la canciller María Ángela Holguín es la única que se ha mantenido desde el 7 de agosto de 2010.

El resto del gabinete no ha sido bien calificado, por lo que muchos sectores presionan para que el mandatario escoja una nómina mejor capacitada, y sobretodo, que pueda transmitir de mejor manera las ejecutorias del gobierno. Aunque de momento no hay crisis ministerial, cada día que pasa parece vencer el término del actual gabinete. El presidente Juan Manuel Santos, sin embargo, es quien tiene la última palabra. De momento no hay renuncias protocolarias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.