Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/2014 7:35:00 PM

¡Yo no me voy pa’ La Habana!

Seis cubanos se instalaron en la zona de tránsito del aeropuerto Eldorado de Bogotá y no quieren volver a su país.

El gobierno tiene desde el pasado primero de enero una papa caliente en el aeropuerto Eldorado de Bogotá. Hasta el cierre de esta edición, seis ciudadanos cubanos habían pasado diez días con sus noches en la zona de tránsito del muelle internacional. La razón: dicen que si regresan a Cuba serán perseguidos y castigados por el gobierno de los hermanos Castro. Al principio solicitaron asilo político y el viernes rebajaron sus exigencias y afirmaron que ellos solo quieren conocer los paisajes de Colombia.

Sea cual sea la explicación, el motivo de fondo parece ser que no quieren volver a su país natal. Llegaron a Bogotá, después de pasar por el aeropuerto de Quito. Allá habían llegado a finales de diciembre junto a otras cinco personas. Pero los agentes ecuatorianos no los dejaron pasar, pues la carta de invitación, con la cual pretendían entrar al país, estaba adulterada. Los retuvieron seis días y luego los subieron a un avión de Avianca con destino a La Habana. En una escala que hizo el avión en la capital colombiana, seis de los 11 decidieron no tomar el siguiente vuelo y quedarse en la zona de tránsito.

Al enterarse de que querían asilo, la Cancillería respondió con un comunicado el pasado jueves. Allí sostiene que es imposible responder una solicitud hecha por alguien que se encuentra en una zona de tránsito, pues se trata de un espacio internacional, es decir, tierra de nadie. “Jurídicamente no han ingresado a territorio nacional”, dice la Cancillería. Esta reacción cautelosa es apenas comprensible si se tiene en cuenta que el gobierno de Cuba es hoy por hoy un gran aliado de Colombia y La Habana es el epicentro de las negociaciones de paz con las Farc.

El caso, que a primera vista puede parecer fácil, está lejos de una solución. Justo el hecho de que los seis se encuentren en esa zona de tránsito les impide al gobierno, la Policía, al aeropuerto y a la misma aerolínea obligarlos a montarse en un avión y sacarlos del país. “Las autoridades solo pueden hacerles una solicitud”, le dijo a SEMANA un funcionario del gobierno. Ya Avianca les ofreció pasajes a Cuba, pero ellos decidieron romperlos cuando una funcionaria se los entregó. El caso podría ponerse color de hormiga si los cubanos deciden insistir en su petición y quedarse indefinidamente entre las puertas 31 y 32 de Eldorado.

Este episodio novelesco recuerda algunos casos del pasado. En 2004, una película protagonizada por Tom Hanks y dirigida por Steven Spielberg titulada La terminal reconstruyó la historia de un refugiado iraní, que vivió entre 1988 y 2006 en el aeropuerto Charles de Gaulle de París después de que le impidieran entrar. Más recientemente, en 2013 Edward Snowden, el programador estadounidense que destapó el escándalo de espionaje de la NSA, pasó un mes y medio en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú, hasta que el gobierno ruso le otorgó un asilo temporal.

El desenlace del caso colombiano es incierto. Los expertos de la Cancillería intentan resolver el rompecabezas, mientras los cubanos acaparan la atención de los medios. Por un lado, por razones jurídicas y por el momento político sería un error de Colombia darles asilo. Y tampoco puede sencillamente dejarlos entrar al país porque ninguno de los seis tiene visa. Por otro lado, nadie quiere que la terminal internacional de Bogotá se termine convirtiendo en el escenario de la segunda parte de la película de Spielberg. Por ahora, los cubanos tendrán que seguir durmiendo en el suelo y esperando que un grupo de cubanos de buen corazón les sigan pasando la comida por debajo de las puertas que los separan de Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.