Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/7/2016 11:41:00 AM

Cuerpo de Yuliana será enterrado en El Tambo, Cauca

A pesar de que los padres viven en Bogotá, el cuerpo de la menor será trasladado al departamento de donde son originarios.

Con una misa en la iglesia Santa Teresita fue despedido el cuerpo de Yuliana Samboní, la niña de siete años que fue raptada, violada y asesinada presuntamente por Rafael Uribe Noguera, quien fue enviado a la cárcel La Picota.

Puede leer: “¡Qué hizo este man, no puede ser!”: Francisco Uribe Noguera

A pesar de que la familia vive en el deprimido barrio Bosque Calderón, en el nororiente de Bogotá, sus seres queridos decidieron que sus restos deberán descansar en el municipio de El Tambo, en el sur del departamento del Cauca, el traslado se realizó un en avión de la Policía Nacional.

Le puede interesar: “La embarré, la embarré”: Rafael Uribe Noguera

Los familiares consideraron que este era el mejor lugar al considerar que debería regresar al sitio en el que han estado sus ancestros. Como se sabe la menor hace parte de una comunidad indígena que fue desplazada.

En video: "Escuchamos gritos como de persona loca": vecina de Rafael Uribe

Despedida

A las afueras de la iglesia un grupo de mujeres con banderas y flores blancas esperaba la llegada del cuerpo de la niña.

En video: "Justicia, justicia", reclama un país por la muerte de Yuliana

En las paredes de la entrada estaban pegados algunos letreros rosados con la frase #NiUnaMás. Entre los rostros tristes primaba la conversación que era casi repetida en la que se cuestionaba el sistema judicial. "En pocos años ya quedará libre", dijo a viva voz una señora de edad.

Con la llegada del cuerpo las arengas reclamando justicia se hicieron más fuertes. "No a la impunidad, no más feminicidios", coreaban las poco más de 100 personas apostadas en la entrada de la iglesia.

Oramos por Colombia para que no se siga repitiendo esta violencia contra los niños, sermoneó el párroco a las puertas del recinto. Sobre el pequeño ataúd descansaban dos ramos de flores blancas y un retrato donde Yuliana aparece con un sonrisa de niña inocente, una corona plateada y una pose imitando a una reina de belleza.

Caras de tristeza, impotencia e incluso rabia se convertían en un sentimiento compartido en todos los asistentes a la ceremonia. El dolor se volvió propio, el pequeño cuerpo que estaba en el ataúd no sólo era el de Yuliana, era el de cada niña, abuela y madre que clamaba en silencio, que oraba por su alma y que a la vez pedía que una tragedia como esta no se vuelva a repetir en el país.

Antes del saludo de la paz el silencio fue interrumpido por unos aplausos que parecían no querer acabar en homenaje a Yuliana. Para el momento de darse la paz, fue inevitable que quienes hasta aquí habían procurado no llorar derramaran una lágrima mientras se acercaban a los familiares de la menor.

"Queremos agradecerles a ustedes y a todo el pueblo colombiano que se ha unido con nosotros", anunció uno de los tíos de Yuliana frente a los presentes. A lo que una voz de mujer respondió: "y no estarán solos".

El camino de honor acompañó a Yuliana a la salida de la iglesia con una lluvia de aplausos. A las afueras las bombas blancas fueron soltadas al cielo, allí donde ya se encuentra la pequeña víctima. Todos claman justicia y el peor de los castigos para el asesino, menos la familia de Yuliana, quizás porque está sumida en llanto o tan sólo porque no le desean un dolor parecido al agresor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.