Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/11/2017 9:54:00 PM

Santos promete sustituir 50.000 hectáreas de coca en un año

El Presidente arrancó una mata de coca y sembró una de plátano en La Uribe, Meta. Lo hizo al inaugurar el más ambicioso plan de sustitución de cultivos ilícitos en el que participarán 100.000 familias en 13 departamentos.

;
EFE

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, puso en marcha un plan para sustituir en el próximo año 50.000 hectáreas de cultivos ilícitos en el país, el principal exportador mundial de cocaína, y que prevé beneficiar a unas 100.000 familias dedicadas a esa actividad.

"Hoy comenzamos con un plan integral porque la paz nos lo va a permitir para que esa sustitución sea duradera, le dé a los campesinos una vida digna y una vida además libre de violencia y en paz", dijo Santos en la localidad de Uribe, en el departamento de Meta (centro), donde 500 familias firmaron acuerdos de sustitución.

El gobernante, que erradicó de manera simbólica una mata de coca y la reemplazó por otra de plátano, encabezó un acto al que asistieron el embajador de Estados Unidos en el país, Kevin Whitaker, y el alto consejero para el Posconflicto, Rafael Pardo.

Santos aseguró que en la primera fase del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), una iniciativa más de lucha contra este problema, se espera sustituir 50.000 hectáreas, e indicó que el objetivo "en el mediano plazo es erradicar la coca de Colombia y sustituirla por cultivos lícitos".

"Y eso significa un cambio fundamental para Colombia y para el mundo, porque Colombia sigue siendo, a pesar de todos los esfuerzos, el primer exportador de cocaína a los mercados mundiales", puntualizó el jefe de Estado.

La Presidencia indicó en un comunicado que el programa comenzará con 83.790 familias participantes en 67.193 hectáreas de 13 de los 32 departamentos de Colombia y que la meta es "vincular a 100.000 familias en todo el país".

El jefe de Estado colombiano calificó el comienzo de este programa como un "hecho histórico".

"El mundo lleva 40 años luchando contra las drogas, una guerra que no se ha ganado y no se ha ganado porque a los campesinos no les hemos dado la alternativa que los sostenga y que los estimule a hacer este cambio", agregó al presentar el nuevo programa.

A su vez, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, destacó que este programa de sustitución "es realmente la solución de largo plazo", y confió que complementará las tareas de erradicación forzada de los cultivos industriales que "pertenecen a las mafias y a los grupos del crimen organizado".

"Hoy para mí es un día muy importante, es el día en que la solución final, la batalla final, contra los cultivos ilícitos en Colombia se inicia", resaltó el funcionario.

Villegas señaló que el problema del narcotráfico "no es solo nuestro" y apuntó que "el tema de la drogas tiene corresponsabilidad", al tiempo que agradeció la cooperación internacional para combatir este flagelo, principalmente de parte de Estados Unidos.

Según un informe anual sobre cultivos ilícitos del Departamento de Estado de EE.UU. enviado en marzo pasado al Congreso, los cultivos de coca en Colombiaaumentaron un 42 % en 2015 respecto a 2014, mientras que en el mismo periodo se incrementó en un 60 % la producción de cocaína.

Otro informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de Naciones Unidas indica que la superficie dedicada al cultivo de coca aumentó en Colombia desde las 69.000 hectáreas de 2014 a las 96.000 de 2016, un 39 por ciento más. EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.