Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/1999 12:00:00 AM

CUMBRES BORRASCOSAS

Los paras están preparando su asamblea anual y en ella propondrán el canje, el indulto, la <BR>amnistía y un nuevo código de derecho humanitario.

La agenda está lista. Fue elaborada cuidadosamente. Se discutió cada uno de los temas en
una serie de reuniones que se llevaron a cabo en un cambuche localizado en el Nudo de Paramillo, Córdoba.
Allí se dio cita, en más de una oportunidad, la alta comandancia de los paramilitares, encabezada por Carlos
Castaño. Esas reuniones tuvieron como fin el analizar los temas que serán abordados durante la Asamblea
Nacional por la Paz que realizarán los paras a mediados de febrero.Esa asamblea será, sin lugar a dudas,
crucial para los grupos paramilitares, que han buscado a toda costa que el gobierno termine sentado en
una mesa de negociaciones y de paso le otorgue un reconocimiento político a su actividad
contrainsurgente, como la llama el propio Castaño. En ese tema las Farc han sido muy claras: si a los
paramilitares se les llega a reconocer un estatus político el proceso de paz con ese movimiento guerrillero se
acabaría. Por el momento lo único claro es que la agenda para la Asamblea Nacional por la Paz está
prácticamente definida. Lo que todavía se desconoce es el lugar de ese encuentro y los invitados especiales
que tendrían Carlos Castaño y sus hombres. Pero, ¿qué contiene la agenda? SEMANA logró establecer con
los organismos de inteligencia del Estado el temario que los paras debatirán durante su encuentro. Es un
memorando que contiene ocho propuestas claras y concretas. La primera de ellas tiene que ver con el canje.
Los paras también aspiran, en la eventualidad de que lleguen a sentarse en una mesa de negociaciones con el
gobierno, a canjear sus hombres que hoy se encuentran tras las rejas. La pregunta que surge es por quiénes
pretenden canjearlos. El segundo punto está relacionado con el estatus político. Ellos exigirán en este punto
igual tratamiento que la subversión. Otra de las discusiones que tendrá cabida en el seno de la asamblea
está relacionada con el indulto y la amnistía. Con ello buscan un borrón y cuenta nueva a su lucha, que solo
a comienzos de este mes ha dejado más de 200 muertos en sus incursiones de retaliación después de que
las Farc, a finales del año pasado, lograran penetrar en su santuario en el Nudo de Paramillo.Los demás
temas tienen que ver con propuestas para reformar el sistema electoral, el actual modelo económico, así
como buscar caminos que permitan una reconciliación entre el Estado centralista con el federalista.
Durante la asamblea también se analizarán y buscarán soluciones a la corrupción galopante del Estado y se
propondrá la creación de un nuevo código de Derecho Internacional Humanitario. Paradójicamente la agenda de
los paramilitares coincide casi en su totalidad con las propuestas de las Farc. La reforma electoral, el canje,
un nuevo modelo económico, el tema de la corrupción, así como el de Derecho Internacional Humanitario,
han sido los puntos que ese grupo subversivo ha planteado en las reuniones que han sostenido con el alto
comisionado para la paz, Víctor G. Ricardo. De esos mismos temas volvieron a hablar en sus discursos
durante la instalación de la mesa de negociaciones que tuvo lugar el pasado 7 de enero en San Vicente del
Caguán. Los invitadosLas reuniones en el Nudo de Paramillo no se han limitado a la conformación de la
agenda para la asamblea. Uno de los mayores debates que se ha dado en el interior de la organización
paramilitar tiene que ver con el de la invitación a la sociedad civil para que se haga presente en ella.
Después de darle muchas vueltas al asunto prácticamente llegaron a la conclusión de que es de vital
importancia la presencia de invitados especiales con el fin de que ellos conozcan de primera mano la
organización paramilitar. Además, a través de la sociedad civil, divulgarían las propuestas que se aprueben
durante el cónclave de los paras. Pero la gente de Castaño no se conforma solo con la presencia de
representantes de los distintos sectores de la sociedad. Ellos aspiran a que en la mesa principal de los
debates esté sentado un representante del presidente Pastrana. Un funcionario que sirva de puente para
transmitir sus propuestas e inquietudes al alto gobierno. Y, que de paso, abra las puertas para que en un
futuro no muy lejano se instale una mesa de negociaciones con los paras. Las otras cumbresLa fecha de la
realización de la Asamblea Nacional por la paz tampoco fue escogida al azar. Por esa misma época el
ELN tiene programada su convención nacional, la cual se viene gestando desde los acuerdos de la Puerta
del Cielo en Maguncia, Alemania. Los elenos decidieron aplazar la fecha del 7 de febrero para su reunión con
la sociedad civil con el firme propósito de lograr que el presidente Pastrana confirme su asistencia a la
instalación de ese acto. Aunque el primer mandatario no ha confirmado su asistencia los elenos han
manifestado que es de vital importancia su presencia porque con ello se oficializaría el arranque de las
conversaciones de paz con este grupo subversivo. Además los elenos aspiran a que el gobierno despeje una
zona del país _todavía no determinada_ para llevar a cabo su convención nacional. La propuesta de su
comandante Gabino tiene un objetivo: garantizar la vida de sus hombres y de sus invitados a esa reunión. El
ELN teme un ataque paramilitar que dé al traste con esos primeros contactos hacia un proceso de negociación
de paz. Los expertos en el tema consideran que el anuncio de los paras de su Asamblea Nacional por la
Paz puede convertirse en un talón de Aquiles en el desarrollo de las conversaciones del gobierno con la
subversión. Tanto las Farc como los elenos van a exigir del gobierno que no se reconozca esa reunión
paramilitar porque de lo contrario se le estaría dando a Castaño un estatus político, por lo cual los grupos
guerrilleros harán hasta lo imposible para que ello no ocurra. Febrero, además de ser el mes de las
convenciones de los grupos al margen de la ley, será un mes definitivo en el proceso de paz. El gobierno tendrá
que manejar el tema con pinzas. De un lado, los paras buscarán a toda costa el reconocimiento de su
asamblea como un acto de buena voluntad hacia la paz, mientras que la subversión lo calificará como una
provocación y un obstáculo para descongelar el proceso que la semana pasada terminó guardado en la nevera.
Del tema nadie volvió a hablar por esas cosas de la naturaleza, que terminó por ensañarse contra los
pobladores del eje cafetero que hoy viven otro drama y otro dolor. Esta vez no por causa de las balas sino por
un desastre natural.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.