Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2017 11:39:00 AM

Las cyber-mulas que usaron para millonario robo a la Fiduprevisora

Tras años de seguimiento, la Policía capturó a 19 personas que prestaron sus cuentas bancarias a una red delincuencial involucrada en un hurto informático de 5 mil millones de pesos.

Johana Gómez es una mula cibernetica. Una money mule, como les dicen en inglés. Al igual que otras quince personas, aceptó prestar su cuenta bancaria a un reclutador que depositó en ella 90 millones de pesos provenientes del hurto informático masivo realizado en contra de la Fiduciaria la Previsora en 2012. A cambio, recibió una comisión de entre 150 y 400 mil pesos y una orden de captura que hizo efectiva en su contra el centro Cibernetico policial de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DJIN).

Consulte: “Hay todo un equipo contra el crimen”: director de la Dijín

Durante casi cinco años, los agentes de esta unidad de inteligencia de la Policía Nacional se dedicaron a investigar la organización responsable del hurto de 5 mil millones de pesos, hasta activar, el 9 de marzo pasado, la segunda fase de la operación Fidupower I en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, en la que fueron arrestadas 18 personas más y desmanteladas dos empresas fachada a través de las cuales se lavaron presuntamente casi 2 mil millones en activos.

De acuerdo con el informe de la DJIN conocido por Semana.com, esta banda criminal era dirigida al parecer por un hombre conocido como Nilton Galeano Zambrano, quien, después de idear el robo de la fiduciaria, realizado a través del uso ilegal del software de seguridad "BBVA NET Cash", se encargó de contactar a las cyber-mulas para depositar en 80 cuentas bancarias de diferentes instituciones y en la de dos empresas fachadas el dinero hurtado. En tres operaciones desaparecieron sucesivamente 2.240, 500 y nuevamente 2.240 millones de pesos.

Aunque el sujeto fue capturado en 2013 y condenado a 7 años de prisión por el delito de hurto por medios informáticos y/o semejantes, varios miembros de la organización andaban libres hasta su reciente aprehensión en la operación Fidupower.

La multiplicación de los delitos cibernéticos experimentados en Colombia recientemente ha llevado al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) a asegurar un fondo de cerca de 85.000 millones de pesos destinados a generar una política de seguridad digital efectiva de aquí a 2019.

Mientras tanto, la Policía Nacional de Colombia, por su parte, ha buscado capacitar a sus agentes y crear alianzas con organizaciones internacionales, a través de la firma de convenios como el que se suscribió con la Oficina Europea de Policía (Europol) en 2016, destinada a combatir las redes del crimen organizado involucradas en el lavado de dinero.

Y es que según un estudio de la compañía de seguridad informática ESET, casi un 40% de las empresas de Latinoamérica habrían sufrido recientemente ataques con software maliciosos conocidos también como Malware, destinados a robar información, dinero o simplemente a espiar a sus víctimas.

Pero aunque varían las modalidades del delito, los crímenes informáticos siguen conservando la estructura de las antiguas redes delincuenciales. A través de uno o varios cabecillas, contactan a una red de mulas a las que utilizan para lavar el dinero apropiado ilegalmente a cambio de una pequeña comisión. Al igual que David Velosa, Cristian Triana o Paola Botero, Johana es una de esas cyber mulas manipuladas por las entidades criminales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.