Miércoles, 27 de agosto de 2014

Esta es una de las víctimas de la masacre de Bojayá (Chocó), ocurrida el 2 de mayo del 2002. Allí murieron 74 civiles a causa de un cilindro de gas que lanzaron las Farc a la iglesia del pueblo.

| 2013/07/23 00:00

Daños y memorias del conflicto según los sobrevivientes

El estudio del Centro de Memoria Histórica demuestra los padecimientos de las víctimas en los últimos 50 años y cómo han resistido. Análisis y testimonios.

El informe ¡Basta ya!, que publica este miércoles el Centro de Memoria Histórica, no sólo se dedica a establecer qué paso y por qué paso lo que pasó en el conflicto colombiano. Una parte sustancial del análisis se concentra en las memorias de los testigos y los sobrevivientes, quienes describen lo sucedido, los daños sufridos, los estigmas que padecieron, cómo sobrevivieron en las condiciones adversas, los recursos de los que se valieron para afrontar a los actores armados y las redes de memoria que construyeron en torno a los hechos.


Este conflicto de más de 50 años ha causado daños morales, políticos, socioculturales, emocionales y psicológicos a varias generaciones de colombianos. “A los propósitos y cálculos estratégicos de las organizaciones armadas se sumaron prácticas de horror atroces e inimaginables que respondieron a retaliaciones y odios que se explican, entre otras razones, por la larga duración del conflicto y la ausencia de una aplicación efectiva de leyes vigentes en el país que garanticen los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario”, explica el informe. 


El documento devela cómo las relaciones personales y comunitarias, la economía, la estabilidad emocional, el entretejido social, las familias, la confianza y otros ámbitos se vieron afectados por el terror que generaron los paramilitares, las guerrillas y, en muchos casos, las Fuerzas Armadas del Estado en diferentes partes del país. 


El análisis les dedica apartes especiales a los daños que han padecido los niños, las mujeres, los hombres y de la población LGTBI. Además, ¡Basta ya! explica cómo el conflicto ha afectado de manera especial a las comunidades indígenas y a los afrocolombianos, cuando acciones armadas generaron la ruptura de su lazo con los ancestros y con el territorio. “Los crímenes perpetrados han buscado intencionalmente socavar y atentar contra la existencia de estas comunidades, agravando los daños provocados por la exclusión social, la explotación económica y la discriminación a la que histórica y sistemáticamente han estado sometidos”, sostiene el estudio.  


Las estremecedoras historias, compiladas por el Grupo de Memoria Histórica, muestran cómo algunos crímenes causan más daño que otros puesto que “algunos métodos de ejercer la violencia pueden desestabilizar en forma extrema las vidas de las personas, destruir sus fuentes de apoyo e imposibilitar los mecanismos de elaboración de los duelos y los esfuerzos por recuperar la estabilidad y el control de los proyectos de vida, sean estos individuales o colectivos”, como se detalla en el capítulo IV. Estas modalidades son las masacres, la violencia sexual, las desapariciones y el desplazamiento forzado, a las que también se les dedica un aparte del informe.


Además de los daños sufridos, el documento demuestra con los testimonios la importancia que las víctimas les dan a la memoria y al hecho de conocer qué sucedió. “Desde la pluralidad de voces que conforman la memoria histórica, este ejercicio de reconocimiento de las memorias de las víctimas constituye un patrimonio público cuya impronta en la sociedad colombiana aporta a la consolidación del compromiso con la no repetición”.


A esta necesidad se suma el clamor de las familias de las víctimas para que sus familiares no pasen a la historia con las estigmatizaciones que les hicieron los diferentes grupos armados. En varios relatos, los familiares exigen que se reivindique la dignidad de sus muertos y desaparecidos que fueron tildados como guerrilleros, paramilitares, vagos o viciosos, como una forma arbitraria de justificar la violencia contra ellos. 


En otro aparte del texto, los víctimas mismas denuncian la connivencia que tuvieron los agentes estatales frente a los dramas del conflicto. “Además de las alianzas que muestran estos testimonios en relación con la inacción y la tolerancia de los agentes estatales, su participación directa en la victimización y ejecución de masacres o desapariciones forzadas aparece en los relatos como otra forma más grave de complicidad, porque indica el involucramiento, como eventuales autores materiales y/o intelectuales, de algunos agentes del Estado en la victimización de la población civil y en los delitos atroces cometidos”.


Luego de mostrar lo que las víctimas han padecido, se explica la rebelión y la negociación que emprendieron frente a sus victimarios para recuperar la dignidad y retomar los espacios perdidos a causa de la violencia. 


A pesar de los toques de queda impuestos por los grupos armados, personas de distintos territorios del país salieron de nuevo a las calles a reconstruir la confianza. Estos actos, como otros individuales y colectivos, les sirvieron a diferentes comunidades para “protegerse, modificar, negociar o alterar las situaciones de violencia que vivieron y los designios armados”.


Ya fuera de manera sutil o mediante una confrontación directa, las víctimas se valieron de muchos recursos para dignificar su historia y resistir. 


De esta manera se exponen los diferentes daños que han ocasionado en las víctimas los crímenes del conflicto, pero también cómo esas mismas personas se organizaron para decir “No más” y superar los padecimientos sufridos. Todo con un componente de memoria histórica que permite recordar lo sucedido para que nunca más se repita.


Testimonios de guerra y dignidad


Durante los últimos siete años, las víctimas le contaron al Grupo de Memoria Histórica relatos desgarradores sobre los daños que les generó el conflicto y las maneras como han resistido a la violencia padecida. Estos son algunos de los testimonios más impactantes que muestran la crueldad del desplazamiento, el secuestro, las masacres y otros crímenes cometidos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×