Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/10/29 09:28

“Los huevos, la leche, la carne o las frutas no pueden ser gravados con IVA”

El jefe del Partido Conservador asegura que la reforma tributaria golpea a quienes ganan menos de dos millones de pesos. Apoya el impuesto a los dividendos y la cárcel para evasores.

David Barguil, jefe del Partido Conservador. Foto: Alejandro Acosta / DINERO

Semana.com: Usted fue uno de los primeros que salió a respaldar al vicepresidente por los reparos frente al tema de vivienda de interés social. ¿Por qué?

David Barguil: Respaldamos al vicepresidente y compartimos la preocupación sobre el efecto de algunas disposiciones de la reforma en materia de vivienda de interés social. No olvidemos que estamos hablando del sueño y anhelo de miles de familias colombianas de los más bajos ingresos de tener una vivienda propia y digna. No podemos apoyar medidas que golpeen la vivienda de los más pobres en el país.

Le recomendamos: ¿Qué pasa con Germán Vargas Lleras?

Semana.com: Quedan menos de 25 días para aprobar la reforma tributaria. Teniendo en cuenta que son más de 300 artículos, ¿se avecina un pupitrazo?

David Barguil: Eso no lo podemos permitir, se necesita un análisis riguroso de todo el articulado. Este es un proyecto que viene con mensaje de urgencia y que se discutirá en las comisiones conjuntas económicas, donde seremos los primeros en hacer un debate serio y a profundidad. Me opondré a que se atropelle a los colombianos de menores ingresos y al sector productivo, pero también apoyaré las propuestas que estimulen la inversión, el crecimiento económico y corrijan las fallas del pasado.

Semana.com: ¿Usted denunció un ‘mico‘ en la reforma tributaria que según explicó golpea a las clases media y baja?

David Barguil: Sí, se trata del artículo 16 que modifica el numeral 383 del Estatuto Tributario, donde se establecen nuevas tarifas de retención en la fuente. En la actualidad solamente los colombianos que tienen de salario base para retención $2’800.000, después de los descuentos de ley, pagan retefuente; pues ahora en la reforma se establece que el valor base baje a $1‘487.650 y se le aplique una tarifa marginal de retefuente del 10% a partir de ese valor.

Esto es golpear a las personas de clase media, las de más bajos ingresos, los asalariados. Por eso anuncié que me opondré a este artículo y no vamos a permitir que se afecte más a los trabajadores de este país.

Semana.com: ¿Qué están dispuestos a apoyar los conservadores?

David Barguil: Con las bancadas de Senado y Cámara nos vamos a sentar el día miércoles para iniciar un análisis punto por punto. Yo voy a llevar todas las propuestas que tengo a esa reunión y las defenderé en las discusiones de la reforma. Por ejemplo, respaldaré y lideraré en el Congreso la implementación de un impuesto a los dividendos, que no son otra cosa que las utilidades que las empresas distribuyen a sus socios.

Un impuesto a los dividendos es fundamental para un país en donde el 1% de la población de mayores ingresos concentra el 20% del ingreso total. En la mayoría de países desarrollados y en vecinos como Chile, que tienen este impuesto, el sistema tributario es fundamental para mejorar índices que miden la desigualdad como el Gini; esto, sin embargo, no pasa en Colombia y por eso encabezaremos esa discusión.

Le recomendamos: Reforma Tributaria: dura, pero necesaria

Semana.com: ¿Algún otro tema que le guste?

David Barguil: También apoyo el tema de la penalización de quienes evaden sus responsabilidades con el fisco. Antes de crear más impuestos para las clases media y baja, debemos mejorar el recaudo. En cifras de la ANDI, la evasión del impuesto de renta en Colombia es casi del 34% y la del IVA del 20%, a eso hay que sumarle la evasión de capitales en el exterior que puede alcanzar los 4 billones y el contrabando que se estima en 7000 millones de dólares.

Semana.com: Dígame una tercera…

David Barguil: Asimismo voy a apoyar la eliminación de sistemas ineficaces como el IMAN y el IMAS, y de impuestos que le han hecho mucho daño a los sectores productivos como el CREE y su sobretasa, errores de la pasada reforma, a los que me opuse y sobre los que advertí efectos perversos en la productividad y el empleo. Hoy vemos cómo el tiempo nos dio la razón y por eso estos errores tienen que ser corregidos.

Semana.com: ¿Y ahora sí cuénteme tres cosas a las que se opone?

David Barguil: En primer lugar, nos vamos a oponer a que se cargue con IVA a los productos de la canasta familiar. Hoy en día productos como el café, chocolate, avena, harinas, mortadela o salchichón ya están gravados con un IVA del 5%, algo con lo que no estamos de acuerdo. Además, me opondré a que otros productos como los huevos, la leche, la carne o las frutas sean gravados con este impuesto.

Semana.com: ¿Y la segunda?

David Barguil: En segundo lugar, tampoco acompañaré el gravamen a las bebidas azucaradas. No es cierto que sea un impuesto verde ni que ayude a reducir la obesidad. Las gaseosas sólo representan un 2,5% de las calorías en la dieta de los colombianos y está demostrado que los más afectados con esta medida son los tenderos. Aquí hay que decir la verdad, en Colombia hay muchas personas que diariamente almuerzan con un roscón o un pastel con una gaseosa. A ellos es a quienes más les afectaría esta medida.

Semana.com: ¿Y la tercera?

David Barguil: Diré No igualmente al aumento de los precios de los combustibles porque esto termina en más presiones inflacionarias sobre la economía, y ya bastante ha costado contener este fenómeno. Un incremento de $135 por galón de gasolina termina subiendo el costo de todo lo que se consume en el país. De manera inmediata veremos el aumento en el precio de los pasajes y de los fletes de carga. Incrementar el precio de la gasolina y el ACPM es crear un impuesto a todo lo que consumen los colombianos.

Le interesa: “Los potes de mermelada deben estar llegando a los sótanos del Congreso”: Jorge Robledo

Semana.com: ¿Qué tiene que decir frente a otro punto que ha generado polémica como el monotributo para los pequeños comerciantes?

David Barguil: Tenemos profundas preocupaciones al respecto y estamos revisando el tema a profundidad. Nos preocupa que en Colombia todos los impuestos que empiezan como opcionales o transitorios terminan siendo obligatorios y permanentes. Según cifras de Fenalco, el 46% de los comerciantes serían potenciales contribuyentes de este impuesto, es extraño que un impuesto "opcional" esté diseñado para la mitad de los comerciantes. Por eso queremos mirar con lupa este punto para que no se termine afectando a pequeños comerciantes, tenderos, peluquerías, cafés internet, misceláneas, panaderías, entre otros.

Semana.com: ¿Sí cree que esta es una reforma estructural?

David Barguil: Si esta reforma corrige los errores de las pasadas y hace más progresivo nuestro sistema tributario podrá ser una reforma importante. Hoy tenemos una responsabilidad histórica con el país y es lograr una reforma que además de garantizar la sostenibilidad fiscal y consolidar el grado de inversión, sea realmente progresiva. Esta reforma tiene elementos interesantes: por un lado tenemos la propuesta del impuesto a los dividendos; vemos con buenos ojos la eliminación de desaciertos pasados como el IMAN, El IMAS, el CREE y su sobretasa; otro punto importante en la iniciativa es la de reducir la evasión de impuestos revisando el régimen de las entidades sin ánimo de lucro y que se vigile que no haya empresas disfrazadas para evadir sus obligaciones. Nos parece fundamental que se castigue con cárcel y sanciones a quienes defrauden el fisco.

Si todos trabajamos y asumimos esto como un compromiso con el país es posible que a final del año logremos aprobar puntos necesarios y desmontar todo lo que no acompañamos por considerarlo negativo para los colombianos.

Semana.com: ¿Cómo ve las fuerzas políticas?

David Barguil: Será un debate muy encendido y acalorado. Estamos en una coyuntura muy difícil, un país que no está en su mejor momento económico. Uno no puede con los ojos vendados respaldar o rechazar todo lo que presenta el Gobierno sino que hay que hacer un debate serio.

Aquí son primordiales tres cosas que no podemos perder de vista: sostenibilidad fiscal, grado de inversión y reforma progresiva. De la sostenibilidad fiscal depende el grado de inversión y de la progresividad de la reforma depende que todos los colombianos nos beneficiemos del modelo económico.

Semana.com: El uribismo ha dicho que la reforma estuvo “secuestrada en Cuba”. ¿Usted qué piensa de esas afirmaciones?

David Barguil: En general la agenda del país ha girado en torno a las Farc y al proceso de paz con esa guerrilla. Por eso yo sigo soñando que podamos llegar a un acuerdo pronto y se integre a todos los sectores políticos del país. Es necesario que se logre un acuerdo legítimo para la mayoría de la sociedad colombiana para pasar la página de las Farc y concentrarnos en hablar de lo que le interesa al ciudadano de a pie que es la educación, la salud, la desigualdad, el valor agregado para el campo y las oportunidades para los colombianos más pobres de este país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.