Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/10/16 00:00

“De aquí no sale”

Las Farc explican porqué el secuestrador del avión de Aires no saldrá de la zona de distensión.

“De aquí no sale”

La orden fue precisa: “Voy a entrar al avión, dijo un miembro de las Farc, al primer disparo que escuchen lo encienden a plomo”. El guerrillero subió las escalinatas de la nave de la aerolínea Aires y se encontró a boca de jarro con Guillermo Arnobio Ramos Embus, 26 años, quien empuñaba una pistola Taurus 9 milímetros.

“Por fortuna no pasó nada. Habría podido ocurrir una tragedia”, le dijo a SEMANA uno de los comandantes de las Farc que estuvo en la acción la noche del viernes 8 de septiembre. “¿Se imagina qué hubiera pasado con el proceso si les hubiéramos disparado a los pasajeros?”, pregunta. Por eso, mientras para el gobierno la negativa a devolver al secuestrador crea “suspicacias”, en palabras del alto comisionado de paz, Camilo Gómez, para las Farc este hecho es visto como “una posible provocación”.

Para el movimiento armado, aunque existen dos alternativas, el hombre no saldrá de la zona. Si Ramos Embus sigue militando en la organización se quedará “porque jamás vamos a entregar a uno de nuestros hombres a un Estado contra el que luchamos”. Pero si a pesar de formar parte de la lista de sus canjeables sus investigaciones resultan en que “este hombre es una pieza de un complot para ponerle piedras al proceso de paz”, también permanecerá para ser sometido a un juicio revolucionario. En este momento el secuestrador está preso en un campamento bajo las órdenes de Joaquín Gómez, quien está encargado de la investigación

“Afortunadamente hay que valorar nuestra actitud. Nosotros cumplimos con no meternos con el avión, no meternos con su tripulación, respetar a los pasajeros y regresar la aeronave”, le dijo a SEMANA Andrés París, miembro del Secretariado de las Farc, en el corregimiento de Los Pozos, sede de los diálogos con el gobierno.

Según dijeron a esta revista, las Farc serán claras con el alto comisionado para la Paz, Camilo Gómez, en la reunión prevista para estudiar el caso este lunes 18: “Ese hombre no se le voló a las Farc, se le voló al gobierno, el problema es de ustedes”.

Para París, el asunto del aeropirata no le compete al movimiento insurgente: “El problema es para el gobierno, porque tiene que explicar cómo se le vuela un hombre a cuatro funcionarios del Inpec, un instituto del gobierno, no de las Farc. Esa no fue una acción planificada por nosotros, lo que muestra es los niveles de inseguridad y de ineficiencia de los órganos de seguridad del Estado”.

Los detalles del secuestro aún no son claros ya que las versiones de los pasajeros difieren de las divulgadas.



Sueños de libertad

“Faltaban como 10 minutos para las 5 de la tarde. Acabábamos de decolar del aeropuerto Benito Salas de Neiva. Una persona de los asientos de atrás se paró y parecía que iba para el baño, pero se fue para la cabina de los pilotos”, contó a SEMANA uno de los pasajeros que vive en Florencia y pidió no revelar su nombre por temor a represalias por parte de las milicias de las Farc que operan en esa ciudad. ”Sacó una pistola y amenazó a los pasajeros y anunció que se trataba de un secuestro por la libertad de él , que era un guerrillero que pertenecía al frente Teófilo Forero. Todo el mundo mostró calma, excepto tres personas que viajaban cerca de él, y que después supimos que eran guardianes del Inpec y que el tipo era un preso que ellos llevaban. Pero ellos no pudieron hacer nada”.

Al llegar a la cabina encañonó a los pilotos Roberto Infante y Gabriel Acero. Su petición inicial fue desviar el avión hacia los Llanos del Yarí. Los tripulantes lograron convencerlo de desistir de esta idea, argumentando que ninguno conocía pistas en esa zona y que el combustible no alcanzaría para llegar hasta allá. Después de meditar durante unos minutos el presunto guerrillero dio una nueva orden: “Vamos para San Vicente”.

La gran pregunta sobre el secuestro tiene que ver con la forma como Ramos Embus consiguió el arma. Al respecto se tejen varias versiones. La principal afirma que ésta se encontraba en el baño de la aeronave y que fue de allí que extrajo la pistola. Sin embargo los testimonios de varios pasajeros dejan sin piso este argumento ya que afirman que el guerrillero nunca entró al baño sino que ingresó directamente a la cabina de pilotos. Esta versión concuerda con los primeros indicios de los investigadores, quienes analizan fuertes evidencias de que el guerrillero recibió el arma en el aeropuerto Benito Salas de Neiva. Por eso los guardianes se encuentran desde el sábado pasado en la cárcel La Rivera de Neiva a la espera de que el fiscal especializado de esa ciudad, ante el cual rindieron indagatoria, defina su situación jurídica por su presunta responsabilidad en el delito de fuga de presos.



El hombre

¿Pero quién es este hombre que pudo concretar un delito tan complejo como el secuestro de un avión? Según los organismos de seguridad Arnobio Ramos es uno de los principales jefes de las milicias urbanas del frente Teófilo Forero de las Farc que operan en Florencia, Caquetá. En abril de 1998 la Policía lo capturó en el municipio de El Doncello y lo trasladó a la cárcel de La Picota, en Bogotá, sindicado del delito de terrorismo, rebelión y del homicidio del patrullero Nelson Quintero, a quien asesinó en una población del sur del Huila.

Conocido con el alias de ‘Molleja’, Ramos ocupa el puesto número 261 en la lista de los 400 canjeables que hace dos años remitieron las Farc al gobierno. Las Farc aceptan esto pero dicen que investigan si los traicionó y ahora trabaja para “los enemigos de la paz”. Según fuentes de Inteligencia, sus hermanos Orlando y Bertulfo también son miembros de las Farc, el primero pertenece al frente 14 y el segundo a la columna móvil Teófilo Forero.

El tire y afloje entre las Farc y las autoridades hasta ahora empieza. Por un lado el fiscal general de la Nación, Alfonso Gómez Méndez, ordenó abrir investigación contra la cúpula de las Farc por el delito de encubrimiento por no entregar al guerrillero.

Para Mario Uribe, presidente del Senado, esta acción pone en riesgo la continuidad de los diálogos y para Camilo Gómez las Farc no tienen otra salida que devolver al secuestrador. “Es un asunto delicado”, dijo el viernes. Sin embargo, si las voces del establecimiento han hablado fuerte, las Farc anunciaron a SEMANA que guardan sus respuestas para la cita de este lunes. En ésta aplicarán el refrán de los pájaros tirándole a la escopeta: “Es el gobierno el que nos debe una explicación porque él (Arnobio Ramos) se queda aquí vivo o muerto”, dijo un guerrillero.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.