Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/03/17 00:00

DE COMPRAS EN N.Y.

Nuevas revelaciones sobre la conexión Elizabeth de Sarria coronel Germán Osorio.

DE COMPRAS EN N.Y.

Las piezas sueltas del rompecabezas de la investigación que adelanta la Fiscalía contra el ex edecán del presidente Ernesto Samper, el coronel de la Policía Germán Osorio, comienzan a encajar en el complejo proceso que se adelanta en su contra por los vínculos con la extinta Elizabeth Montoya de Sarria.Esta historia comenzó el 28 de julio de 1995 cuando el ex tesorero de la campaña samperista, Santiago Medina, decidió colaborar con la justicia. A lo largo de sus indagatorias contó cómo había ocurrido el ingreso de los dineros del cartel de Cali a las arcas del movimiento Samper Presidente. Medina mencionó los nombres de Germán Osorio y Elizabeth Montoya como personajes de primera línea en lo ocurrido durante el proceso electoral de 1994.Medina dijo que Elizabeth Montoya colaboró directamente en la campaña presidencial con la donación de dineros y recolectó recursos para la misma, provenientes, según Medina, de personas requeridas por la justicia. En cuanto a Osorio, el ex tesorero dijo que el ex edecán mantenía una estrecha relación con Elizabeth Montoya y en varias oportunidades fue la persona encargada de llevar a la campaña los dineros enviados por la 'Monita retrechera'.Para la Fiscalía el caso del ex edecán presidencial ha sido uno de los más difíciles dentro del proceso 8.000. Antes y después de su detención Osorio ha negado sistemáticamente cualquier relación cercana con Elizabeth Montoya. En las diligencias judiciales se ha limitado a responder que la conoció a comienzos de los 90 en una correría política de Samper por Cali. Que desde entonces su relación con Elizabeth Montoya fue mínima, que nunca la vio durante la campaña presidencial del 94 y que jamás tuvieron vínculos comerciales.Atando cabosSin embargo los investigadores de la Fiscalía fueron descubriendo que Osorio podría no estar diciendo toda la verdad. Pocos días después del asesinato de Elizabeth Montoya los fiscales averiguaron que entre finales de diciembre del 95 y el 31 de enero del 96, tres días antes del asesinato de la 'Monita', el coronel Osorio sostuvo 22 conversaciones por celular con Elizabeth Montoya, su esposo, Jesús Amado Sarria, y los escoltas de éstos. Era la primera pieza del rompecabezas del caso Osorio que habían encontrado los investigadores.A finales de julio la Fiscalía halló la prueba que necesitaba para desvirtuar las afirmaciones de Osorio en el sentido de que no había tenido vínculos comerciales con Elizabeth Montoya. Se trataba de dos cheques, uno por 500.000 y el otro por un millón de pesos, girados por la 'Monita' al coronel Germán Osorio. Con base en estos documentos bancarios, que según el oficial de la Policía no eran más que el pago por la venta de un cuadro, los fiscales sin rostro le dictaron auto de detención por enriquecimiento ilícito.El cargo contra Osorio era algo frágil, pues fuera de un millón y medio de pesos en cheques y una relación 'social', como se dice ahora, entre él y Elizabeth Sarria, no se había podido establecer nada más. Ahora han aparecido nuevas evidencias que le han dado al caso un segundo impulso. La Fiscalía afirma que la señora Elizabeth Montoya donó equipos de comunicación y seguridad a la campaña samperista por un valor de 350.000 dólares. No sólo esto. Los investigadores también aseguran, basados en los testimonios de Santiago Medina y Fernando Botero, que el coronel Germán Osorio viajó con Elizabeth Montoya a Estados Unidos para coordinar la importación de esos equipos a Colombia.La Fiscalía estableció que el 31 de agosto de 1993 el entonces mayor Osorio, jefe de seguridad del candidato Ernesto Samper, le envió un oficio al director de la Policía, general Miguel Antonio Gómez Padilla, en el que solicitó permiso para salir del país "para ir a Nueva York a acompañar una comitiva de la campaña de Ernesto Samper para adquirir equipos de seguridad para la protección del candidato". El oficial agregó que el viaje estaba programado entre el 6 y el 12 de septiembre. La dirección general de la Policía dio el visto bueno para el desplazamiento de Osorio a Estados Unidos.De acuerdo con las investigaciones, Osorio viajó el 5 de septiembre, es decir, un día antes de la fecha autorizada. En los registros de migración de extranjería del DAS en el aeropuerto se estableció que, en efecto, el oficial salió del país ese día y que su regreso a Colombia se produjo el 12 de ese mismo mes. Igualmente, las investigaciones establecieron que ese día, con destino a Nueva York, también viajó Elizabeth Montoya. No obstante su registro de salida del país no ha sido localizado en los archivos del DAS.Como en su oficio enviado a la dirección de la Policía, Osorio señaló que viajaría en compañía de una comitiva de la campaña, la Fiscalía trató de establecer quiénes conformaban el grupo. Así, a mediados de enero pasado los investigadores se trasladaron a las dependencias administrativas de Avianca con el fin de obtener el listado de pasajeros del vuelo a Nueva York correspondiente al 5 de septiembre de 1993. Pero se llevaron una gran sorpresa: del computador central de la aerolínea colombiana fue borrado el registro del vuelo correspondiente a esa fecha. "Es como si ese día Avianca no hubiera volado a Nueva York. Lo raro es que sí encontramos la listas de pasajeros correspondientes al 4 y al 6 de septiembre de ese año. La única que fue sacada del computador fue la del 5", señaló una fuente cercana a la investigación.A pesar de que el rastro del vuelo se perdió, lo cierto es que a la campaña samperista sí llegaron los equipos. Se trató de una central de comunicaciones con 20 radioteléfonos, 15 chalecos antibalas y aparatos detectores de metales. Estos elementos fueron entregados a la sede principal de la campaña en Bogotá. De acuerdo con las indagatorias de Santiago Medina ante la Fiscalía, una vez finalizó la campaña presidencial los equipos traídos de Estados Unidos fueron devueltos a la familia Sarria por el coronel Osorio.Todo este episodio podría parecer relativamente normal de no ser porque todas las partes lo negaron y porque alguien se tomó la molestia de desaparecer la documentación oficial sobre el viaje. En la Fiscalía esto se interpreta como si pudiera haber algún interés en que no se supiera quiénes acompañaron a Elizabeth de Sarria y a Osorio en el viaje a Estados Unidos. Tanto la Fiscalía como Avianca están tratando de establecer qué pudo haber pasado con esos registros.Ante la revelación de estos nuevos hechos, la situación jurídica del coronel Osorio parece enredarse cada día más. Y él debe haberlo entendido así porque hace unos días inició una batalla judicial para lograr que su proceso sea trasladado de la justicia sin rostro a la justicia ordinaria, con lo cual podrían mejorar sus condiciones procesales. nn El registro de salida del país de Elizabeth Montoya no ha sido localizado en los archivos del DAS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.