Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2010 12:00:00 AM

De El Niño a La Niña

En 2010 El Niño tuvo a medio país muerto de sed, y desde mitad de año La Niña lo tiene inundado. Colombia tendrá que ajustarse a esta realidad climática extrema.

Desde que se tiene registro, difícilmente se encontrará en la historia reciente del país un año con cambios climáticos tan dramáticos y consecuencias que han empezado a modificar la forma de vida de los colombianos. Desde 2007 los fenómenos de El Niño y La Niña, unidos a los efectos del cambio climático, han trastocado el régimen tradicional del país, al hacer mucho más intensos los periodos de lluvias y más severas las temporadas secas, ambos con efectos desastrosos.

El 2009 terminó con el fenómeno de El Niño (calentamiento de las aguas del océano Pacífico) en pleno desarrollo y así arrancó 2010: intenso verano y ausencia de lluvias. El verano que abrazó gran parte del territorio nacional dejó a 120 municipios sin agua para beber, causó incendios en 347 municipios y más de 33.000 hectáreas se incendiaron. Los embalses estuvieron por debajo del 50 por ciento y hubo que encender las termoeléctricas. El Niño hizo que en varias ciudades se llegara a temperaturas increíbles. Bogotá, 24,5 grados; Medellín y Bucaramanga, a 35 grados; Cali, 36; Neiva, 39 y Puerto Carreño, 40,5 grados. El verano fue tan intenso que el río Cali se secó y los rios Magdalena y Cauca quedaron reducidos, en algunas partes, a quebradas. El calor era tema obligado en cualquier conversación.

El Niño se fue con las primeras lluvias de mayo. Pero apareció La Niña (enfriamiento de las aguas), causando los mayores desastres en la historia del país, pues trajo lluvias nunca antes vistas. Según los científicos, esta Niña es la peor que ha tenido el planeta, al superar las de 1973 y 1988, que habían sido las más fuertes.

Al cierre de esta edición, el número de damnificados por el invierno ascendía a 2.121.894 personas en 696 municipios, la mayoría en la costa caribe. Entre agosto y diciembre, coincidieron en el Caribe la temporada de lluvias normal y La Niña, para acabar de inundar todo. En noviembre, en Barranquilla llovió un 200 por ciento más que el promedio para esa ciudad. El hecho más dramático ha sido el rompimiento del Canal del Dique, que hizo que el río Magdalena encontrara un nuevo vertedero del poderoso caudal, en el que sumergió poblaciones enteras como Manatí, Santa Lucía, Candelaria, Campo de la Cruz y Repelón. De igual forma, dejó un millón de hectáreas de cultivos afectadas y la infraestructura vial en estado crítico. Reconstruir todo puede costar más de 10 billones de pesos, y aún no se sabe lo que pasará en las miles de hectáreas inundadas en Atlántico.

Para Ricardo Lozano, director del Ideam, el gran impacto que tuvo La Niña este año en Colombia fue la eliminación de la temporada seca del centro del país, de julio a agosto. De hecho, julio fue el séptimo mes más lluvioso en la historia del país. Y lo peor es que empató con la temporada de invierno habitual de octubre y noviembre, y ahí fue el desastre mayor: inundaciones en gran parte del país y ríos que se salen de su curso.

Como estos fenómenos de El Niño y La Niña se prolongan por 10 y 11 meses, todavía faltan algunos meses más para que el clima en Colombia retorne a unas condiciones relativamente normales. Como La Niña intensifica las lluvias, el próximo año coincidirá con la tradicional temporada de lluvias del centro del país entre los meses de marzo y abril. Ya el Ideam está alertando que en abril podría presentarse otra ola invernal extremadamente fuerte en la región andina, justamente donde está la mayor parte de la población colombiana.

Lo cierto es que Colombia tendrá que adaptarse a las nuevas circunstancias climáticas, con periodos más intensos de verano y de lluvias, especialmente torrenciales. El ajuste será obligado para reducir la vulnerabilidad por el cambio climático, que ya fue provocado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.