Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/2006 12:00:00 AM

De remate

Salen a la venta miles de bienes que pertenecían al narcotráfico. Se espera recaudar más de 500.000 millones de pesos para construir cárceles.

Por fin se va a hacer algo con los bienes que se les han quitado a las mafias. En 14 años de existencia de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE), sólo ocho propiedades se han vendido. El resto se han acumulado ociosas siendo presa fácil de la desidia y la corrupción. Pero a partir de esta semana parece que las cosas van a ser a otro precio. Apartamentos, casas, quintas, locales, bodegas y lotes por todo el país, y que ya son propiedad del Estado, se comienzan a ofrecer en remate público.

La primera etapa de esta ambiciosa transacción busca recaudar 40.000 millones de pesos antes de fin el año, que serán destinados para la construcción de cárceles. Para eso ya hay 694 bienes en oferta. Se harán nuevos remates en los próximos tres años.

Que esto salga adelante es una de las prioridades que tiene Carlos Albornoz, el actual director de la DNE. Desde su llegada, y con base en un instructivo aprobado por el Consejo Nacional de Estupefacientes, se dio a la tarea de seleccionar las inmobiliarias a través de las que se hará la oferta. Son 12 las escogidas que, según lo aprobado por el gobierno, ganaran comisiones de venta hasta por el 7 por ciento de la transacción.

El procedimiento está diseñado para garantizar la transparencia, dice Albornoz. De funcionar como está planeado, las negociaciones no tendrán mayor dificultad. Por Internet los interesados pueden consultar en las páginas de la DNE y de las inmobiliarias el listado de los inmuebles. Estas firmas se encargarán de avaluarlos y publicitarlos. Además, serán las que reciban las ofertas de compra, previa una consignación del 20 por ciento del valor base de la subasta.

Luego de que alguien ofrezca por un bien habrá un plazo de 10 días para recibir nuevas ofertas. Este tiempo será utilizado para verificar antecedentes de la persona que va a comprar y origen de sus recursos. De esta forma se busca evitar que los bienes queden en manos de testaferros de los originales dueños o que en ellos se inviertan dineros de dudoso origen.

Cumplido el plazo, si sólo hay una oferta, se venderá directamente. De existir otros interesados, se harán ofertas en sobre cerrado. Como cualquier subasta, quien ofrezca más se quedará con el bien. A los otros oferentes se les reintegrará el dinero en menos de una semana. Igualmente existirá una oficina de atención de quejas para garantizar que todo se haga adecuadamente.

La DNE entregará todas las propiedades libres de cualquier deuda de impuestos, servicios públicos o gastos de administración desde el momento en que se incautó. Si antes de esa fecha existe alguna deuda, le corresponderá al nuevo comprador ponerse al día antes. Y en caso de existir algún contrato de arrendamiento vigente, se le trasladará al nuevo propietario.

La oferta de estos inmuebles ha despertado mucha expectativa, pues en la mayoría de los casos los narcotraficantes hacían inversiones en predios valiosos y de buena ubicación. Además, los bienes van a salir con un descuento alrededor del 15 por ciento de su valor comercial, con lo que el gobierno busca hacerlos más atractivos.

El reto es grande para una entidad como la DNE que ha tenido cuestionamientos por sus históricos malos e ineficientes manejos. La venta de estos inmuebles ayudará a descongestionar el volumen absurdo de propiedades que tienen a su cargo pocas personas. Además, es un paso adelante en materializar aquello de que el crimen no paga. Sólo falta esperar que por el afán en cumplir las metas, no se incurran en improvisaciones y en laxitudes a la hora de aplicar los controles previstos para garantizar la transparencia en el proceso. Lo único cierto por ahora es que en estas ofertas hay interesantes oportunidades de negocio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.