Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/13/2011 12:00:00 AM

De la 'securitización' de Uribe a la diversificación de Santos

Para Eduardo Pastrana, director de relaciones internacionales de la U. Javeriana, Colombia dejó de "mirar al norte" para hallar grandes posibilidades en una relación más estrecha con Brasil*.

“La afinidad política del gobierno de Uribe (Álvaro) con el de Bush (George) enmarcó el conflicto colombiano en la lucha global contra el terrorismo que se planteó a partir de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001”.
 
Esta es una de las principales conclusiones a las que llegó el profesor Eduardo Pastrana Buelvas, director del departamento de relaciones internacionales de la Universidad Javeriana, en su análisis titulado La política exterior colombiana hacia Sudamérica: de Uribe a Santos.

El artículo fue presentado en el IX Curso para Diplomáticos Sudamericanos, que se celebró en Rio de Janeiro en el Palacio de Itamaraty entre el 4 y 15 de abril de 2011.
 
Pastrana agrega que el presidente Juan Manuel Santos, por su parte, ha dejado la doctrina del neo-respice polum (mirar al Norte) por un nuevo enfoque: neo-respice similia (mirar a los semejantes). Es decir, la nueva doctrina “busca ampliar el espectro del relacionamiento internacional de Colombia y, sobre todo, reconstruir las relaciones con los Estados latinoamericanos”.
 
Las diferencias, en la práctica, tienen repercusiones sustanciales. Por un lado cambiaron las prioridades en la agenda temática de las relaciones exteriores de Colombia. Se pasó de la “securitización” y "terrorización" a un compendio de nuevos temas. Y por el otro, en el afianzamiento de sus relaciones con América Latina, el país ha encontrado nuevas oportunidades como lo es la relación con Brasil.
 
El autor resume la historia reciente de las relaciones de Colombia con Estados Unidos. Al respecto vislumbra un mayor equilibrio de la política exterior con ese país, comparada con la de la era Uribe que en criterio de Pastrana le causó “extrema vulnerabilidad”.
 
El académico destaca el hecho de que Colombia, en los últimos meses, haya vuelto los ojos a América Latina. Y menciona hechos que refrendan esa nueva postura como el nombramiento de la excanciller María Emma Mejía en la secretaría de Unasur, el restablecimiento de las relaciones con Venezuela y Ecuador, y el “descubrimiento de Brasil”.
 
Al respecto de Venezuela, Pastrana recuerda el “deterioro gradual” que sufrió la relación bilateral debido a la coincidencia de los gobiernos de Uribe y Chávez, pero resalta la recuperación del diálogo en la era Santos. No obstante, “persisten temas de alta sensibilidad sin resolver”, aduce, como la determinación de Venezuela a combatir a las Farc.
 
Con Ecuador, tras la ruptura de las relaciones por el bombardeo del Ejército colombiano al campamento de 'Raúl Reyes' en su territorio, en marzo de 2008, las relaciones han entrado en una etapa nueva, “una política de ‘buena vecindad’, arguye Pastrana.
 
El académico enfatiza en la recuperación de la confianza entre los dos países, tras la llegada de Santos a la administración. Pero advierte: “esta nueva etapa de las relaciones binacionales debe estar enmarcada por políticas conjuntas que permitan un mayor conocimiento entre dos sociedades tan cercanas geográficamente, pero que poco saben la una de la otra. De esta manera, cada uno podría comprender mejor la situación de su vecino, contrastando la imagen que se tiene del otro con lo que en realidad sucede”.

En la parte final del artículo, Pastrana da cuenta de la importancia que ha cobrado Brasil para Colombia. Aduce que en esa relación hay enormes posibilidades de que los dos países se conviertan en socios estratégicos “para la recuperación de su identidad latinoamericana en el proceso de construcción de Sudamérica a través de la profundización de UNASUR y la expansión y consolidación de MERCOSUR”, concluye.
 
* Vea todo el artículo aquí, con la autorización de la FUNDAÇAO ALEXANDRE DE GUSMÃO (FUNAG).
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.