Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2006/02/12 00:00

¿De verdad le interesa la alcaldía de Bogotá?

Francisco Santos le contesta esta pregunta a María Isabel Rueda.

Espérese a que se destape la relación de los parlamentarios que han tenido vínculos con el paramilitarismo...

M.I.R.: Oí comentar en un almuerzo que dizque recientemente se lució en un programa de la 'BBC' de Londres. Y que no sólo por los argumentos con los que defendió a Colombia, sino por el excelente inglés con el que los expuso. ¿Siente un fresquito? F.S.C.: Pues oír de vez en cuando que uno está haciendo las cosas bien produce un respirito. Esto es tan duro, tan tenaz, tan desagradecido, que da ánimos para seguir haciendo más de lo mismo. M.I.R.:¿Cómo se las ha llevado con la Canciller? F.S.C.: Mire: la imagen de Carolina Barco afuera, usted no se la imagina. Uno habla con los cancilleres de los demás países y Carolina es una semidiosa. No se ría, se lo digo en serio. Ha logrado un nivel de credibilidad impresionante. Yo he secundado su labor y es mucho lo que se ha logrado. Cuando nos eligieron, había países que no querían ni siquiera saludar al nuevo gobierno. M.I.R.: Estaba muy bien montado el 'lobby' en contra? F.S.C.: Uff, sí. Ese lobby era una máquina diplomática de una sofisticación... y un año después se había logrado la declaración de Londres en la que se apoya la seguridad democrática. Dos años después, la declaración de Cartagena. Ahora se logra el apoyo a la Ley de Justicia y Paz? M.I.R.: ¿Cuál ha sido el momento más difícil ¿Cuando le tiraron un frasco de tinta? F.S.C.: Ese fue un incidente. No es que haya habido un momento especialmente difícil. Ha sido un proceso en el que uno va moviendo la cerca?Y hoy uno ve en los gobiernos, en los Parlamentos, en los partidos socialdemócratas y demócratacristianos un entendimiento de lo que se está haciendo en Colombia. Obviamente no faltan las críticas, pero empieza a haber un reconocimiento. M.I.R.: ¿Los más duros han sido Francia y Suiza? F.S.C.: Yo no diría que Suiza. Juega un papel, y en eso se cuida. Pero Francia ha sido muy difícil. Entre otras porque hay una campaña muy bien montada sobre Íngrid Betancourt, que se volvió un tema electoral francés. Eso es a costa del gobierno colombiano. A uno lo indigna ir a París y ver en la alcaldía un aviso en el que dice: Íngrid Betancourt retenida, en lugar de decir que la secuestró una organización? Han logrado voltear la torta, hasta el punto de que Francia, en el tema de la política exterior de Colombia, ha sido tremendamente negativa, difícil y dura. M.I.R.: En esta misma sección, el presidente Gaviria expresó la semana pasada su legítima preocupación de que muchos candidatos al Congreso están negociando con los paramilitares a qué zonas pueden ir, cuántos votos amarran, qué garantías tienen? F.S.C: Lo primero que puedo decirle es que somos víctimas de nuestro propio éxito. Los parlamentarios en esta campaña van a poder ir a muchas zonas a las que no podían ir antes. Eso hace más complejo el tema de protegerlos a todos. Dos, el gobierno ni cohonesta ni permite ninguna negociación con los paramilitares para ningún tipo de objetivo. La única negociación aceptable es la desmovilización y el desmonte del paramilitarismo. Y donde existan casos, que por favor los denuncien ante la Fiscalía. La generalización es un mecanismo que se ha utilizado para desprestigiar al gobierno y eso le hace mucho daño al país. M.I.R.: Pero Gaviria también dijo aquí que no se explica por qué el gobierno del presidente Uribe no rechaza las adhesiones de personas vinculadas con el paramilitarismo a las listas uribistas? F.S.C.: Miremos las listas uribistas. El Partido Conservador es autónomo en su integración. El partido de la 'U' las ha rechazado, Juan Manuel ha sido muy coherente en eso. Y Germán Vargas también las ha rechazado?¿Cuáles son los rechazos que se necesitan? Al candidato que tenga algo que ver con el paramilitarismo le va a pasar lo mismo que a los candidatos que en el pasado tuvieron vínculos con el narcotráfico: eso se va a terminar sabiendo, y con pruebas. M.I.R.:¿ Una especie de proceso 8.000? F.S.C.: Sí. Espérese y verá cuando se destape esa relación de los parlamentarios que han tenido vínculos con el paramilitarismo. M.I.R.: La oposición se está moviendo muy nerviosamente. Dice que no sólo no tiene garantías políticas, sino físicas? F.S.C.: Lo primero que no podemos hacer es politizar el tema. El gobierno tiene un reto inmenso de proteger candidatos en regiones donde, le repito, antes no podían ir y ahora sí pueden. No se le olvide que a nosotros nos tocó hacer campaña desde un hotel. Este gobierno se la va a jugar a fondo en el tema de las garantías de seguridad. Obviamente hay límites, porque el presupuesto no es ilimitado. Pero el Presidente tiene como una obsesión la de proteger a la oposición. Todas las entidades del Estado van a estar haciendo lo que sea para ello. Por eso es tan importante no politizar el tema, para no deslegitimar la democracia. M.I.R.: ¿No será que más que politizar el tema, la oposición realmente siente que aquí se está legitimando el paramilitarismo y el narcotráfico, y que además se les está abriendo la puerta para hacer política? F.S.C.: Eso no es cierto. Este es el primer proceso de paz en el mundo, y me lo dijo el Fiscal de la Corte Penal Internacional, en el que se van a ir 300, 400 líderes a la cárcel. Eso no es negociable, la ley ya está aprobada. Aquí hay una comisión de una independencia incuestionable, cuya misión es hacer todas las verificaciones de desmonte del paramilitarismo y de no injerencia en política. No sólo hay que desmontar el aparato militar, sino el mental. Y eso va a tomar tiempo. Sacar 18.000 hombres armados de la guerra elimina un problema inmenso y lo cambia por uno de policía, porque el problema se vuelve el de la investigación de organizaciones mafiosas, que es otra cosa distinta a la de estar enfrentando un ejército. M.I.R.: ¿Cómo sabemos que no están entregando unas armas, quedándose con el negocio, para después comprar otras armas, y listo el paz y salvo? F.S.C.: Uno parte de la base de que hay una negociación y, sin ser ingenuo sí hay unas desmovilizaciones claras. En muchas regiones ellos ya no están. Pueden quedar ciertas estructuras mafiosas, pero ese es otro problema. El que vuelva al narcotráfico se va a ir. Por eso la suspensión de las extradiciones tiene un condicionamiento. Cuando ese condicionamiento no se cumpla ahí está la espada de Damocles. El Presidente ha sido claro en que el proceso con los paramilitares necesita seriedad para generar credibilidad y contrición. Eso se logra al someterse a la Ley de Justicia y Paz. M.I.R.: Pero van a influir en las elecciones, como han venido haciéndolo y seguirán haciéndolo. Lo mismo que la guerrilla? F.S.C.: Con el control territorial que hemos recuperado pretendemos disminuir la influencia de estas organizaciones. Que pueden hacer atentados, claro, van a tratar de hacerlos. Por eso necesitamos que en estas elecciones todo el plan de democracia y el trabajo de adonde van a ir los candidatos sea muy coordinado con la Policía y las Fuerzas Militares. No nos olvidemos cómo fueron las elecciones de 2002, acordémonos de dónde venimos. Aquí se ve una mejoría. La situación sigue siendo difícil, pero si tenemos una discusión franca sobre este tema y no se utiliza como un argumento político para desprestigiar la democracia, vamos a poder proteger a la mayoría de los candidatos en la mayoría de lugares. M.I.R.: Quedó la sensación de que el DAS estaba tomado por el paramilitarismo? F.S.C.: Es una sensación equivocada. Se creó un tema de ingobernabilidad, pero el DAS es una institución que se depura a ella misma. Encargar al viceministro Peñate como director es una buena decisión, porque es un hombre que sabe trabajar en equipo. M.I.R.: Y esa denuncia del 'Miami Herald' de que dizque familiares del viceministro trabajaron con 'Jorge 40'? F.S.C.: ¡Qué carajo! Los tenía era chantajeados, extorsionados. La pelea que tiene 'Jorge 40' con Peñate es tremenda. Es una locura. M.I.R.: A la última pregunta, la única respuesta que no le acepto, la única, es "aquí estaré hasta que lo que diga el Presidente". ¿Le interesa la Alcaldía de Bogotá? F.S.C.: Por ahora no. M.I.R.: ¿Por ahora significa en los próximos seis meses? F.S.C.: Estoy dedicado es a acabar esto, de verdad. Se presenta un nuevo escenario, el de la reelección, y a mí me interesa que el Presidente sea elegido porque eso es bueno para el país. Lo que se necesite para ello cuenta con toda mi lealtad y decisión. M.I.R.: ¿Y en el escenario de que el Presidente le diga gracias, Pacho, pero necesito nuevas alianzas políticas en la Vicepresidencia? F.S.C.: No lo he pensado, pero tengo cosas claras. Si el señor Peñalosa se lanza para la alcaldía en 2007, sería la mejor persona para Bogotá. M.I.R.: Pero la Alcaldía es un plato atractivo? F.S.C.: Un puestazo. Es mucho lo que se puede hacer ahí. M.I.R.: ¿Entonces sí? F.S.C.: No necesariamente, de verdad. Creo que si Enrique se lanza, podría ser otra vez alcalde de Bogotá. M.I.R.: O sea que con Enrique no hay Pacho, pero sin Enrique sí? F.S.C.: De pronto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.