Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/28/1993 12:00:00 AM

DEBATE EN EL AIRE

Un aparato del tamaño de un radio hubiera podido evitar todo el debate sobre la seguridad aérea.

DEBATE EN EL AIRE
DOS SEMANAS DESPUES del accidente del jet 727 de Sam, que dejó 132 muertos, el debate sobre la seguridad aérea sigue encendido en el país. Y alcanzó su punto máximo el miércoles de la semana pasada en la Comisión Vl de la Cámara de Representantes, al presentarse un encendido enfrentamiento de más de cinco horas entre pilotos y empresarios de varias aerolineas colombianas. Unos en defensa y otros en contra de la administración de Aerocivil, que encabeza José Joaquín Palacio Campuzano.
El debate, en realidad, lo reabrió el accidente del avión de Sam, y hasta que la Boeing no dé los resultados finales en el análisis de la caja negra, no se sabrá con exactitud cuales fueron las causas del incidente. Sin embargo, entre los conocedores del tema ya parece haber un consenso. Como lo dijo Enrique Santos Calderón en su columna de El Tiempo,"Lo más probable es que haya sido error del piloto. Como tambien es posible que este haya sido agravado por la falta de las necesarias radioayudas".
Lo curioso, sin embargo, es que, desde el punto de vista técnico, todo el debate parecería ser obsoleto. Porque más alla de todas las radioayudas de las que se ha venido hablando, desde 1988 un grupo de expertos de 32 países pertenecientes a la Organización de Aviación Civil lnternacional (OACl) diseñaron un sistema que, al parecer, hubiera podido evitar el accidente. Se trata del Global Positionig System -GPS-, un aparato que tiene el tamaño de un radio de automóvil y que permite saber con fidelidad el lugar exacto en donde se encuentra una aeronave.
Este nuevo instrumento, que puede costar entre 2.000 y 10.000 dólares según Ia sofisticación del equipo, no necesita de una estación territorial sino de una satelital para saber su ubicación en el espacio. Esto hace que aumente la seguridad en los vuelos, ya que el avión es vigilado continuamente en la totalidad del planeta, incluso en los lugares desprotegidos de radiofaros como océanos, selvas y desiertos.Y los posibles malos entendidos y las interferencias de la comunicación vocal entre un controlador aéreo y el capitan de una nave no se volverán a presentar gracias a la transmisión digital y computarizada de datos.
Los costos del sistema -incluyendo el uso de los satélites-, son menores que los de las radioayudas tradicionales, y los GPS resultan mucho más práctícos que poblar todo un país con radiofaros. Para el caso específico de Colombia resulta aún más ventajoso, si se tiene en cuenta que el país tiene una abrupta topografía y que en cualquicr momento una acción terrorista de los grupos alzados en armas puede acabar con varios de ellos en cuestión de muy pocos días.
No se trata,además, de un instrumento nuevo, ni difícil de adquirir. Es más, ya son varias las aerolíneas extranjeras y algunas nacionales que usan el equipo en la mayoría de sus aviones. Lo que no se puede entender, teniendo en cuenta la economía del instrumento, es cómo las aerolíneas no han equipado todas sus naves con este aparato, y cómo la Aerocivil no ha exigido tenerlo para conceder el permiso de realizar vuelos comerciales. Porque la verdad es que si no se tienen en cuenta los desarrollos tecnológicos de los últimos años, el debate -y eso sería una paradoja terrible en este caso- podría quedar en el aire. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.