Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/23/2011 12:00:00 AM

Debate sin fin

La CAR revivió una medida de hace diez años que limita el crecimiento de la capital hacia el norte. La medida afecta muchos intereses, y la pelea apenas empieza.

¿Hasta dónde debe llegar Bogotá? El tema es trascendental y ha sido motivo de un encendido debate entre empresarios, ambientalistas, políticos y expertos. Una reciente decisión de la CAR, sin embargo, parece ponerle fin y darles la razón a quienes creen que la expansión de la ciudad debe tener un límite hacia el norte: revivió una orden del año 2000, nunca ejecutada, del Ministerio de Medio Ambiente, que declara zona forestal una extensión de casi siete mil hectáreas.

El punto ha enfrentado a la ciudad y al departamento, y no es una coincidencia que esas posiciones se hayan reflejado en las reacciones de las autoridades de cada ente. El gobernador de Cundinamarca, Andrés González (miembro de la junta de la CAR), manifestó que la medida “es histórica y un paso fundamental para enfrentar el cambio climático”. Por el contrario, el secretario de Medio Ambiente de Bogotá, Juan Antonio Nieto, alega que no tiene sentido una reserva forestal donde “el 96 por ciento de los predios son hoy cultivos, residencias y colegios”. Del mismo modo, mientras ambientalistas y líderes de opinión celebran la medida, algunos propietarios la consideran nefasta, pues temen que sus predios bajen de precio ante la prohibición de construir en ellos.   

La creación de esta reserva forestal se ha debatido durante más de una década. En el año 2000, en la alcaldía de Enrique Peñalosa, la Nación ordenó establecerla con el fin de que los cerros orientales pudieran conectarse con el sistema de humedales y el río Bogotá. La decisión era clave para prevenir el riesgo de inundaciones como la que se produjo en la pasada ola invernal. Según la CAR, ese sistema natural se estaba viendo amenazado por “la expansión no planificada de Bogotá hacia Chía”. Sin embargo, la orden pasó una década sin ser implementada mientras reposaba en manos del Tribunal de Bogotá y del Consejo de Estado. Por la falta de decisión, la ciudad siguió creciendo.  

Ante el hecho de que no se aplicaba la norma, el candidato a la Alcaldía Gustavo Petro interpuso un incidente de desacato a la entidad, que se resolvió el pasado martes 19 de julio. Nieto señala que es “lamentable que una decisión de esta magnitud se haya tomado solo bajo el temor de una sanción”.

El problema de la reserva forestal, la primera frontera que se le pone al crecimiento de la ciudad (por motivos ambientales), es que Bogotá tenía otros planes para desarrollar en esa área. En el Plan Zonal del Norte que había firmado la alcaldía de Samuel Moreno (que abarca una zona aún más extensa que la reserva) se tenía pensado construir un parque metropolitano, una terminal de buses y 130.000 viviendas. Esa decisión representó un gran atractivo para los constructores, que, ante la escasez de lotes en la ciudad, habían comprado esos predios mediante inversiones multimillonarias. 

Pero con la decisión de la CAR, ya no se podrá hacer nada que afecte la conservación. Quedó prohibido expedir en esos terrenos licencias de construcción y extender las áreas de los cultivos existentes. La entidad tiene un año para regular el tema en profundidad y para establecer las circunstancias en que el uso residencial o de infraestructura pueda ser autorizado.

Entre los propietarios hay gran incertidumbre. Temen que por la medida los precios de sus terrenos se desplomen y que, en cambio, los de los que quedan fuera del área se desborden. La Fundación Torca Guaymaral y Asodessco, agrupaciones de vecinos, han pedido también una indemnización por “la ausencia de normas a lo largo de diez años”.

Los dueños de predios van a demandar la resolución de la CAR y se anticipa otro largo pleito jurídico. El hecho de que dos de los principales protagonistas del debate estén enfrentados en la competencia por la Alcaldía –Enrique Peñalosa, quien se opuso a la reserva, y Gustavo Petro, que ha liderado su implementación– hace pensar que el largo debate apenas está comenzando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.