Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2011 12:00:00 AM

"Debemos tener cuidado de no convertir los debates en una lucha de posiciones religiosas"

El presidente de la Comisión Primera del Senado, Luis Fernando Velasco, explicó cuáles son los desafíos de la célula legislativa, qué significa que el Partido Liberal la presida, y por qué, en su criterio, aflorarán diferencias en la Unidad Nacional.

Después de ocho años en los que el Partido Liberal no presidía la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, este miércoles, el senador Luis Fernando Velasco fue elegido presidente de esa célula legislativa.
 
La elección en ese cargo tiene una especial importancia si se tiene en cuenta que quien preside la comisión es el encargado de dar la palabra a los legisladores, abrir y cerrar las sesiones, repartir los proyectos para su estudio, designar las comisiones accidentales (para estudiar algunos problemas que se presentan), entre otras. Esta comisión es la que discute los proyectos de ley sobre derechos fundamentales y los actos legislativos que buscan la modificación de la Carta Política.
 
Su elección ratificó el auge de esa organización política después de haber estado ocho años en la oposición. Pero la elección de Velasco no fue la única conquista de la organización en el momento de elegir las mesas directivas. En la Cámara de Representantes ya había sido elegido presidente de la corporación Simón Gaviria y este mismo miércoles fue elegida presidente de asuntos constitucionales la representante Adriana Franco, del mismo partido.
 
La presidencia de la Comisión Primera (de asuntos constitucionales) le correspondía a Cambio Radical, pero ese partido no tiene representación en esa célula legislativa. La U y los conservadores no estaban de acuerdo en que los liberales ocuparan ese cargo, pues en la Cámara los liberales ya se habían quedado con la presidencia de la Comisión Primera. Sin embargo, el Partido Verde, el PIN y el Polo respaldaron esa postulación y al final derrotaron a los conservadores y a La U, con ocho votos contra seis.
 
A propósito de su elección, Semana.com habló con el senador Velasco, quien explicó cuáles son los retos de la célula legislativa, por qué considera que las diferencias entre los partidos de la Mesa de Unidad Nacional aflorarán el año entrante y qué pueden esperar los legisladores de su gestión.
 
Semana.com: ¿Cómo fue el acuerdo para que lo eligieran?
 
Luis Fernando Velasco: Comencé mi campaña el sábado pasado. Después de una conversación con el senador Juan Manuel Galán, la bancada del Partido Liberal me pidió que llevara mi aspiración a la comisión.

Cambio Radical tenía que asumir la presidencia, pero no tiene representación en la comisión. La U argumentó que no era sano que el Partido Liberal tuviera la presidencia de las comisiones primeras de Cámara y Senado. La bancada de La U tuvo como aliado al Partido Conservador. Al final los demás partidos me eligieron.

Terminada la elección, propusimos que la vicepresidencia quedara a cargo de La U, y la asumió Juan Carlos Vélez Uribe, con los votos de los liberales, lo que demuestra lo generosos y poco rencorosos que somos (risas).
 
Semana.com: ¿Cuáles son los principales retos de la Comisión Primera?
 
L.F.V.: El principal reto es lograr que los proyectos que lleguen a la comisión se debatan de verdad. No soy de los que creen que el Congreso deba reivindicar el número de iniciativas aprobadas como un logro, sino la calidad y la profundidad del trabajo. A mi juicio tienen que valer las negadas, porque son inconvenientes o porque fueron mal presentadas. Por eso considero que lo más importante es contar con tiempo suficiente para hacer buenos debates y sacar buenas leyes.
 
Semana.com: ¿Qué importancia tendrá la Reforma a la Justicia en la agenda de la célula legislativa?
 
L.F.V.: Ese tema es fundamental. Los colombianos debemos tener mucho cuidado, pues la discusión de esa reforma no puede ser ni un consenso ni la resolución de un problema de élites. Desde luego debe estar en la discusión temas como el equilibrio y la autonomía de poderes. Pero la preocupación debería ser cómo hacemos una justicia más cercana al ciudadano, que resuelva realmente sus problemas. Tenemos que dedicarles más tiempo a los temas del día a día de los colombianos para que vuelvan a creer en la Justicia. El objetivo es que el resto de la jurisprudencia sea tan ágil como la tutela.
 
Semana.com: El presidente del Congreso, Juan Manuel Corzo, en sus primeras declaraciones cuestionó a la Corte Constitucional. Dijo que ese tribunal se arrogó el derecho de legislar. ¿Cuál es su opinión al respecto?
 
L.F.V.: El doctor Corzo plantea una tesis que no se puede descalificar de entrada. La reciente sentencia sobre las parejas homosexuales es muy importante porque la Corte dice que, por un lado, la Constitución es un pacto social que contiene derechos desde 1991 están sin desarrollar. Pero también que el llamado hacer la tarea es el Congreso, a través de leyes o estatutos, para que los ciudadanos puedan tener acceso a esos derechos. Poco a poco nos estamos acercando al plano ideal, en el que los principales temas del país se debaten ene l Congreso. Por eso son bienvenidos argumentos como los del senador Corzo. Lo importante es que se haga una buena discusión en la que participen todos.
 
Semana.com: ¿Cómo se concilian proyectos de reforma constitucional cuando los presidentes, el del Congreso y el del la Comisión Primera, pertenecen al Partido Conservador y al Partido Liberal?

L.F.V.:
El Congreso, como la sociedad colombiana, es la suma de distintas expresiones. Lo que hace básicamente es intentar hacer consensos sociales para que las tensiones se resuelvan con leyes, de manera pacífica y no violenta. Se concilia con el debate. El doctor Corzo es un senador de la comisión que actúa como uno más de los 18 que la integran. Y yo actúo en la plenaria como uno de los 102 senadores. Lo que tenemos que hacer desde nuestras posiciones es dar es garantías. Como buen demócrata que considero que es, y lo mismo digo para mí, creo que uno no puede convertir un dogma personal en una posición de toda la sociedad. Por eso debemos tener cuidado de no convertir los debates en una lucha de posiciones religiosas, sino hacer leyes convenientes para la sociedad, no que representen a la mayoría, sino que no golpeen los derechos de las minorías.
 
Semana.com: Usted está hablando de la marca que ha tenido el arranque de esta legislatura, con un debate muy polarizante, que es el de los derechos de las parejas homosexuales…
 
L.F.V.: Ese tema hay que abordarlo, aunque no se resuelva ya. Supongo que vale la pena llevarlo a la Mesa de Unidad Nacional, pero también se deben tener en cuenta los argumentos de las minorías políticas que están en la oposición. Su visión debe ser respetada. Temas como este trascienden los acuerdos de partidos y vinculan a todos los sectores. Pero no estoy seguro de que cuente como una de las prioridades, pues como dije, la reforma a la justicia va a ocupar buena parte del tiempo.
 
Semana.com: En un ambiente electoral, ¿cuál cree que será el futuro de la Unidad Nacional?
 
L.F.V.: Los temas regionales tienen una dinámica distinta. Me contó un senador que, en su región, el exministro Óscar Iván Zuluága pidió a los dirigentes de La U que se aliaran con los conservadores. Pero esas dinámicas no las manejaba Uribe cuando era presidente, menos como expresidente. Las elecciones locales tienen su propio camino. En algunos sitios La U estará aliada con el liberalismo, en otros, los candidatos estarán enfrentados. Los cruces van a ser de otro tipo. En octubre volveremos a la normalidad.
 
Lo interesante serán las posiciones centrales en debates sobre derechos fundamentales, como el de las parejas del mismo sexo. Y si se lleva al Congreso el proyecto para desconocer la sentencia de la Corte Constitucional sobre el aborto, se dará otro gran debate. No habrá rupturas, pero si se evidenciarán las diferencias entre socios de la Unidad Nacional.
 
Semana.com: ¿Cómo cree que va a ser esta legislatura?
 
L.F.V.: Un primer semestre un poco traumático porque evidentemente los parlamentarios están pensando en las elecciones regionales y eso tendrá un impacto muy fuerte. El gran debate se dará en el próximo semestre de legislatura, el primero del 2012, cuando se profundicen las posiciones.
 
Semana.com: ¿Qué significa que el Partido Liberal haya vuelto a presidir la Comisión Primera del Senado después de ocho años?
 
L.F.V.: Primero, es un reconocimiento a una tarea parlamentaria seria y juiciosa de todos los senadores del partido. El liderazgo en la Ley de víctimas y la participación en discusiones como la reforma a las regalías, entre otras. Es cada día más claro y reconfortante que se está reconociendo que el liberalismo ha aportado ideas para gobernar este país. Y en segundo lugar, un honor que trae una gran responsabilidad.
 
Semana.com: ¿Qué pueden esperar los integrantes de la Comisión?
 
L.F.V.: Carácter, independencia, seriedad y garantías para el debate.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.