Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/16/2011 12:00:00 AM

Defensa de Iván Moreno le dice al Procurador: "Si no le gusta la Constitución, renuncie"

El abogado Jaime Araujo echó mano de sus conocimientos de derecho constitucional para defender a su apoderado y, de paso, atacar al procurador por sus declaraciones contra el aborto y el matrimonio gay.

El juicio en la Produraduría al senador Iván Moreno Rojas se reanudó este lunes, después de varios intentos. Moreno es procesado por el Ministerio de Control por su presunta injerencia a favor de su esposa en la entrega de territorios para la instalación de unas bombas de gasolina y por el presunto cobro de comisiones al grupo Nule para la asignación de obras en el Distrito.

Dentro de la estrategia jurídica de Moreno, su abogado, el exmagistrado Jaime Araujo Rentería interpuso una tutela en la que solicitó el cambio del procurador Alejandro Ordoñez. Sin embargo, la tutela fue negada por el consejo seccional de judicatura, y en consecuencia, la audiencia pública se tuvo que celebrar.
 
Los Moreno y las interceptaciones ilegales

El abogado Araujo comenzó su argumentación emitiendo a los asistentes un editorial del periodista Juan Gossaín en el que se describe la información hallada por la Fiscalía en las instalaciones del DAS una vez el ente de control comenzó las investigaciones por las interceptaciones ilegales.

En la grabación, Gossaín se muestra indignado por la llamada Operación Amazonas, del DAS, que tenía entre otros fines el desprestigio y la división de los partidos de oposición al Gobierno de Álvaro Uribe.

“Presión, amenazas y chantaje, desinformar a la población que se encuentra a favor de los detractores del Presidente, generar división”, dice Gossaín. Adicionalmente, el editorial radial menciona la “guerra jurídica”, como parte de esa estrategia contra la oposición.

Acto seguido Araujo procedió a dar una extensa explicación de lo que significa el Estado de Derecho. Dijo: en lo países civilizados se respeta la oposición.

“Hoy vemos las consecuencias de eso que se llamó la Operación Amazonas. Ahí está claro que dice guerra jurídica”, dijo Araujo. Después explicó que el criterio de guerra jurídica lo entendió una vez que el General Jorge Enrique Mora adujo que un fallo de la Corte Constitucional limitaba los esfuerzos de la las Fuerzas Armadas contra la subversión, porque obligaba, incluso a la justicia penal militar solicitar su derecho a la verdad, justicia y reparación.

En criterio de Araujo, los procesos contra los hermanos Moreno, la suspensión del alcalde Samuel y la detención del senador Iván, hacen parte de esa estrategia contra la oposición, pues algunos organismos del Estado creyeron las calumnias orquestadas en la Operación Amazonas.

“El General Mora de manera exagerada adujo que la lucha contra la subversión y el terrorismo no solo era militar sino ideológica y política y también jurídica”, agregó.
 
Al procurador: si no le gusta la Carta, "renuncie"

Luego, en una clara alusión a los recientes pronunciamientos del procurador Ordoñez en contra de las sentencias de la Corte Constitucional que amparan el derecho al aborto en circunstancias especiales y en contra de los otros conceptos de familia distintos al que conforman un hombre y una mujer, el abogado sentenció: “las decisiones del tribunal constitucional son para cumplirlas”.
Araujo aprovechó su disertación para dar una clase de derecho constitucional sobre la supremacía de la Carta Política y de la guardiana de la Constitución. Dijo, por ejemplo, que el constitucionalismo surgió para limitar a los gobernantes y recordó que la instauración del Estado de Derecho costó mucha sangre.

“Nada sacamos con decir que hay unas leyes si no hay unos actores encargados de protegerla”, dijo.

Araujo recordó que en una audiencia anterior le pidió la palabra al procurador y este le respondió que no lo invitara a prevaricar. Araujo dijo no “lo he hecho, no lo hago ahora, ni lo haré en el futuro”.

Y explicó que el delito de prevaricato consiste en que un funcionario hace algo por fuera de la ley o dejar de hacer lo que está obligado a hacer. Y ahí se fue lanza en ristre.

“Razón tenía el señor (expresidente César Gaviria) Gaviria que no es abogado, es economista. Él le decía “usted puede tener la creencias respetables, o la concepción del mundo que usted quiera. Así como son respetables los que no creen en Cristo sino en Buda o en Mahoma. Esas creencias no lo pueden llevar a que usted desacate las sentencias, porque el día que lo haga, sin que yo lo invite, está prevaricando”, dijo.
 
Y después indicó que en Colombia, “la ley sobre los derechos de las mujeres no es la que usted quiera es la que la ley dice”.

Araujo recordó que el procurador defendió su posición en la radio con el argumento de que estaba en un escenario académico, pero que “pasaron otros días cuando también violó lo que dice el tribunal constitucional”, dijo refiriéndose a su intervención el viernes pasado en el Día de la Familia, cuando el procurador defendió el concepto de familia conformada por mamá y papá, en contra de los conceptos que defiende la comunidad homosexual.

Después, Araujo dijo: “En un Estado de Derecho uno obra aceptando, y por muy encopetado que yo — funcionario público— sea, puedo desconocer la supremacía de la ley, porque sin que me inviten, estaría prevaricando”.

En su defensa a Moreno, su defensa mencionó que otros países como Noruega, Finlandia y Dinamarca no se atrevieron a usar las armas porque su sociedad había superado la desigualdad. Dijo que el Estado de Derecho que había que defender era ese que la sociedad definía

“Así cuando un procurador dice qué es o no constitucional está en el filo de la navaja”, advirtió. “La ley no se puede violar bajo el pretexto de mis convicciones”, agregó.

“Señor procurador, ese es el Estado de derecho gústenos o no: que no puede acabar con la oposición, donde los contralores, los procuradores ni el presidente pueden adoptar medidas contra la oposición, y son responsables por haber violado la Constitución”, dijo.

Y acto seguido le dijo a Ordoñez que si no le gustaba la defensa de la Constitución podía renunciar. “Independientemente del juramento que hayamos hecho nuestro deber es proteger la Constitución y la ley de Colombia. Y si no le gusta, hay un camino: la renuncia, señor procurador. Si yo no estoy conforme con que la Constitución le dé derecho a la mujeres violadas, a los indígenas, o a los diversos sexuales, hay un camino: la renuncia”, reiteró. 
 
 El exmagistrado explicó con varios ejemplos por qué en un Estado de derecho, por ejemplo, no se puede apelar a la tortura para encontrar la verdad, también defendió el argumento de que el aumento de las penas para combatir un problema debe ser la última instancia a la que acudan los legisladores.

“Ahí es dónde se está torciendo el camino”, dijo refiriéndose al hecho de que, en su criterio, su defendido no ha sido tratado como inocente.

“Quien investiga tiene el deber de investigar no solo lo que me perjudica sino aquello que me favorece. Eso es lo que precisamente no se ha hecho. En este proceso ninguna de las pruebas que se pidieron por parte de la defensa fueron practicadas”, argumentó.

Araujo también defendió el principio de que en caso de que haya una duda razonable “la propia Constitución define que la decisión es a favor del investigado”.
 
"¿Cuántas investigaciones tiene la Procuraduría contra los Nule?"

El exmagistrado dijo haber quedado sorprendido cuando el procurador dijo “que no iba a investigar a los Nule, que nunca se había hecho y que tampoco lo iba a hacer ahora”.

Araujo insistió en que el procurador sí podía investigar a un particular y recordó que en casos anteriores la Procuraduría lo había hecho. “Es justicia selectiva”, dijo.

“Quiere decir que usted dolosamente ha decidido no cumplir con sus deberes. La pregunta es quién ronda al procurador general de la Nación”, agregó. En seguida Araujo citó una jurisprudencia de la Corte Constitucional en la que ese organismo asume también investigaciones a particulares y otra del Consejo de Estado que dice que, en su criterio, dice que el contratista que administra recursos públicos es un funcionario público.

“¿Qué más quiere? La confesión de los Nule de que se robaron los recursos públicos”, se preguntó y recordó que los primos Nule aceptaron los cargos ante la Fiscalía, entre ellos el de peculado.

“El argumento pobre es que como otros no lo habían hecho (investigar) usted no lo va a hacer, como si dos males sumaran un bien, como si dos bandidos formaran un hombre honesto… Pero el argumento de que otros no cumplieron sus funciones me parece deleznable”.

Araujo dijo que los Nule habían incumplido con obras en todo el país, pero también habían eran interventores de obras.

“¿Cuántas investigaciones tiene la procuraduría? Ya lo dijo el procurador que no los va a investigar, y entonces usted se molesta cuando se dice que la procuraduría les otorgó de hecho el principio de oportunidad” y después, “que, le recordamos al país, es de impunidad, porque si se hicieran investigaciones sin duda terminarían responsables (los Nule)”.

Araujo adujo que la Procuraduría no puede otorgar el principio de oportunidad a los Nule como lo hizo la Fiscalía. El principio de oportunidad consiste en un intercambio de beneficios de la justicia por la verdad. El exmagistrado dijo que eso era legal en la Fiscalía, no obstante, en su criterio no es legítimo. “Una cosa que no es legítima es entrar en pacto con los bandidos”, agregó.

El abogado recordó que hace poco aparecieron unos correos, producto de interceptaciones a los Nule, que, según Araujo, revelan que entre el procurador y los Nule había un pacto para enlodar a los Moreno.

“Usted además mencionó que si le hubiera tocado ir a la China, ojalá no se hubiera encontrado con el camino al infierno, porque del infierno ni siquiera los héroes de la mitología regresan. Y es que el procurador no puede estar pactando con bandidos, porque al país se le olvida que un procurador general de la Nación Vásquez Velásquez terminó en la cárcel. Él también fue procurador y creyó que podía aliarse con los bandidos, y no investigarlos, y ponerse en contacto con ellos, y terminó destituido”, dijo.

“Este no es un problema moral, es un problema legal y cuando usted no lo hace (investigar) prevarica”, le increpó Araujo al procurador.

Ordoñez, por su parte, ordenó un receso hasta las tres de la tarde.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.