Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/21/2012 12:00:00 AM

Defensa de Luis C. Restrepo salpica a otros exfuncionarios

La abogada del excomisionado de Paz, Mildred Hartmann, dice que su defendido no tenía por qué dudar de la desmovilización si esta contaba con el aval de los entonces ministros de Defensa, del Interior y de Justicia; del presidente, y de los altos mandos militares.

Por primera vez la abogada del excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, Mildred Hartmann, habla del proceso de su cliente, que ella califica como "una imputación sin argumentos y llena de conjeturas".

La abogada, horas antes de que se conozca si la juez 62 de garantías acepta o no la petición de enviar a la cárcel al excomisionado, aseguró que no era deber de su defendido demostrar la existencia de la compañía Cacica La Gaitana de las FARC.

Además, señaló, que "en este caso se ha partido de a quien se quiere imputar para luego buscar por qué se le imputa". Y que además es ilógico pensar que su defendido pudiera tener dudas sobre la existencia de Cacica, teniendo en cuenta que para lograr la desmovilización se contó con la aprobación del entonces ministro de Defensa, Camilo Ospina; el ministro del Interior y de Justicia, Sabas Pretelt de la Vega; el director de inteligencia del Ejército, general Leilo Suárez Tocarruncho, y el presidente de la época, Álvaro Uribe.

"Con la ceremonia de desmovilización apenas empezaba el proceso, no como ha querido mostrar la Fiscalía", dijo Harmann, al reiterar que después del día del desarme otros exfuncionarios hicieron parte de la supuesta falsa desmovilización.

"Las personas que dan origen a esa falsa compañía no están aquí", señaló la abogada, reiterando que fueron otras las personas que debieron demostrar o desvirtuar la existencia de la cuestionada compañía.

"Esas personas tenían información privilegiada, ¿cómo iba mi cliente a desconfiar?", aseveró la defensa, quien fue enfática en decir que la tesis de la Fiscalía para imputar a su defendido carece de material probatorio y está basada en conjeturas.
 
"Los únicos que han confesado delitos no están aquí. Me resulta difícil creer que para ninguno de ellos pidan medida de aseguramiento", advirtió la abogada.
 
El general Leilo Suárez fue la persona que se encargó de las armas. "Mi cliente tampoco tuvo nada que ver con eso".
 
La abogada cuestionó que la Fiscalía citara a un "testigo salido del sombrero", según el cual Restrepo habría intentado organizar otra falsa desmovilización.
 
Harmann cuestionó que en la imputación de cargos, el ente acusador haya omitido lo que su defendido declaró en interrogatorios, que según ella duraron varias horas.

En lo referente a la relación y las reuniones con desmovilizados como Alfredo Pacheco, con quien según la Fiscalía se pactó parte del "montaje", la abogada se limitó a decir que "carece de toda lógica que existiera un acuerdo con Pacheco, pues mi cliente lo sacó de Justicia y Paz".

Para ella dichos encuentros con los desmovilizados eran parte de la labor de Restrepo.

"La naturaleza del cargo implicaba estar en contacto con la ilegalidad", dijo Harmann para justificar el encuentro entre Pacheco y su defendido.
 
Respecto a lo que ella considera una falta de la Fiscalía al querer responsabilizar a Restrepo por los dineros del Estado que terminaron en manos de personas que nunca fueron guerrilleros, Harmann sostuvo que "el Ministerio del Interior y de Justicia debía hacer la evaluación sobre los beneficios que se otorgaban a los desmovilizados. No mi cliente".
 
"Esos beneficios no eran consecuencia directa de la desmovilización. Esos beneficios fueron otorgados directamente por el Ministerio del Interior", señaló Harmann.
 
La abogada cuestionó reiteradamente a la Fiscalía según ella, porque "las pruebas que existen en este proceso están distorsionadas de forma tendenciosa" y le pidió a la juez que no las considerara pues "no tienen soporte".
 
Sobre el pedido de cárcel para Restrepo, Hartmann aseguró que "mi cliente no es un peligro para la sociedad. Es un escritor, un intelectual".

Se espera que durante este martes, la juez 62 de garantías después de escuchar a todas las partes del proceso decida si envía o no a la cárcel a Restrepo, lo que implicaría emitir una orden de captura internacional, así como a otros tres implicados en la presunta falsa desmovilización de Cacica La Gaitana de las FARC.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.