Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/09/15 22:21

Defensoría le pide cuentas a la Fuerza Pública por muerte de campesino en el sur de Bolívar

El domingo 11 de septiembre Álvaro Rincón murió en “confusas circunstancias” en una zona donde el Estado supuestamente combatía al ELN. La comunidad asegura que le dispararon a quemarropa.

El ESMAD en la vereda Patio Bonito, Bolívar. Foto: Archivo particular

Alrededor de la muerte de Álvaro Rincón, miembro de la junta de Acción Comunal de la vereda Patio Bonito (municipio de San Pablo, al sur de Bolívar), se han tejido varias versiones.

Su familia denuncia que miembros de las Fuerzas Militares lo asesinaron. La Corporación Regional para la Defensa de los Derechos Humanos señala que se trató de una ejecución extrajudicial. Y el Ejército sostiene que en una operación contra el ELN “lamentablemente apareció esta persona muerta”, en palabras del comandante de la Quinta Brigada, brigadier general Helder Giraldo.

Le recomendamos: La ejecución extrajudicial por la que el Estado pidió perdón

Álvaro Rincón fue asesinado el domingo 11 de septiembre hacia las 5:00 de la tarde. Según la versión de la comunidad, el hombre se encontraba en la entrada de su casa con su hijo de tres años en brazos cuando miembros del Ejército le dispararon indiscriminadamente. Los militares acababan de desembarcar de un helicóptero artillado en esa zona montañosa conocida como Cuatro Vientos.

“No había combates, ni había presencia de guerrilleros. Los únicos tiros que sonaron fueron los que el Ejército disparó. Tenemos fotografías y todas las evidencias de que lo mataron en la puerta de la casa. ¿Por qué lo mataron? De pronto iban detrás de alguien y le dispararon a él. O iban expresamente a matarlo”, aseguró Juan Hincapié, integrante de la Asociación Agrominera del Sur de Bolívar.

Le sugerimos: Los 13 líderes asesinados después de la firma del acuerdo de paz

En la versión del Ejército, la muerte de Rincón se dio en medio de una operación militar contra el frente Héroes y Mártires de Santa Rosa del ELN, “que realiza actividades ilícitas en la región como extorsión, narcotráfico y minería criminal”.

Funeral de Álvaro Rincón en San Pablo, Bolívar. Foto: archivo particular

Después de que Rincón fue asesinado, los pobladores se agolparon en las afueras de la vivienda “exigiendo la presencia de organismos humanitarios para el levantamiento del cadáver”, narró la Defensoría del Pueblo.

Temían que el Ejército “al percatarse de que había cometido un error” se llevara el cuerpo, aseguró Juan Hincapié, de Asamisur. Luego entró en escena el ESMAD. Se presentaron disturbios en los que 16 personas resultaron lesionadas, según denunció la comunidad ante la Defensoría. Y finalmente los uniformados se quedaron al interior de la casa con el cuerpo.

Toda la noche la comunidad estuvo vigilante en las afueras de la vivienda de madera y techo de zinc. Sólo a las 6 de la mañana del lunes 12 de septiembre, la familia y las autoridades que harían el levantamiento pudieron ingresar a la casa. La Defensoría y la Personería Municipal acompañaron el proceso.

En la reconstrucción del relato, la Defensoría señala que la muerte de Rincón se presentó “en circunstancias que todavía resultan confusas (…) que involucrarían a personal de las Fuerzas Militares”. La entidad les pidió a “los organismos de seguridad que intervinieron en el operativo y los dispositivos de control posteriores” una “pronta respuesta” sobre lo sucedido. Y además instó a la Fiscalía y a la Procuraduría a realizar las investigaciones necesarias para aclarar “este lamentable episodio”.

Edith Carmenza Delgado Fuentes, esposa de Álvaro Rincón y madre de sus tres hijos, anunció que demandará al Estado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.