Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/10/26 19:30

Las siete grandes causas de Dejusticia

Esta organización ha sido clave en la resolución de casos sobre adopción gay, racismo, minería y derechos de la comunidad afro. Cumple 10 años.

Las siete grandes causas de Dejusticia Foto: Archivo SEMANA

Hace 10 años se unieron ocho abogados que tenían el deseo de trabajar por la igualdad y la defensa de los derechos humanos. Sus sueños los llevaron a crear una de las más prestigiosas organizaciones del país: Dejusticia.

En esta década han acompañado cerca de 100 casos nacionales y extranjeros y han publicado unas 40 investigaciones claves en las discusiones más álgidas de Colombia, como la adopción gay, el racismo, la minería y los derechos de la comunidad afro.

Semana.com indagó a Dejusticia –dirigida durante casi una década por Rodrigo Uprimny, y ahora en cabeza de César Rodríguez, ambos socios fundadores–, sobre sus mayores logros en su cumpleaños número 10. Estos son algunos:

1. El primer caso que Dejusticia representó fue el de la comunidad afro de Orika en las Islas del Rosario, que buscaba la titulación colectiva de sus territorios. En septiembre pasado la Corte Constitucional falló a favor de ellos y, por primera vez, una población del caribe se convierte en propietaria, de manera conjunta, de un terreno.

2. A través del Observatorio de Discriminación Racial, Dejustica ha acompañado casos como el de la artista Margarita Ariza, quien denunció a través de su obra prácticas de racismo dentro de su núcleo familiar.  Ariza fue entutelada por su familia alegando que su derecho a la intimidad había sido violado. Finalmente la Corte Constitucional le dio la razón a Ariza, y reconoció no sólo que en el país existía una práctica de discriminación histórica sino que se había extendido al ámbito familiar.

3. Dentro de la discusión de la justicia transicional en los diálogos de paz con las FARC, Dejusticia aportó a la construcción de un enfoque de género para la reparación de las víctimas. También contribuyó en la discusión sobre la reparación de grupos étnicos afectados.

4. Dejusticia, junto con Colombia Diversa, llevó el caso de Chandler Burr, el periodista estadounidense al que se le negó la adopción de dos niños colombianos cuando reconoció que era gay (el ICBF ya había autorizado el proceso de adopción en un primer momento). Finalmente, Burr se pudo reunir con sus hijos y la Corte Constitucional se pronunció aclarando que la orientación sexual no podía ser un impedimento definitivo para la adopción individual de menores en Colombia.

5. En defensa del tema de género, Dejusticia demandó la elección de varios ministros y superintendentes en el actual Gobierno, pues esos cargos debían ser ocupados por mujeres según la Ley de Cuotas, que establece que el 30% de los cargos de máximo nivel decisorio y otros niveles en la estructura de la administración pública, deben ser ocupados por el género femenino.

6. Dejusticia asesoró jurídicamente a organizaciones como Misión Salud, Ifarma, el Centro de Información de Medicamentos de la Universidad Nacional y la Federación Médica Colombiana que defendían el acceso a los medicamentos para los pacientes. Esta gestión fue clave para que el Gobierno aprobara un decreto en el que reducía hasta en un 60 % los precios de los medicamentos biotecnológicos.

7. La organización creó una línea especial de trabajo sobre justicia ambiental. Ha participado activamente en casos y debates como la regulación de la minería y las consultas populares (mecanismo que han utilizado algunos municipios para rechazar la extracción de minerales en sus tierras, y que la Procuraduría y el Gobierno han desestimado). El año pasado acompañó una audiencia temática sobre el Derecho a la Consulta Popular en América Latina ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.