Lunes, 22 de diciembre de 2014

| 2011/10/11 00:00

Delincuencia común y guerrilla, actores principales en secuestro de menores en Colombia

El plagio de Nohora Valentina Muñoz, hija de Jorge Enrique Muñoz, alcalde de Fortul (Arauca), tiene en vilo al país. Las manifestaciones de rechazo no paran. Pero su caso no es el único, en los últimos cinco años han sido secuestrados 212 menores en el país.

En los últimos cinco años 212 menores han sido secuestrados. Foto: Ilustración Semana.com

El secuestro duele. En niños y en adultos. Pero es innegable que el plagio de menores estremece de manera especial. “No sólo por el arrebatamiento de la libertad, también por la vulnerabilidad y la indefensión de los niños frente a esta situación”, dice Olga Lucía Gómez, directora de País Libre.
 
Por eso, casos como el de Nohora Valentina Muñoz (10 años), una niña que fue secuestrada en la puerta de su colegio hace dos semanas en Fortul (Arauca), pasan de ser una noticia para convertirse en un clamor. Que regrese a casa. Que sus captores den una señal. Que la cuiden. Y aunque sólo uno de muchos casos trascienden de tal modo, el plagio de menores en Colombia no es un flagelo menor.
 
En los últimos cinco años en el país han sido secuestrados 212 menores. “Los secuestradores buscan doblegar la voluntad de los padres cuando es por motivos económicos. Y el secuestro a un menor doblega rápidamente esa voluntad. Se derrumban fácilmente las defensas síquicas y los mecanismos de defensa que tenemos los seres humanos para afrontar situaciones que como el secuestro, implican inminencia de muerte, sufrimiento e impotencia y que se salen del rango de experiencias habituales, de nuestra cotidianidad”, señala Olga Lucía, quien advierte que muchos casos de secuestro de menores no son denunciados por el temor a las represalias que puedan tener los secuestradores.
 
“Generalmente, la delincuencia común amenaza de muerte a quien tiene en su poder, si la familia denuncia”, asegura la directora de País Libre. Y justamente el principal victimario en plagio a niños es la delincuencia común, con 186 casos del toral registrados entre el 2007 y el 2011 (ver gráficos). Las FARC fueron responsables de nueve, y bandas criminales, así como familiares de las víctimas, en cuatro casos, cada uno.

La pregunta que también surge cuando secuestran a un menor es el motivo. ¿Por plata, por deudas pendientes, por venganzas? Según estadísticas de la misma fundación, de los 212 casos de secuestro de menores ocurridos en los últimos cinco años, 81 fueron con fines extorsivos; y 131, secuestro simple. Por lo general, este secuestro simple está asociado o en conexión con otros delitos como la explotación laboral o trata de personas.

El tema del secuestro, así como otros que tienen que ver con situación de vulnerabilidad de menores, también plantea dilemas. ¿Cuál es el efecto real de la presión que ejercen las marchas o las organizaciones de derechos humanos en pro de la libertad del menor?

“Esta presión es muy importante, independientemente de quién esté detrás del secuestro. El repudio por parte de la ciudadanía en general ha mostrado que el secuestro cala en las fibras más profundas de todos los colombianos”, dice Olga Lucía Gómez, quien recuerda el caso de un menor que fue hace algunos años fue secuestrado por las FARC y cuya liberación se logró gracias a las marchas y protestas que se realizaron en ese momento.

Sin embargo, esas manifestaciones no siempre son efectivas. Sobre todo cuando se trata de secuestros extorsivos. Por eso el rescate, aunque algunos lo vean como peligroso, es una de las formas más efectivas; según País Libre, del total de casos registrados (212) 148 menores volvieron a su hogar luego de acciones del Gaula de la Policía, que justamente en este caso, el de Nohora ValentIna, está trabajando para lograr que vuelva a su casa.

Avanzan las operaciones para lograr libertad de Nohora Valentina

Desde el momento en que se conoció la noticia del secuestro de Nohora Valentina, las autoridades pusieron en marcha un fuerte dispositivo para dar con ella. Por aire y por tierra la buscan. Mientras tanto, su familia la espera en Fortul. Su papá recibió hace unos días una llamada de los secuestradores. “Dijeron que ella estaba bien”, señaló Jorge Muñoz, padre de la menor, el día en que recibieron la primera y hasta ahora única señal.

El general Jaime Reyes, comandante de la Décimo Octava Brigada del Ejército, aseguró a la agencia de noticias EFE que las operaciones “van bien, son intensas en toda el área”. Dijo además que las versiones que indicaban que la menor habría sido llevada a Venezuela no son ciertas. “No descartamos ninguna posibilidad, eso es lógico, pero de acuerdo con los indicios que tenemos no está en Venezuela", afirmó el general.

Sobre los posibles secuestradores de la niña, Reyes dijo a EFE que “hay muy buenos indicios de qué grupo armado ilegal la tiene”. Sin embargo, no dio detalles.

Nohora Valentina fue secuestrada el 29 de septiembre junto a su mamá. Dos hombres las obligaron a subirse en un vehículo con dirección a las afueras de Fortul, donde la esposa del alcalde fue dejada en libertad.

El Gobierno ofreció 150 millones de pesos como recompensa por informes que permitan dar con el paradero de la niña, cuyos compañeros de colegio han marchado casi a diario por las calles de Fortul para exigir su libertad.

La delegación en Colombia del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) ofrecieron su mediación para lograr la liberación de menor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×