Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/2011 12:00:00 AM

Demanda y movidas políticas ponen a prueba candidatura de David Luna

Dicen que fue impuesto y no escogido en consulta interna, como ordenan los estatutos del partido. Y un sector manifiesta abierta simpatía con Peñalosa. El candidato dice que es "resistencia generacional".

David Luna fue uno de los candidatos que le madrugaron a la campaña política. Desde hace casi un año se lanzó al agua con el aval de los directorios locales, distrital y nacional del Partido Liberal. Además contó con el apoyo de la mayoría en las bancadas del Senado y de la Cámara de Representantes.

Vea las cartas de respaldo a Luna aquí.

Con tono resuelto dijo: “Se lance (Álvaro) Uribe, se lance (Enrique) Peñalosa, se lance Batman o Robin, yo llevo 15 años construyendo una candidatura”.

Hoy, cuando parecía que contaba con el apoyo de todo su Partido, dos hechos han enrarecido su campaña y ha quedado al descubierto que no todos están satisfechos:

De un lado, Jaime Pulido, un abogado samperista, instauró una demanda ante el Tribunal de Garantías del partido para pedir la derogación de la resolución que le dio el aval. Y de otro, una parte de la bancada en el Senado considera que el partido debe contemplar la posibilidad de apoyar a Enrique Peñalosa, el candidato del Partido Verde.

En entrevista con Semana.com, Pulido argumentó que la dirección del partido escogió a Luna sin una consulta interna. “Fue una elección sin debate ni proceso, impuesta por el Directorio Nacional”. En su criterio, los estatutos del partido establecen que los candidatos a cargos uninominales deben ser elegidos mediante una consulta.

Pulido ya había impugnado la resolución que le dio el aval a Luna. Y en primera instancia, el pasado 11 de marzo, el Tribunal de Garantías del partido se abstuvo de pronunciarse sobre la impugnación. Sin embargo, el tribunal dejó claro en la resolución (11 de 2011) que la Dirección Nacional solo podía otorgar avales a candidatos a la Presidencia y al Congreso, y que los avales para candidatos del Distrito o municipales los otorgan las direcciones distrital y municipales.

Esa resolución también indicó que el aval de Luna “no es irrevocable”, pues no se dio mediante una consulta popular, sino que según el Directorio Nacional el aval se otorgó bajo el presupuesto de que Luna participaría en una consulta interpartidista. No obstante, la fecha para las consultas se cumplió el pasado 29 de mayo y el Partido Liberal no efectuó la consulta interpartidista.

Por esta razón, los demandantes apelaron la decisión del tribunal, en primera instancia, y esperan que una nueva resolución les dé la razón. “No es porque Luna sea un mal candidato, ni mucho menos, sino que no se puede imponer una candidatura de manera autocrática. Lo mismo ocurrió en Medellín donde el Directorio Nacional impuso a Aníbal Gaviria y desconoció el fuero del Directorio Municipal”, explicó Pulido.

Seguramente, el Tribunal tendrá en cuenta argumentos como “que el Partido no se puede quedar sin candidato a la Alcaldía de Bogotá” y “la imposibilidad de hacer una consulta en estos momentos”; argumentos que ya fueron tenidos en cuenta en el primer pronunciamiento.

Para el senador Luis Fernando Velasco, quien considera que Luna está haciendo una tarea titánica, “la única manera de retrotraer esa candidatura sería mediante un proceso que él mismo tendría que liderar. Pero que desde afuera se quiera revertir su candidatura es como si el Partido Liberal quisiera nadar y le echaran un flotador de cemento”. 

Un fallo reversando la candidatura de Luna no solo pondría en aprietos al candidato, sino también al partido que se vería obligado a recurrir a un mecanismo de emergencia.

El argumento político

Lo expuesto hasta aquí han sido consideraciones jurídicas de la colectividad, pero también hay un sector del partido que invoca argumentos políticos para retirarle el respaldo a Luna.

Según contó a Semana.com un senador que prefirió no dar su nombre “hay colegas que piden que se analice la posibilidad de apoyar a Enrique Peñalosa, pues él siempre ha sido del Partido Liberal”. En criterio del senador, Luna es un buen candidato, sin embargo, hay quienes consideran que el partido debe asegurar la próxima elección y Peñalosa es el candidato más fuerte según las encuestas (si no se lanza Álvaro Uribe).

Los rumores de un conato de rebelión contra la candidatura de Luna en el Senado fueron divulgados este miércoles por El Espectador en un artículo en el que afirmó que “al menos 13 de los 17 senadores se apartarían de la candidatura de David Luna en la capital”.

No obstante, varios senadores consultados por Semana.com arguyeron que hasta ahora solo se han escuchado comentarios, pero la bancada del partido en el Senado no ha tomado una decisión al respecto.

El senador del Atlántico Álvaro Ashton aseguró que “hasta este momento no hemos tomado ninguna decisión... Yo creo que el Partido a través de su Presidente le dio un aval temprano al doctor Luna, y a mi juicio no veo que se pueda reversar esa decisión”, dijo.
En ese mismo sentido, otro senador indicó que después de haberse celebrado las consultas es difícil reversar una candidatura. “No creo que se pueda hacer algo al respecto”, dijo. Más, cuando Luna contó desde un principio con el aval de todos los congresistas.

El único senador que no firmó el aval del Senado a la candidatura de Luna fue Camilo Sánchez, razón por la cual hay quienes le atribuyen a él el intento de enrarecer la campaña. “No es que haya una rebelión, hay una invitación a comer en la casa de Sánchez donde seguramente estará Peñalosa. Que en medio de un debate político tan próximo a resolverse, que se haya filtrado esta invitación genera un ruido innecesario para la campaña de Luna”, dijo Velasco.

Luna, por su parte, dijo: “Soy profundamente liberal. Y entiendo la cercanía de Sánchez con Peñalosa, pero también creo que hay un sector del partido que se resiste al cambio generacional”.

Su alusión no solo fue una referencia directa a Sánchez, sino también a los sectores del partido que han puesto en entredicho su designación, como al del expresidente Ernesto Samper y al del exalcalde Jaime Castro.

Falta ver de qué manera se dirime el debate, que de un lado es jurídico, y se resuelve en su seno interno, pero de otro, es político donde priman las conveniencias y no necesariamente los argumentos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.