Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2011 12:00:00 AM

Demasiadas preguntas

Factor Group, una de las empresas más exitosas en el negocio de ‘factoring’, está en líos. Las superintendencias de Sociedades y Financiera están encima del caso.

La semana pasada, la compañía Factor Group acudió a la Superintendencia de Sociedades para acogerse a la Ley 1116, o de reorganización empresarial, pues tiene problemas de liquidez que le impiden cumplir con sus acreedores (proveedores y bancos).

La noticia no tendría mayor importancia –muchas empresas acuden a esta figura– si no fuera porque se trata de una joven compañía que ha sido considerada un exitoso caso empresarial. Se mueve muy bien en el negocio del factoring (descuento de facturas), una actividad cada vez más importante para las empresas pues les da una alternativa de liquidez.

Pero también ha despertado un interés adicional porque se trata de un caso con muchas aristas, todas muy confusas, que han obligado a la Superintendencia Financiera a investigar si ha habido captación de recursos del público de manera ilegal. Y, también, porque hay inversionistas que podrían verse afectados si Factor Group no logra superar la situación.

¿Dónde se enredó esta empresa que preside David Wigoda, un empresario con muy buena imagen? El lío comenzó cuando decidieron ir más allá del negocio de descuento de facturas y manejar flujos futuros. Esta actividad es muy conocida internacionalmente y consiste en vender anticipadamente la expectativa de un ingreso futuro.

Factor Group decidió montar una operación de manejo de flujos futuros de tierras y ganado, algo que Wigoda estudió y conoció en Brasil. La idea era comprar ganado flaco, engordarlo y venderlo. Obviamente se requirieron tierra para pastar, vacas y un gerente encargado de la operación. Los inversionistas ponen plata y reciben un rendimiento mientras el ganado se engorda y se vende.

Factor Group montó el negocio y escogió como operador a Unión Mutua, una empresa de Luis José Botero, un reconocido ganadero que también tiene actividades del mismo tipo con la Bolsa Mercantil. El negocio se estructuró para un plazo de siete años y sobre la meta de alcanzar a tener 42.000 cabezas de ganado. Se armaron dos patrimonios autónomos: Fideicomisos Inmuebles Ganaderos y Ceba de Ganado, que administra Acción Fiduciaria.

Los inversionistas se vincularon con la expectativa de tener un atractivo rendimiento al cabo del periodo estipulado. Factor Group metió en este negocio cerca de 11.000 millones de pesos para la compra de tierras y ganado.

Desde hace unas semanas hay noticias muy confusas sobre la operación del ganado. Se ha dicho que se perdió parte de las vacas, tanto de Factor Group como de la Bolsa Mercantil. Ante estas noticias, el comité fiduciario del Fideicomiso Ceba de Ganado tomó la decisión de retirar la firma Unión Mutua como operador del ganado.

La Superintendencia de Sociedades conminó a Acción Fiduciaria para que certificara la existencia del ganado y, el viernes en la tarde, notificó que está completo. Wigoda dice que las 19.500 reses que habían adquirido hasta la fecha –y que hacen parte del patrimonio– están en perfecto estado. Sin embargo, no hay total claridad al respecto. Hay que ir a contar las vacas y certificar la propiedad.

El problema es que el proyecto ya no es viable financieramente. Para que lo fuera se requerían 45.000 millones de pesos para comprar las 42.000 reses, pero, al pararse el negocio y no cumplirse la expectativa de adquisición de ganado, hay que desmontarlo.
Al mismo tiempo, la firma Corredores Asociados, que tiene una cartera colectiva de la cual Factor Group es originadora, decidió cerrar este fondo, lo que se convirtió en un golpe más, pues perdió un cliente muy importante.

Todo esto sumado afectó la liquidez de Factor Group y la obligó a acudir a la Superintendencia de Sociedades, que ya nombró al exsuperintendente Luis Fernando López Roca como promotor.

Por ahora hay muchas preguntas que quedan en el aire. ¿Hubo captación ilegal a través del fondo ganadero? ¿Faltan cabezas de ganado? Y si es así, ¿ por qué razón? Y lo más importante: ¿la gente que invirtió recuperará el dinero? La firma dice que hay activos para pagarles la plata a los inversionistas, pero esto lo determinará la Superintendencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.