Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2010/09/20 00:00

Denuncian que destituido gobernador de Putumayo intentaba apropiarse de dineros del departamento

El Ministro del Interior ordenó congelar las cuentas bancarias tras conocerse las denuncias del intento de transferencias por $50 mil millones a cuentas personales del ex gobernador Felipe Guzmán.

Felipe Guzmán, destituído gobernador de Putumayo. Foto: Archivo Semana.

Noticias Uno reveló este fin de semana que el destituido gobernador del departamento de Putumayo, Felipe Guzmán, supuestamente estaba convocando a la Asamblea para que ejecutara las regalías del año entrante y que al parecer intentó hacer dos transferencias a sus cuentas personales por la suma de 50 mil millones de pesos.
 
El ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, ordenó congelar las cuentas bancarias de la gobernación y anunció que pudo conjurar ese golpe a las arcas del departamento.
 
“Yo personalmente intervine, y la Procuraduría lo hizo el día viernes y quedaron congeladas las cuentas del departamento hasta tanto tengamos un nuevo gobernador en propiedad”, dijo Vargas Lleras.
 
Al parecer, el gobernador destituido intentó hacer dos transferencias a sus cuentas personales, una por 35 mil millones y otra de 15 mil millones de pesos desde dos cuentas distintas de la gobernación, en los bancos BBVA y Banco Popular.
 
Las alarmas sobre el peligro que corrían los recursos del departamento se prendieron a finales de la semana pasada, cuando diputados de la oposición denunciaron que Guzmán estaba convocando a algunos diputados para que aprobaran contratos con recursos de vigencias futuras de regalías de manera urgente. Por el escándalo, al parecer, la tesorera departamental renunció a su cargo.
 
El Gobierno nacional espera nombrar un gobernador encargado entre los secretarios del departamento, o uno reemplazante de una terna que salga del Partido Liberal.
 
Putumayo no tiene gobernador
 
Felipe Guzmán fue destituido como gobernador de Putumayo e inhabilitado por 12 años por irregularidades en dos contratos por cerca de 500 millones de pesos, firmados a finales de 2008 con dos fundaciones para que fabricaran juguetes que iban a ser entregados a niños de bajos recursos del departamento.
 
Según la Procuraduría, los juguetes, de mala calidad, ni siquiera llegaron a las manos de los menores.
 
La destitución fue confirmada el 3 de septiembre pero a la fecha no se ha nombrado reemplazo del gobernador, al tiempo que diputados y concejales denunciaron que, desde la clandestinidad, Guzmán al parecer está convocando a ejecutar regalías y que planea apropiarse de dineros públicos.
 
Álvaro Gaviria, concejal de Mocoa, que denunció las irregularidades que terminaron con la destitución del Gobernador, aseguró que está recibiendo amenazas y que su vida está en peligro.
 
 

 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.