Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/09/10 00:00

Denuncias al parque

Un conocido empresario argentino acusa de lavado de dólares a la matriz de la firma que administra en Bogotá a Salitre Mágico.

Denuncias al parque

Es un escAndalo de marca mayor en Argentina y sus ramificaciones tocan a Colombia. La tapa de Página 12 lo destacó con grandes titulares y la televisión y la radio le han dado eco. Se trata del empresario Daniel Grinbank, un hombre reconocido en el medio del espectáculo que renunció a su participación en una firma internacional porque, según él, necesitaba evitar que su buen nombre fuera mancillado por el lavado de dólares.

Grinbank denunció a la Corporación Internacional de Entretenimientos (CIE), el principal grupo de diversiones de América Latina, por supuesto lavado de dinero. El grupo mexicano CIE, que posee en Argentina la concesión del Zoológico de Buenos Aires, un teatro y un pool de emisoras radiales, controla la mayor empresa latinoamericana de venta de boletas, opera el hipódromo de México y tiene, entre otros negocios internacionales, la concesión para operar el Parque Salitre Mágico de Bogotá a través del Grupo Mágico Internacional.

Grinbank, quien fue presidente y accionista de la filial argentina de la firma, CIE-Rock & Pop, denunció que una de las empresas, DG Producciones S.A., recibió en agosto del año pasado 8.500.000 dólares de una firma panameña, Nurina Corp., por asesoría sobre “servicios de diseño y elaboración de proyectos estratégicos publicitarios y de mercadotecnia de entretenimientos” en Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador y Perú. Descubrió que Nurina Corp. fue constituida con 1.000 dólares el 24 de julio de 2000 y se disolvió ocho meses después, lo cual demuestra, para él, que Nurina se constituyó sólo para girar ese dinero a la empresa argentina.

SEMANA tuvo acceso a la denuncia de Grinbank, quien afirmó que en los dos meses de duración del contrato con Nurina (del 26 de julio al 2 de octubre del 2000) no se realizó ninguna actividad con ella, aunque se llevaron a cabo los recitales de Eric Clapton y Alejandro Lerner en Uruguay. “Presentamos en el juzgado el giro, el contrato motivo de la operación, la factura, el acta de constitución y de disolución de esta sociedad”, dijo Grinbank. Sostiene que se desvinculó en 1999 y que siguió siendo presidente porque así lo estipulaba el contrato, pues ya había observado que los mexicanos realizaban “contratos que, aunque ruinosos,eran un buen cuadro para mostrar en la bolsa de valores en México, o sea una gran operación de maquillaje”, como la compra de emisoras radiales a precios altísimos (80 millones de dólares, según Página 12).

El alega que si la operación hubiera sido real él tendría que haberse enterado del contrato con Nurina pues representaba “la mitad de la facturación de ese año en esa empresa del grupo”. El empresario dijo a Clarín que la sucursal chilena también habría incurrido en lavado de dinero. Según el diario Grinbank “citó como ejemplo una transferencia de un millón de dólares de septiembre de 2000, registrada en Christer Holding Ing., que también sería fantasma”.

Grinbank es un conocido empresario desde 1972, propietario de la radio Rock & Pop. Antes de asociarse con CIE tuvo por cinco años la exclusividad del uso para espectáculos de los estadios de fútbol de River Plate y Vélez Sarsfield, en donde se realizan los conciertos de rock y las representaciones de Disney.

La CIE, uno de los mayores grupos de espectáculos de América Latina, hace al año negocios por 520 millones de dólares y una tercera parte son operaciones internacionales. La denuncia de Grinbank fue rechazada desde México por el director de inversionistas del CIE, Jaime Zevada. “El señor Grinbank, argumentó, es una gente que tiene tres demandas por parte de CIE-Rock and Pop por incumplimiento de contrato, apropiación de marcas y otras violaciones a la ley”. Falta que la justicia argentina decida quién dice la verdad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.