Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/22/2013 12:00:00 AM

Historias detrás del desalojo de un edificio en Bogotá

Veintiocho familias de un edificio en el sur de la capital tuvieron que desalojar sus viviendas por amenaza de derrumbe.

Once días después del derrumbe del edificio Space en Medellín, la atención de todo el país sigue centrada en los desaparecidos y en la tragedia de los paisas. Lo que casi no se ha comentado es que en el sur de Bogotá varias familias están pasando por algo similar, pues aunque el edificio no alcanzó a desplomarse, tres años después de comprar sus apartamentos tuvieron que desalojarlos por amenaza de derrumbe. Toda una torre se deslizó 17 centímetros hacia un lado y el primer piso de la misma está totalmente inhabitable porque tiene vigas que soportan el techo en varias partes del apartamento. Además, casi todas las viviendas están agrietadas. 

Edelfia Medina, su hija y sus cuatro nietos conforman una de las 28 familias que han tenido que desalojar sus apartamentos en San Jerónimo de Yuste en los últimos cinco días. Después de vivir ahí durante tres años, el viernes en la tarde, el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (FOPAE) le avisó que por seguridad debía evacuar su vivienda y sólo le dio tres días para conseguir apartamento y trasladarse con su familia.
La mujer, de 60 años, quiere demandar a la constructora porque supuestamente “no les pararon bolas desde cuando avisaron en marzo”, asegura. Con la nueva intervención a las edificaciones de San jerónimo, sería el quinto arreglo que le hacen al edificio.

Los habitantes de la torre tres de San Jerónimo aseguran que desde Semana Santa le han avisado a Compensar, constructora encargada, de los constantes movimientos que se sienten y del deterioro de algunas paredes. Así mismo afirman que desde la fecha se hicieron algunas reuniones “que no servían para nada porque sólo les enseñaban a evacuar”. La mayor molestia para ellos es que sólo cuando estaban encima del peligro se movilizaron y les obligaron a evacuar de inmediato.

La plata no alcanza

Zuly Ballesteros cuenta que lo que más la entristece es dejar el apartamento en el que invirtió todos sus ahorros. Con el esfuerzo de una madre cabeza de hogar, en tres años había logrado ponerle piso, enchaparle baños y hasta hacerle cocina integral. 

“Es increíble cómo la gente de la misma comunidad se aprovecha de nuestra necesidad. Después de que normalmente un apartamento en esta zona puede costar alrededor de unos 400.000 pesos, ahora nos están pidiendo 700.000 pesos más un depósito de 200.000 pesos, a quién le va a alcanzar el millón de pesos”, afirma la mujer mientras hace referencia al dinero que le será entregado por la constructora.

“Todo lo del pobre no puede ser robado”

La mujer más afectada por la evacuación es Piedad Bonilla, quien perdió no sólo su hogar, sino también su único medio de trabajo. Piedad debió desocupar su apartamento hace un mes, pues fue el que presentó mayores daños por estar en un piso subterráneo. Además, este lunes tuvo que desocupar su local, en donde tenía la única tienda de la unidad. 

“El susto que pasé fue indescriptible, ya tenía dónde vivir, pero ¿y mi trabajo? Me sentía en la calle, cómo iba a seguir pagándole la universidad a mi hijo, soy la única que mantiene mi hogar. ¿Por qué todo lo del pobre tiene que ser robado?, dice Piedad.

La constructora Compensar se comprometió a darles un millón de pesos al mes a todos los damnificados, pero el dinero parece no ser suficiente. 

Piedad asegura que tiene tantos gastos, que el millón de pesos que le será otorgado le quedará corto. “Del millón de pesos que nos regalan tengo que pagarle a la Caja Social 180.000 de la deuda de mi apartamento y 550.000 del arriendo del apartamento donde estoy viviendo. Además, debo pagar 200.000 pesos del local de mi tienda, eso sumado a las administraciones de los dos apartamentos. Ahí se me va el millón de pesos, y ¿quién me paga daños y prejuicios?”, asegura.

Piedad le hizo un llamado al Gobierno para que les ayude a solucionar el problema porque siente que vive en una tierra olvidada. “Yo le pido al ministro de Vivienda que tome cartas en el asunto para que se dé cuenta de nuestra situación, suena y se ve muy bonito todo en los medios de comunicación, pero tiene que untarse de realidad”.

Este es el apartamento 101 de la torre tres, el cual se encuentra en peores condiciones. 

Otros proyectos en Bogotá tendrían el mismo problema

Después de lo sucedido en la urbanización San Jerónimo del Yuste, de la localidad de San Cristóbal, el director de FOPAE, Javier Pava Sánchez, aseguró que en 14 proyectos urbanísticos se han identificado condiciones especiales de riesgo que ameritan medidas especiales por parte de los constructores y seguimiento de los alcaldes locales.

Por otra parte, Sánchez precisó que “estos proyectos se encuentran ubicados en las localidades de: Usaquén, Chapinero, Suba, San Cristóbal, Usme y Engativá”.

¿Qué dice la constructora? 

Semana.com habló con Carlos Rodriguez, gerente de vivienda de Compesar, quien aseguró que en caso de que los estudios de suelo y de estructura declararan inhabitable la edificación, la constructora devolvería el 100% del dinero a los propietarios. A pesar de que los habitantes aseguran que las entidades encargadas de darles solución se demoraron en tomar cartas en el asunto, Rodriguez aseguró que no se han quedado manicruzados. 

“Después de que se presentó el desplazamiento horizontal de 17 centímetros, empezamos a monitorear la edificación. En estos cinco meses nos hemos dedicado a realizar estudios y a hacer un drenaje de agua para que la torre quede estable”, afirmó.

¿Qué procesos siguen? Según Rodriguez, con la mesa técnica que se conformó con FOPAE se realizará una serie de estudios de suelo y de estructura que confirmen la estabilidad de las torres. Después realizarán un inventario de la estabilidad de los apartamentos y entonces sabrán de qué manera proceder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.