Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2016/03/23 22:36

Obama, los Rolling Stones y una mesa vacía

Cuba vive una semana para la historia, tras la visita del presidente de EE. UU. y en la víspera del concierto de la banda británica. En medio, Colombia debió haber firmado la paz, pero no se pudo.

Obama, los Rolling Stones y una mesa vacía Foto: Archivo particular

Son muchas las imágenes que podrían resumir la intensa semana que ha vivido Cuba. Como nunca antes, La Habana se convirtió en el epicentro de varios acontecimientos históricos y sus habitantes vivieron días emocionantes que seguramente quedarán marcados y que muchas generaciones jamás olvidarán.

Si la visita de un presidente de Estados Unidos es todo un acontecimiento en cualquier país del mundo, en Cuba es un hito histórico. Nunca antes, en 88 años, un presidente de la potencia norteamericana había visitado a La Habana. Barack Obama, el presidente que pasará a la historia por haber levantado el embargo al régimen castrista, estuvo en la isla desde el domingo hasta el martes, y su presencia fue un auténtico revuelo.

La imagen de un Raúl Castro, radiante, feliz, levantando la mano de su homólogo norteamericano, puede resumir el acontecimiento. O también la imagen de Obama con el rostro del Che Guevara de fondo, cuando se paseó por la plaza de la Revolución, o la de sus hijas, que no ocultaban la emoción, seguramente porque jamás pensaron visitar La Habana.

Como también fue histórico el juego de béisbol que disputaron la selección de Cuba y los Rays de Tampa Bay en uno de los escenarios emblemáticos para los cubanos, el simbólico estadio Latinoamericano de La Habana. No era para menos, por primera vez en décadas una novena gringa y una cubana se enfrentaban en un diamante, en suelo cubano. La pelota caliente es una de las aficiones que comparten cubanos y estadounidenses y por eso Obama y Castro se sentaron juntos para ver el juego amistoso.

El miércoles Cuba volvió a la normalidad tras la visita de Obama. Pero casi sin reponerse, toma fuerza para otro huracán: el concierto de The Rolling Stones, que está llamado a convertirse en el acontecimiento musical más importante en décadas en el país caribeño.

En la Ciudad Deportiva de la capital de ese país isleño ya está listo el escenario de un concierto que será gratuito y al aire libre y al que se espera que acudan unas 400.000 personas.

Mike Jagger calentó el entusiasmo este miércoles con un video que fue difundido a través de la página web del grupo en el que junto a sus compañeros saluda a sus seguidores en la isla con un "¡Hola Cuba!" en español y en el que confesaron sentirse "muy felices" ante su actuación del viernes.

"Hemos tocado en muchos lugares increíbles, pero este concierto en La Habana será histórico para nosotros", señala Jagger en el video. El mítico artista y su banda llegarán el jueves a Cuba y el país está paralizado.

Entre la visita de Obama y el concierto de los Stones, hay otra imagen que se produjo en La Habana. La de una mesa vacía en el Palacio de Convenciones. La misma mesa en la que los delegados del Gobierno, los delegados de las FARC y los representantes de los países garantes del proceso de paz han utilizado en ocasiones anteriores para anunciar acuerdos alcanzados. Todos sus puestos vacíos, un micrófono en la mitad, esperando que el 23 de marzo se firmara un nuevo acuerdo. Este no llegó.

Desde hace seis meses estaba previsto que ese día el Gobierno y las FARC anunciaran la tan ansiada finalización del proceso. Pero al menos este miércoles nada pasó; ni siquiera se pactó un cronograma para la recta final del proceso, ni un cese al fuego bilateral. Nada.

Colombia pudo sumarse a la histórica semana cubana, pero el propio Humberto de la Calle tuvo que salir a explicarle al país las razones por las cuales no se había alcanzado ningún acuerdo, a pesar de que trabajaron intensamente en su búsqueda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.