Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/2012 12:00:00 AM

Diario de 'Chupeta' salpica a políticos y militares retirados

Un documento revelado por La FM contiene las listas de los supuestos pagos millonarios que Juan Carlos Ramírez Abadía habría hecho a políticos y miembros de la fuerza pública a cambio de compromisos.

La FM reveló este miércoles el 'Diario de Chupeta', un documento en el que aparecen las listas de los supuestos pagos millonarios que Juan Carlos Ramírez Abadía habría hecho a políticos y miembros de la fuerza pública a cambio de compromisos. En el listado aparecen mencionados Carlos Alonso Lucio y el exfiscal Luis Camilo Osorio.

El diario de ‘Chupeta’ fue incautado por las autoridades en el 2006, pero solo en marzo de este año fue judicializado. En el documento, Juan Carlos Ramírez Abadía se refiere a esa información como su "seguro de vida".

"El presente documento contiene una pequeña lista de muchos de los que han tenido que ver directa o indirectamente con mi organización en la manera con la que he establecido. Redacto dicho documento como una garantía para mi seguridad y la de mi empresa. Espero nunca tener que recurrir a ella", dice la carta de 'Chupeta'.

En la lista aparecen los nombres de 16 generales en retiro del Ejército y la Policía, tres almirantes, siete coroneles y dos capitanes de fragata. Así mismo, están mencionados el excongresista Carlos Alonso Lucio y el exfiscal Luis Camilo Osorio.

Sobre Lucio, 'Chupeta' señala que "la relación la comienzó con el señor Lucio el cual nos engañó o tal vez quisimos que nos engañara. Le hicimos entrega de más de 2 millones de dólares porque se comprometía él y otros congresistas a sacarnos adelante el proyecto de no extradición y todo quedó en nada. A lo que nos llegó fue a quedar más emproblemados todavía. Este suceso me llevó a desconfiar cada vez de toda esa farsa que es la clase política y que a la larga son más mafiosos que uno".

Por último, Ramírez Abadía señala que "por mi dinero he tenido la ventaja de reunirme con políticos, actrices, no sólo de Colombia, ministros alcaldes, gobernadores, militares, paracos, guerrilleros civiles, con todo tipo de gente, y aprendí que con quienes debo ser más desconfiado es con los personajes de la política".

En diálogo con La FM, el exfiscal Luis Camilo Osorio negó las acusaciones de 'Chupeta' y aseguró que está "indignado", pues "nunca he recibido dinero de ningún delincuente, de ningún criminal, y menos de él".

"Uno deja muchos enemigos en estos puestos. La tarea de la Fiscalía es atacar la criminalidad. Es increíble la cantidad de revanchas y testimonios falsos. Rechazo perentoriamente haber tenido contacto, comunicación, con criminal alguno. Eso es una infamia", puntualizó.

Los archivos de su computador
 
Un listado similar fue hallado en el computador del extraditado capo, y que fue revelado por SEMANA en su edición del 29 de septiembre de 2007, da cuenta de la penetración que Ramírez Abadía logró en varios niveles del Estado.

Decenas de miembros de la Fuerza Pública, fiscales, registradores y jueces estaban en las nóminas del capo. Treinta millones de pesos por ‘levantar’ un retén para pasar un cargamento de droga. “50 millones por cuadre con fiscal para tumbar proceso”. Seis millones mensuales por alertar sobre movimientos u operaciones. Setenta mil dólares por mover una corbeta. Quinientos dólares para los “regalos de Navidad a los amigos de inteligencia”.

Estas son algunas de las cifras que durante años pagó a decenas de funcionarios públicos por su colaboración. Expolicías, detectives del DAS, miembros de la Armada, el Ejército y el CTI estuvieron en la nómina de la organización de ‘Chupeta´. Pero no sólo aquellos que estaban encargados de perseguirlo se beneficiaron de los millones que repartía el capo.

Mensualmente desembolsaba 10 millones de pesos a un ingeniero de una empresa de telefonía celular para que le advirtiera si sus teléfonos estaban siendo intervenidos y para que le ‘chuzara’ y le pasara los datos de números que el capo necesitaba.

‘Chupeta’ era bastante práctico también. En su nómina tenía funcionarios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi quienes, por ocho millones de pesos mensuales, le avisaban cuándo los policías o fiscales solicitaban a esa entidad información para realizar allanamientos de predios que pertenecieran al capo de alguien de su organización.

Ni los periodistas se salvaron. “Parar noticia periódico y recuperar videos”. Por estos dos favores ‘Chupeta’ pagó 7.000 y 10.000 dólares, respectivamente. Aunque no era nada económico, ya que mensualmente el pago de sobornos costaba en promedio 8.000 millones de pesos, ese aparato corrupto que tuvo a su servicio le garantizó vivir relativamente tranquilo en la clandestinidad.

En el mismo informe publicado en la fecha ya mencionada se reveló la forma en la que alias ‘Chupeta’ empleaba una serie de claves que los investigadores descifraron para desenmarañar la operación del narcotráfico que lideraba.

Con claves
Por ejemplo, ‘Juanita’ y ‘Cometas’ eran las palabras usadas para referirse a caletas y embarques de droga, respectivamente. ‘Unidades’ eran kilos de coca. ‘Reporteros’ son miembros de las AUC encargados de custodiar los embarques. ‘Juguetería’, para hacer referencia a armas. ‘Bulgary’ son gastos personales de ‘Chupeta’. ‘Bus’ es un avión. ‘Letra’ lo usan para referirse a la DEA. ‘Doris’, a los dólares, y ‘Eulalias’, a euros.

Con estas y medio centenar más de claves, consignadas en los informes del computador, ‘Chupeta’ manejó su imperio. Semanalmente todos los integrantes de la organización del capo debían enviarle tablas de Excel en las que quedaban consignadas todas las novedades y las transacciones.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.