Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/05/12 09:16

"No es juicio político, es un verdadero golpe de Estado": Dilma Rousseff

La presidenta de Brasil se defendió tras ser suspendida por el Senado para ser sometida a un juicio político.

EVARISTO SA / AFP Foto: EVARISTO SA / AFP

La presidenta Dilma Rousseff aseguró este jueves que "está en juego el respeto a las urnas" y la Constitución, en su primer discurso público tras ser suspendida por el Senado para ser sometida a un juicio político.

Durante su intervención ante decenas de periodistas y funcionarios en el Palacio de Planalto, llamó a los brasileños a movilizarse para resistir lo que consideró un golpe en su contra. "La población sabrá decir no al golpe (....) A los brasileños que se oponen al golpe, sean del partido que sean, les hago un llamado, manténganse movilizados, unidos y en paz", sostuvo Rousseff ante periodistas y funcionarios en el Palacio de Planalto.

Rousseff, que fue reemplazada de manera interina en la Presidencia por su exaliado y ahora enemigo Michel Temer, su vicepresidente durante más de cinco años, debe abandonar este jueves el Palacio de Planalto.

Mientras dure el juicio político que se le inició por maquillaje de las cuentas públicas, durante un máximo de 180 días permanecerá en el Palacio de Alvorada, la residencia oficial.

La exguerrillera de 68 años, que fue torturada y encarcelada durante la dictadura militar y se convirtió en el 2011 en la primera mujer presidenta de Brasil, confesó que sufre "una vez más el dolor abominable de la injusticia".

"Lo que me duele más en este momento es percibir que soy víctima de una farsa política y jurídica", aseveró.

Rousseff es acusada de "crimen de responsabilidad" por encubrir déficit presupuestarios y engrosar las arcas con préstamos de bancos estatales durante su campaña a la reelección del 2014.

La mandataria asegura no obstante que es víctima de un "golpe moderno" liderado por el "traidor" Temer y el expresidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, suspendido por la Corte Suprema por obstruir investigaciones de corrupción en su contra. Ambos pertenecen al partido de centro-derecha PMDB.

"El mayor riesgo para el país es ser dirigido por un gobierno sin voto (...) que no tendrá legitimidad para implementar soluciones para los desafíos de Brasil", aseveró tras recordar que fue elegida con 54 millones de votos para gobernar hasta fines del 2018.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.