Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2014 12:00:00 AM

Investigador del escándalo del servicio secreto en Cartagena dimitió

David Nieland renunció después de que se vio involucrado en un incidente con una prostituta en Florida.

El investigador encargado de examinar la actuación del Servicio Secreto en un escándalo relacionado con prostitución en Cartagena en el 2012 dimitió en agosto, acusado de mantener un encuentro sexual con una prostituta, según una información exclusiva del New York Times.

El Departamento de Seguridad Nacional eligió a David Nieland para liderar la investigación del caso de 12 agentes del Servicio Secreto que llevaron prostitutas a sus habitaciones de hotel antes de la visita del presidente estadounidense, Barack Obama, a Cartagena de Indias para la Cumbre de las Américas del 2012.

Este escándalo de alcance internacional obligó a endurecer las normas de esta agencia de elite dominada por hombres y derivó en el nombramiento de la primera directora mujer, Julia Pierson.

Según fuentes oficiales del NYT, el investigador dimitió "discretamente" el pasado mes de agosto después de negarse a responder a las preguntas del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional sobre sus presuntas relaciones con una prostituta en Florida.

Nieland fue visto entrando y saliendo de un edificio que estaba bajo vigilancia como parte de una investigación sobre prostitución, según las mismas fuentes.

Posteriormente, una prostituta identificó en una fotografía a Nieland y aseguró que el investigador pagó por mantener relaciones sexuales con ella.

Nieland negó estas acusaciones en un correo electrónico remitido al New York Times y declinó responder las preguntas del rotativo.

El Departamento de Seguridad Nacional se limitó a confirmar su dimisión y declinó dar más detalles al periódico porque su política es no comentar casos individuales.

Pese los cambios impulsados por Pierson, los escándalos siguieron en el Servicio Secreto, un cuerpo de elite cuya misión más sensible es velar por la seguridad del presidente del Gobierno.

Con el malestar por la actuación de los agentes de fondo, el grave incidente de seguridad ocurrido el 19 de septiembre, cuando por primera vez un individuo logró entrar armado en la Casa Blanca, condujo a la dimisión de Pierson.

Los empleados del Servicio Secreto alegan que los recortes presupuestarios de los últimos años los han desmoralizado y son la causa de una menor vigilancia sobre el trabajo de base.

Este cuerpo de elite está integrado por 6.600 agentes (6.900 en 2011) encargados de velar por la vida del presidente y el vicepresidente, sus familias y los líderes extranjeros de visita en el país.

Desde el 2009 esta agencia tiene en sus manos la seguridad de Obama, el primer presidente afroamericano de EE.UU., un líder que ha recibido tres veces más amenazas de muerte que sus antecesores. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.