Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/16/2013 1:00:00 AM

“Esta reunión es para matar a don Víctor”

El jefe de un clan rival, Diosdé González, le cuenta al zar de las esmeraldas los detalles de una reunión en la que se planeó asesinarlo., Artículo

Comenzando el segundo semestre de 2012, vientos de guerra entre los clanes de esmeralderos soplaban por cuenta de una serie de muertes selectivas en la zona del occidente de Boyacá. 
Aunque Carranza padecía ya el cáncer que acabó con su vida, sus rivales temían una eventual mejoría en su salud. 

En ese escenario, Diosdé González lo buscó hace varios meses para contarle su versión de todo lo que había ocurrido en los últimos años y desvirtuar que él había hecho parte del grupo que quiso asesinarlo.

Víctor Carranza: A mí me habían dicho tiempo atrás que habían una hecho la reunión para joderme. Me avisaron: “Ojo que nos propusieron calentarlo”. ¿Cómo así, de dónde viene?: “Los Rincón”. Yo sí sabía, pero nunca quise decirles a ustedes nada para no alborotar el verraco avispero…

Diosde González: Yo sí le quiero contar la historia como fue, Don Víctor. A mí me mandaron a invitar: “Diosdé vengase para una reunión a Maripí que lo estamos esperando”.  

Cuando llegué, pasé derecho y vi un cordón de seguridad. Los unos con M-60, los otros con fusiles y otros enmetrados desde el pueblo para acá, y desde la ye que va para la  Güala. De ahí para abajo había gente por todos lados regada. Me devolví y cuando llegué donde Gilberto (Rincón), estaba Yesid (Nieto) acostado en una cama. Había otros. Estaba Pedro (Rincón). ¿Bueno, de qué se trata la reunión?, pregunté porque yo no sabía nada.

Yesid dijo: “Es que hemos pensado que don Víctor quiere matarnos, quiere matarme a mí y a ustedes. Guevones, no se vayan a dejar matar”.

Que yo sepa que don Víctor no está  detrás de nosotros, fue la primera palabra que le dije. Entonces me sigue contando el cuento y le dije: ¿Y es que el dueño de esta finca está de acuerdo? ¿Hablaron con mi compadre Gilberto (Rincón)? 

En eso él estaba entrando cuando yo le estaba diciendo a Yesid.: “Lo primero, don Víctor a mí ninguna ofensa me ha hecho, nosotros arreglamos nuestros problemas, hicimos un compromiso de paz y no quiero saber absolutamente de ningún problema con don Víctor, ni con nadie. Usted no me venga a traer la jucha (la sarna) y no nos la prenda acá. Usted ya tiene su helicóptero listo para irse y a nosotros nos van a dejar el problema y a nosotros nos va tocar coger el monte y largarnos. Y ahora que usted haya hablado con mi compadre Gilberto, para que inviten a Don Víctor y ahora lo vengan a asesinar en la finca de Gilberto... Me extraña…

A mi compadre Gilberto le dije: ¿es que usted está comprometido para prestarse para matar a don Víctor? Les dije: “se acordarán ustedes que el problema es de ustedes, pero yo en este hp problema no voy más”. Mi compadre Gilberto también se emberracó. Pero en adelante no sé nada, porque salí, cogí mi camioneta y cogí para Zulia.

Escuche el audio
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.