Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/15/2016 2:59:00 PM

El regaño de la directora de la Biblioteca del Congreso a Ángela Robledo

En un misiva, Keyla Meneses le manifestó a la representante a la Cámara que se sintió asaltada en su buena fe, pues no sabía que en ese lugar se haría la reunión con las FARC.

La presencia de varios jefes guerrilleros en la Biblioteca del Congreso no deja de levantar ampolla. No solo ocasionó una lluvia de críticas, sino que puso a la directora de ese lugar, Keyla Meneses, a rendir explicaciones por haber prestado las instalaciones a la representante Ángela María Robledo para ese tipo de eventos.

Meneses explicó que prestó esa casa del Congreso para un evento académico. Sin embargo, sin esperarlo, terminó siendo el escenario de una plenaria de las FARC y su naciente organización política Voces de Paz.

Ante eso, la directora de la Biblioteca no se quedó con las ganas de cantarle la tabla a la congresista. En una misiva, enviada este jueves 15 de diciembre, le recordó que los préstamos de salas tienen como fin efectuar reuniones con los equipos de trabajo.

"Lo acontecido en la tarde del miércoles, donde en su nombre, su secretaria Liliana Acosta y asesor Javier Cuadros solicitaron un espacio para adelantar una reunión de trabajo, que terminó en ser una reunión liderada, sin consentimiento real de mi parte, por el secretariado de las FARC, es un hecho sin precedentes en la institución", dice.

Y agrega: "Dada la magnitud de lo ocurrido, es necesario dejar presente que para reuniones de tal envergadura, no basta mi autorización, bajo el entendido de una reunión habitual de un equipo de un congresista, sino que se requiere contar con el conocimiento y autorización tanto de la Mesa Directiva del Congreso, como de la Dirección General Administrativa".

Esto no es todo. Meneses asegura en la carta que se sintió asaltada en su "buena fe" por no haber sido informada sobre la reunión de manera "oportuna y seria". 

Sobre lo acontecido, Robledo recordó que esa biblioteca es un espacio público en el que se reunieron los miembros de esa guerrilla con ciudadanos, académicos, profesionales y campesinos con el objetivo de acompañar el proceso que adelantará las FARC para transformarse en partido político.

La representante manifestó que no estuvo en la reunión, pero que tal vez, más adelante, algunos congresistas decidan reunirse allí con los negociadores de las FARC. "De eso se trata, de dejar las armas y pasar de las armas a la palabra y a la política", puntualizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.