Sábado, 1 de noviembre de 2014

| 2013/07/11 00:00

Directores de cárceles, a pasar examen

El general Gustavo Adolfo Ricaurte busca frenar la corrupción en los penales.

Foto: Archivo SEMANA

En medio de las críticas tras la actuación de algunos directores de cárceles del país que han sido retirados de sus cargos por permitir, aparentemente, irregularidades, el director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec), Gustavo Adolfo Ricaurte, anunció un duro examen dirigido a sus funcionarios.

Ricaurte dijo que, al igual que lo hizo la contralora Sandra Morelli, llamará a cada uno de los directores de las cárceles del país y evaluará su gestión.

“Haré una reunión de directores, evaluaré uno por uno y el que no cumpla se tendrá que ir. Quien no cumpla el plan estratégico y las metas, se va. No pueden venir a hacer pereza, ni a mirar para el techo”, indicó.

La medida se tomó luego de que, en las últimas semanas, fueron declarados varios funcionarios como insubsistentes, como es el caso del saliente director de la cárcel La Picota por, presuntamente, autorizar los ingresos de varias personas a la celebración del cumpleaños de un interno.

Esta semana sucedió lo mismo con los entonces director y subdirector del penal de Montería, debido a la polémica fuga de cuatro internos. También, este jueves, la directora de la cárcel de Girardot fue retirada de su cargo por la investigación de una supuesta visita de 19 personas a un alcalde allí recluido.

“No estamos en un instituto nacional donde los directores no vengan a hacer nada. Tienen que responder en cumplimiento de la ley penal, el Código Penitenciario y la Constitución Política. No es si quieren cumplir o no, quien no lo haga se va a ir”, aseguró Ricaurte.

La ideas que rondan a Ricaurte


La evaluación individual no es la única medida que pensó Ricaurte para mejorar la situación carcelaria, el director de la entidad también analiza estrategias en contra del hacinamiento de presos. En ese sentido, Ricaurte busca inmuebles que estén inutilizados en el país, para trasladar internos próximos a pagar su condena o que tengan una pena menor a cinco años de prisión.

El objetivo que persigue el general es la entrega de los llamados ‘elefantes blancos’, que son construcciones que nunca fueron terminadas y las cuales, según él, causan detrimento patrimonial al Estado. Al respecto, un estudio previo, realizado desde la entidad, concluyó que hay 500 inmuebles con esas características, los cuales podrían ser adecuados como penales con las ayudas del Ministerio de Hacienda, alcaldes y gobernadores del país.

“Son colegios, hospitales, hoteles o ancianatos de mal aspecto que no fueron terminados y causan detrimento patrimonial. Nosotros podríamos recibirlos a través de un comodato, una donación o un arrendamiento”, señaló.

Ricaurte espera poder llevar a esas casas a 17.700 internos que están por cumplir cinco años de condena, 3.000 que tienen penas inferiores a cinco años, 1.700 ancianos y 2.170 siquiátricos.

La idea, que nace en medio de la declaratoria de emergencia carcelaria, es hacer más humana la estadía de los reos, y lograr así descongestionar los penales del país, que actualmente albergan 118.000 reclusos.

Otra de las medidas que expuso Ricaurte es emplear a presos con formación académica para que laboren en su especialidad a cambio de una reducción de pena. Por ejemplo, podrán laborar los médicos y los paramédicos al atender a sus compañeros bajo la supervisión de los profesionales contratados por la entidad. También se ocupará a ingenieros y arquitectos, quienes ayudarán a mejorar las condiciones estructurales de las cárceles.  

Las ideas de encontrar nuevas instalaciones y permitir que trabajen profesionales privados de la libertad, busca aliviar el hacinamiento y las condiciones de poca salubridad en los penales. Ricaurte aseguró que las mega cárceles y la ampliación de cupos son proyectos que toman tiempo debido a los estudios y los trámites que se deben hacer.

Las propuestas del director del Inpec se dan luego de conocerse el balance del primer mes de la emergencia carcelaria, que ha incluido el traslado de internos, la contratación de nuevos guardianes y la incorporación de brigadas de salud.

Sin duda, si las ideas logran formalizarse, se aliviará la crisis carcelaria que golpea al país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×