Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2017 3:27:00 PM

Así cayó el segundo disidente de las Farc

'Morrudo' había sido la mano derecha del 'Mono Jojoy' y era el encargado de cobrar extorsiones en nombre de la disidencia de la organización guerrillera en el sur del país. Fue abatido en el Caquetá.

A Mauricio de Jesús Medina Castaño -el segundo gran disidente de las Farc abatido en el país y el primero en el Caquetá- lo estuvieron siguiendo durante un buen tiempo los hombres del Gaula Élite de la Policía y de la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL).

Después de 25 años en la guerrilla, en las que colaboró entre otros con el ‘Mono Jojoy‘, ‘Morrudo‘ había aprendido a escabullirse de las autoridades. No se comunicaba por celular sino por radio encriptado, no pasaba dos noches seguidas en un mismo lugar ni se desplazaba en grandes grupos. Pero fue su mala relación con la población local y la falta de confianza de su propia gente lo que finalmente lo llevó a su fin.

Puede leer: También puedes leer: El disidente asesino

El día del enfrenamiento que le costó la vida, el viernes 12 de mayo, el disidente había citado a decenas de campesinos para explicarles cómo iban a tener que pagarle la ‘vacuna‘. La policía lo interceptó en la motocicleta en la que se desplazaba junto con su escolta ‘JJ‘ por la vereda Villa Carmona, en San Vicente del Caguán.

Al ser esta zona controlada durante años por las Farc, las mismas autoridades se sorprendieron al ver que la comunidad local acudió a ellos para quejarse de las nuevas extorsiones y los asesinatos de los que eran víctimas. Ellos fueron los que alertaron acerca de esta facción del frente 14 que se declaró en disidencia a raíz de los acuerdos de paz firmados en la Habana, según explica una fuente de la investigación.

La policía usó esta información para infiltrarse en el grupo de ‘Morrudo‘, conocer sus rutas de tránsito y abatirlo en cuanto este último abrió fuego con sus armas cortas en contra de los agentes antisecuestros que lo localizaron ese día.

La caída de ‘Morrudo‘ fue divulgada por el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y por el director de la Policía Nacional, el general Hernando Nieto Rojas. ‘Morrudo‘ era la mano derecha de ‘El Flaco 25‘, encargado del financiamiento de la organización disidente, y un hombre muy cercano al máximo cabecilla del grupo en las regiones del Meta, Guaviare y Caquetá, alias ‘Gentil Duarte‘.

Recomendamos: La historia de una disidencia guerrillera en Caquetá

‘Morrudo‘ era el encargado de exigir extorsiones a los gremios de ganaderos, ferreteros e incluso a los encargados de llevar abarrotes a las zonas alejadas de la región, así como de “castigar” a los conductores que se desplazaran de noche por las trochas, incumpliendo las reglas impuestas por su organización. Además, era acusado de ser el responsable de ataques contra la Fuerza Pública y de haber estado detrás de la explosión reciente de una motocicleta bomba que estalló frente a una ferretería de San José del Guaviare. En su dossier tenía la destrucción de torres de energía y quemas de maquinarias de construcción en Puerto Concordia, en el Meta.

El grupo al que pertenecía es una disidencia de la columna Teófilo Forero, también conocida como el frente 14 de las Farc. Esta facción es de las más importantes por su relación con las comunidades, su estrategia de guerra y su experiencia en el negocio de la coca en el oriente del país, por el que pasaron figuras importantes de la guerrilla como ‘Mono Jojoy‘ o Iván Márquez.

Te puede interesar: FARC confirman combate con disidencia en Caquetá

A la luz del acuerdo de paz, las relaciones entre el frente 14 y su disidencia, que ya eran tensas, estallaron en enfrentamientos a principios de años. En uno de los combates murió la mujer del entonces líder disidente Alexander Mojoso, quién se entregó a la Policía poco tiempo después. Aunque en ese momento el gobernador Álvaro Pacheco declaró que ya no existían disidencias de las Farc en el Caquetá, el ascenso de ‘Gentil Duarte‘ al poder terminó por aguar los aplausos del mandatario.

Con este golpe, sin embargo, la Policía espera controlar la disidencia y frenar el reclutamiento de personas en una organización que al parecer ya no cuenta con el apoyo de la población civil que se pudo ofrecer en algún momento al servicio de la guerrilla en la región.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.