Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/4/2015 5:10:00 PM

Los viaductos están pasados de moda: Distrito

El costo del proyecto de un ‘segundo piso’ sobre la autopista Sur entre Bogotá y Soacha, sumado a un problema de urbanismo, está entre las principales críticas.

El secretario de Planeación, Gerardo Ardila, se sumó a las voces que dentro de la administración distrital han rechazado la propuesta de construir un viaducto en la casi siempre congestionada autopista Sur en Bogotá. Este conectaría, por una vía de segundo nivel, el municipio de Soacha (Cundinamarca) con la capital del país.

Para algunos, ese viaducto descongestionaría la entrada y la salida de vehículos por esta importante arteria. Otros señalan que generaría problemas de urbanismo y de seguridad a un inmenso costo.

No son pocas las razones que tiene Ardila para negar un proyecto como este, cuya propuesta dio a conocer el vicepresidente Germán Vargas Lleras. Ya el propio alcalde Gustavo Petro la rechazó. “¿Ciudad para la gente o para los carros?”, cuestionó.

A mediados de abril, el Gobierno lanzó una iniciativa para que se construyera por medio de una Alianza Público-Privada (APP) una vía de segundo nivel que iría desde Soacha hasta la avenida 68. La propuesta beneficiaría la entrada y la salida de vehículos a municipios cercanos como Melgar (Tolima), Fusagasugá y Giradot (ambos en Cundinamarca).

Los candidatos a la Alcaldía de Bogotá están divididos. Algunos como Clara López (Polo), Francisco Santos (Centro Democrático) y Carlos Vicente de Roux (Alianza Verde) la rechazaron al considerar que este tipo de avenidas ya no se usa. Por el contrario, Rafael Pardo (P. Liberal) estuvo de acuerdo.  

Rechazo

A la fuerte polémica se sumó el secretario de Planeación, quien negó la iniciativa con el argumento de que “no podemos hablar de autopistas que por inconvenientes están pasadas de moda en el mundo”.

Para el jefe de Planeación, un proyecto como el viaducto aumentaría la percepción de inseguridad, afectaría el paisaje urbano, traería complicaciones en materia de salubridad y tendría altos costos.

Otra de las razones que esgrime es que las autopistas de segundo piso llevan a los peatones a hacer recorridos más largos entre las estaciones de transporte público y los lugares a los cuales se dirigen.

El rechazo a la iniciativa vicepresidencial no queda allí. Según Ardila, este tipo de vías genera conexiones a desnivel, que son más costosas que los cruces semaforizados.

Realizar un tipo de infraestructura como esta estimula el uso del vehículo particular, lo que va en contra de la política de movilidad, que en el caso de Bogotá se adoptó hace nueve años en el Plan Maestro de Movilidad, Decreto 319 del 2006.

En el 2016 el gobierno nacional, la Alcaldía de Soacha y la administración distrital deberán tomar una decisión definitiva.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.