Domingo, 22 de enero de 2017

| 2015/09/08 13:10

Nulidad matrimonial: papa pide no cobrar y en Colombia no le prestan atención

Tras el anuncio de Francisco acerca de simplificar este procedimiento y buscar su gratuidad, un religioso colombiano asegura que esto no es viable.

Papa Francisco Foto: Archivo SEMANA

Fiel a su personalidad renovadora y liberal, el papa Francisco sigue imprimiendo su sello personal a la Iglesia Católica y sus tradiciones ancestrales.

Ahora, tras anunciar la absolución durante el Jubileo o Año Santo a todas las mujeres que han abortado por parte de los sacerdotes (no solo los obispos), Bergoglio emitió una orden papal que simplifica y acelera el proceso de nulidad matrimonial, que busca también hacerlo gratuito. Esto significa, una vez más, toda una revolución para las costumbres vaticanas.

Francisco, quien a través de un motu proprio (ley de iniciativa papal) ordenó que la declaración de nulidad sea posible después de “una sola sentencia”, busca, según sus propias palabras, atender la presión reformista de un enorme número de fieles que se estaba alejando de las estructuras jurídicas de la Iglesia a causa de la distancia física y moral.

Así pues, el máximo jerarca de la Iglesia Católica, se mostró inflexible en que además de agilizar un proceso que hoy puede durar al menos cinco años, los trámites no tendrán costo alguno como tampoco lo tiene “el amor de Cristo”.
Sin embargo, y pese al motu proprio, representantes católicos en Colombia parecen no compartir la iniciativa de Francisco.

Tal es el caso, por ejemplo, del presidente del Tribunal Eclesiástico en Colombia, monseñor Libardo Ramírez, quien en diálogo con Blu Radio, dijo que aunque el anuncio del Vaticano es “importante porque la gran preocupación es la buena atención a su gente”, lo cierto es que el procedimiento se va a “abaratar” y no será gratuito, como lo dijo el papa.

“¿Y con qué pagarle a los jueces? ¿Con qué los sostienen? ¿Comerán aire raspado? De alguna manera tienen que tener fondos (…) no sé cómo van a hacer que sea gratis, un juez tiene que comer”, dijo monseñor Ramírez durante la entrevista, en la que contradice la directriz papal.

Para el abogado Víctor Hugo Vallejo, la postura del religioso colombiano se opone directamente a las directrices del Vaticano, pero eso no significa que tengan efecto en las órdenes dadas por el Santo Padre.

“La Iglesia es un organismo social piramidal que tiene unas jerarquías muy claras. Por encima del papa no hay nadie, así que las decisiones que él tome no pueden ser rechazadas o negociadas. El papa es el máximo legislador del derecho canónico y es obligación, para quienes se rigen por esas normas, acatar todas las órdenes”, explica el abogado.

Vallejo añade que la postura del presidente del Tribunal Eclesiástico en Colombia deriva de una interpretación tradicional de la Iglesia, que, agrega “es diferente a la versión jesuítica de Francisco, que tiene como objetivo reformar, modernizar y dejar atrás cánones prestablecidos desde épocas del papa Pío XII”.

El abogado aclara, además, que los procesos de anulación de matrimonios se hacen por parte de sacerdotes abogados y siempre bajo la cobija del derecho canónico, lo que excluye que haya que pagarles a los jueces.

Entretanto, Francisco continúa en su marcha para dinamizar a la milenaria iglesia pese a las opiniones y críticas que generen sus posturas y órdenes. Y habrá que ver si en Colombia, adicionalmente, le harán caso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.