Domingo, 23 de noviembre de 2014

| 2013/01/22 00:00

Dolor por crimen de niña de cinco años

Tras horas de desaparición, Eileen fue hallada en Cúcuta muerta y con signos de tortura.

Portada del martes 22 de enero. Cortesía: La Opinión Foto: La Opinión

La capital de Norte de Santander despertó el lunes con la terrible noticia de que Eileen Yaritza Ortega, una niña de 5 años que estaba perdida desde la noche del domingo, apareció muerta en el patio de su casa con signos de tortura y de acceso carnal. El diario La Opinión de Cúcuta habló con José Maria Ortega, padre de la niña, quien relató lo sucedido entre lágrimas y dificultad para hablar. 


El domingo después de llegar de misa de 6 p. m., José María salió a la calle para enseñarle a un sobrino cómo conducir una motocicleta y dejó a la pequeña en una esquina. Ella se mostraba feliz esperando su turno para subirse a la moto.


“Di como cuatro o cinco vueltas de esquina a esquina y entré a tomar agua. En ese momento, mi esposa me preguntó por la niña y nos dimos cuenta de que no estaba donde la dejé”,  le dijo Ortega al diario cucuteño.


A las 7:30 p. m. no había rastro de la niña y los padres, preocupados, emprendieron una intensa búsqueda con ayuda de los vecinos. Enviaron cadenas por BlackBerry e imprimieron 300 volantes que pegaron en las calles del barrio.Sin embargo, la noche acabó y no tuvieron éxito.


Luego de las 5 de la mañana y después de nueve horas de desaparición, el cuerpo de la niña yacía en el patio de su casa. Ortega llevó a su hija hasta el hospital Santa Ana, pero la niña llegó muerta.


La Policía de Cúcuta ya capturó a José Alberto Palacio, un hombre de 45 años al que la familia de la menor le tenía alquilada una habitación. Palacio pretendía huir de la ciudad con rumbo desconocido y todo indica que es el autor del crimen, pues en su cuarto se encontraron rastros de sangre.


En su edición del martes, el diario La Opinión publicó su portada en blanco y negro como símbolo de protesta en contra del atroz crimen. Estefanía Colmenares, subdirectora del periódico le explicó a Semana.com el porqué de esta decisión.


“Este fue un caso escabroso, se trataba de una niña inocente. Creemos que nuestra responsabilidad como medio de comunicación es mover a la gente, llamar su atención. No podemos quedarnos quietos ante un hecho de esta magnitud” dijo Colmenares.


También anotó que esta es la segunda vez que el periódico publica su portada en blanco y negro. “La primera vez fue en 1993, cuando el ELN asesinó a mi abuelo, Eustorgio Colmenares, director de este mismo diario en esa época”.


Según dijo la subdirectora, el hecho los conmovió tanto, que tomaron esta decisión y al menos sienten que su intención de llamar la atención de la sociedad frente a este tipo de hechos fue escuchada, ya que los ejemplares del martes se agotaron desde tempranas horas de la mañana. “No queremos que esto se siga repitiendo, y La Opinión seguirá levantando su voz en contra de estos hechos” concluyó.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×