Viernes, 31 de octubre de 2014

| 2013/02/12 00:00

‘Don Antonio’ terminó de hundir a Silvia Gette

La rectora de la U. Autónoma del Caribe fue detenida cuando asistía a una indagatoria en Bogotá.

Alias 'Don Antonio' (der.) acusó a Silvia Gette de participar en el crimen contra Fernando Cepeda. Foto: Archivo SEMANA

Sobre el mediodía de este martes, la rectora de la universidad Autónoma del Caribe, Silvia Gette, terminó tras las rejas. No por la investigación que se adelanta en su contra por la muerte del ganadero Fernando Cepeda, de la que ella fue acusada por ser la presunta autora intelectual, sino porque se habría aliado con el abogado Arcadio Martínez Pumarejo para pagar 250 millones de pesos a un exjefe paramilitar que terminó delatándola.

La historia de este capítulo se conoció en los estrados este lunes cuando fue presentado ante la justicia el abogado Martínez. Ante la juez tercera de garantías, un fiscal contó la forma como se pagaría el soborno. Quien iba a recibir la plata era David Mostacilla, sujeto contactado por 'Don Antonio' para recoger la suma.

El relato del delegado del ente acusador precisa que Mostacilla confesó que 'Don Antonio' -cuyo verdadero nombre es Édgar Ignacio Fierro- le dijo que debía viajar a Barranquilla para recibir el dinero fruto del soborno. En la capital del Atlántico lo contactaría Martínez Pumarejo para finiquitar los detalles. Para hacer más misterioso el asunto, a Mostacilla le endilgaron el alias de 'Javier', nombre clave con el que sería identificado.

Una vez instalado Mostacilla en Barranquilla, 'Don Antonio' hizo su jugada maestra. El fiscal que asumió la investigación contó en la audiencia que el paramilitar "llamó el 9 de febrero a la directora del CTI, Maritza Escobar, y le dijo que a él le entregarían una suma de dinero para que cambiara la declaración en la investigación que se sigue por la muerte de Fernando Cepeda Vargas".

Con esa información en su poder, la Fiscalía esperó a que se cometiera el ilícito. 'Javier' -es decir, Mostacilla- se mantuvo en contacto vía mensajes de texto y chat con el abogado. A través de esas comunicaciones virtuales, concretaron la cita en un centro comercial de Barranquilla, con lo que buscaron no levantar sospecha.

Cuando se vieron, el abogado le dijo que el dinero venía en dos paquetes. Uno con cien millones de pesos, el otro con los restantes 150. Martínez Pumarejo le preguntó a 'Javier' si quería contarlos, pero le respondió que no era necesario. En esas andaban cuando llegaron las unidades del CTI de la Fiscalía y le hicieron saber al reconocido abogado que estaba capturado.

Del centro comercial, el jurista fue llevado a la URI barranquillera, donde la novela siguió. Según trascendió durante la diligencia judicial del lunes, Martínez Pumarejo pidió permiso para ir al baño. Estando allí el abogado quiso desaparecer su teléfono celular, pero fue descubierto por los agentes del CTI y el aparato quedó en manos de los forenses para la respectiva cadena de custodia.

De la capital atlanticense, el capturado fue traído a Bogotá, donde fue procesado por el delito de soborno. Al final de la audiencia, se decidió que fuera cobijado con medida de aseguramiento y fue enviado a la cárcel Distrital de Bogotá.

Así las cosas, el panorama judicial para la poderosa rectora de la mencionada universidad se complica aún más. Ahora, deberá enfrentar a la justicia no sólo por un homicidio que conmovió a los barranquilleros, sino por intentar pagar un soborno para callar las voces que la acusaban.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×