Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1992/04/27 00:00

A DONDE SE FUE LA PLATA

La mayor parte de los 1.600 millones entregados a los concejales fueron a parar a fundaciones fantasmas.

A DONDE SE FUE LA PLATA

DESDE HACE DOS MESES, la Procuraduría Delegada para Asuntos Presupuestales le ha seguido la pista a los auxilios que fueron entregados por la Secretaría de Hacienda a los concejales de Bogotá, con la supuesta finalidad de invertirlos en obras para el desarrollo de la ciudad.
Durante esta investigación, el Ministerio Público comprobó que los aportes, que ascienden a 1.600 millones de pesos y que fueron entregados en paquetes de 42 millones, tanto para concejales principales como para suplentes, no tuvieron el destino final que se esperaba. De acuerdo con la investigación, el 80 porciento de estos recursos fueron para empresas "de papel" . Y la mayoría de los dineros sirvieron para financiar las campañas políticas de los ediles de la capital.
SEMANA tuvo acceso a la investigación realizada por la Procuraduría Delegada y esto fue lo que se encontró. El número de empresas registradas por los concejales fue de 580. Algunos de estos aportes se le entregaron a representantes del Concejo que ya habían terminado su período. Son los casos del ex concejal Rafael Forero Fetecua, que solicitó la suma de 42 millones de pesos para otorgarlos al Fondo Educativo "Rafael Forero Fetecua", y de Ricaurte Lozada que destinó la partida para una fundación que tiene su sede en el departamento del Caquetá.
El concejal Felipe Reyes de la Vega pidió un aporte de 48 millones de pesos que le fue entregado a la fundación "Rafael Reyes". De acuerdo con las visitas realizadas por los investigadores de la Procuraduría, se comprobó que en dicha fundación funciona desde hace dos años una entidad conocida como "Coimercializadora de Microcomputadores Basic 2000".
Armando Echeverri Jiménez solicitó también un aporte de 42 millones de pesos que se destinaron al "Fondo de Auxilios Educativos", una empresa que opera en una residencia tomada en arriendo hace apenas una semana y que, de acuerdo con declaraciones de las personas que allí habitan, en ese lugar lo que funciona es la sede política de este concejal.
Omar Mejía Báez requirió una partida de 17 millones para la "Asociación de Acción Cívica por Bogotá''. Sin embargo, los investigadores comprobaron que allí existe, desde mayo de 1990, un despacho particular del abogado Guillermo Arturo Villegas.
Dimas Rincón, actual presidenta del Concejo, recibió 42 millones de pesos que fueron destinados a ocho entidades diferentes, catalogadas por la investigación como "fantasmas". Una de ellas es la Fundación de Profesionales "Nueva Colombia".
Guillermo Moralesi dió 22 millones de pesos para el "Fondo de Becas Guillermo Morales", los cuales destinó a una empresa denominada: "Corporación Fulgor", que no tiene nada que ver con auxilios educativos.
El concejal Luis Bernardo Díaz recibió la misma suma de 42 millones que repartió entre 18 entidades, una de ellas conocida como "Cosorbosa".
Marta Luna solicitó la misma cantidad de dinero, que destinó a 13 entidades entre las cuales se encuentra la "Fundación Escritores", a la cual le entregó un millón de pesos.
Mario Upegui recibió 42 millones de pesos que repartió entre 23 entidades. Entre ellas la "Fundación Casa del Caribe" y la "Central Nacional Provivienda", a la que le entregó nueve millones de pesos.
José Rozo Millán, recibió la suma de 42 millones de pesos, que distribuyó entre 12 entidades. A la "Unión Nacional de Cantantes, UNA" le hizo un aporte de 300 mil pesos.
Juan José Medina repartió los 42 millones en 45 entidades. Entre ellas al "Instituto Yolkin" al que le dio la suma de 250 mil pesos.
Alfonso Cabrera pidió aportes para 13 entidades. Y a la Fundación "Vida en primavera para la paz y la reconciliación" le otorgó cuatro millones de pesos. Severo Gómez entregó una lista de siete entidades. Una de ellas la "Asociación Prodesarrollo de Guican", cuya dirección nunca correspondió a la entregada por el concejal. Sin embargo le hizo un aporte de un millón de pesos.
Alvaro Pava Camelo repartió los aportes entregados por el alcalde mayor entre siete entidades. A la "Fundación Realicemos", le donó dos millones de pesos.
Fernando Tamayo entregó una lista de 22 entidades beneficiarias. Y a la "Colonia Rondón y sus Amigos", le hizo un aporte de 500 mil pesos.
Francisco Martínez Vargas también recibió los 42 millones y los repartió entre 20 entidades. Hizo entrega de 500 mil pesos a la "Asociación Mutualista El Cinto".
El suplente de Rafael Forero Fetecua, Guillermo Montes Jiménez, pidió 42 millones de los cuales 20 millones los entregó a la misma "Fundación Forero Fetecua".
De acuerdo con la investigación, las anteriores empresas mencionadas son "fantasma". Y todo parece indicar que esos supuestos aportes que hicieron los concejales no tuvieron otro destino que supropio bolsillo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.