Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/2005 12:00:00 AM

A donde 'vallas...'

Una curiosa controversia entre las ciudades del Eje Cafetero pone en tela de juicio la integración regional.

En la Avenida Santander de Manizales, una valla sorprende a los conductores y pasajeros: "Carrefour, a 53 kilómetros", un mensaje que invita a ir a mercar a Pereira. Más adelante, antes de abordar la autopista hacia la capital del Risaralda, otra valla gigantesca pone a pensar a los viajeros: "Cuando a otra ciudad de compras vas... el empleo detrás se va".

Esta propaganda, promovida por la Cámara de Comercio, Fenalco y las autoridades de Manizales desde hace meses, no sería particularmente llamativa si no fuera porque esta semana Armenia lanzó una intensa campaña en radio, prensa, volantes -y por supuesto vallas-, para tratar de evitar que los 'cuyabros' compren fuera del departamento. O, por lo menos, para crearles un sentimiento de culpa.

Este fin de semana se empezaron a instalar las primeras vallas en las vías que conducen a Pereira. Una de ellas simplifica el espíritu de la campaña: "El Quindío es tu hogar, el mejor lugar para comprar". Otras, que también serán instaladas en otras vías, dicen: "No compres afuera, nos traes desempleo", "No compres afuera, nos traes inseguridad", "No compres afuera, nos quitas educasión" (sic).

Lo que los comerciantes y autoridades de los dos departamentos consideran una cruzada de los empresarios para proteger el comercio de sus ciudades, y tácitamente contra el pujante comercio de Pereira, ha causado cierto malestar en la región y un renacimiento de sentimientos regionalistas.

Durante los últimos años el Eje Cafetero ha sufrido una profunda integración, impulsada en buena medida por la construcción de la Autopista del Café, que ha reducido considerablemente los tiempos de desplazamiento del centro del país.

Esta estrategia tiene como fundamento la especialización de cada una de las capitales y departamentos: Pereira como centro comercial y de servicios, Manizales como eje de conocimiento y universitario, y Armenia como potencia turística. Cada región ha mantenido una dinámica económica propia, pero sin dudas el auge que ha tenido Pereira en los últimos tres años cambió el equilibrio que había entre los departamentos.

La renovación del centro de la ciudad permitió la construcción de dos nuevos centros comerciales, como el Victoria Plaza -con las grandes marcas,- que junto con la inauguración de La 14 y en especial del Carrefour el año pasado se convirtieron en una gran atracción para los compradores del Eje Cafetero, el norte del Valle del Cauca y Tolima. Más aún cuando Éxito está construyendo su primer almacén en la región y otros anuncian su llegada por un mercado conjunto de tres millones de personas. Para muchos ir a Pereira se convirtió en un paseo familiar, pues además de mercar hay mucho para hacer.

Zulma Lucía Uribe, directora de desarrollo empresarial de la Cámara de Comercio del Quindío, dijo que "la campaña no va en contra de nadie, pues simplemente busca generar conciencia y sentido de pertenencia, pues hay preocupación por la deserción de los consumidores y el debilitamiento de la cadena del comercio".

En Pereira pocos abordan el tema públicamente y los medios y políticos han guardado silencio. Carlos Alberto Botero, gobernador de Risaralda dijo que es claro que cada uno está protegiendo su territorio, pero advierte que no comparte la campaña por tener un mensaje negativo: "Es como si nosotros invitáramos a los risaraldense a no hacer turismo en Quindío o a no mandar a nuestros estudiantes a Manizales. Hay una vocación y una integración real que avanza por encima del interés de algunos comerciantes, y eso es lo que tenemos que defender".

Lo que pone en evidencia esta guerra de vallas es la inaplazable necesidad de definir política, económica y legalmente la conformación de la ciudad-región del Eje Cafetero. Mientras se siga pensando en una integración física y de obras de infraestructura, como la Autopista del Café, los problemas y diferencias seguirán apareciendo y los problemas sociales seguirán creciendo.

Si realmente cada ciudad y región quiere especializarse, se deben buscar los mecanismos para compensar y ayudar a los que salgan perjudicados. Por ahora hay grandes celos regionales, y parece que cada ciudad quiere tener su propio Carrefour, Éxito, La 14.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?